¿Cual es uno de los mayores negocios del mundo junto el petróleo, expoliación de recursos naturales, etc..? Ni mas ni menos que el sector que “sana” nuestra salud, la industria farmaceutica. De este sector se ha construido un inmenso negocio a escala global, de tal modo que se piensa en el beneficio que puede tener un nuevo tratamiento antes que en las personas que pueda llegar a curar. Por lógica y por humanidad estareis de acuerdo en que debería ser al contrario: crear una cura para una enfermedad aunque sea para un sector bajo de la población debería de estar por encima del dinero invertido. Partiendo de la base de que todos los medicamentos que se crean son por que tienen un alto beneficio de rentas,  da que pensar, cada vez mas enfermedades, mas vacunas, etc…eso si con su respectiva cura a buen precio.
¿Quien maneja esas curas? ¿A quien le interesa más que a nadie que haya enfermos?…

En fin, ahí les dejamos con información, testimonios, etc…de farmaceuticos que se dieron cuenta en su día que no se puede tener la doble moral de trabajar por el bien de la gente y llenarse los bolsillos.
No se lo pierdan.

¿Que es la industria farmaceutica?

La industria farmacéutica es un sector empresarial dedicado a la fabricación, preparación y comercialización de productos químicos medicinales para el tratamiento y también la prevención de las enfermedades, lo cual reporta niveles de lucro económico altos. Algunas empresas del sector fabrican productos químicos farmacéuticos a granel (producción primaria), y todas ellas los preparan para su uso médico mediante métodos conocidos colectivamente como producción secundaria. Entre los procesos de producción secundaria, altamente automatizados, se encuentran la fabricación de fármacos dosificados, como pastillas, cápsulas o sobres para administración oral, soluciones para inyección, óvulos y supositorios.

Están sujetos a una variedad de leyes y reglamentos con respecto a las patentes, las pruebas y la comercialización de los fármacos. La industria farmacéutica es actualmente uno de los sectores empresariales más rentables e influyentes del mundo, lo cual produce al mismo tiempo elogios por sus contribuciones a la salud, y controversias por sus políticas de marketing y campañas para influir en los gobiernos, con el fin de aumentar los precios, extender sus patentes y con ello sus beneficios empresariales. Siendo acusadas por sus críticos de promoción de enfermedades, en algunos casos, al contribuir supuestamente a medicalizar los problemas derivados del modo de vida actual, al llamar la atención sobre condiciones o enfermedades frecuentemente inofensivas con objeto de incrementar la venta de medicamentos.
Seguid leyendo.

Un documental de Julián Alterini.

Sigue leyendo