Category: Nuevo Orden Mundial



 

Fuentehttp://videos.telesurtv.net/video/548893/el-punto-en-la-i-548893

 

Relacionados:

¿Es Boko Haram un “recurso” de la CIA?

24 cosas sobre ISIS y Al-Qaeda que no quieren que sepas


La Pupila Insonme | 24 may. 2016 | James Petras

Introducción

La CIA utiliza fundaciones filantrópicas como el conducto más efectivo para canalizar grandes sumas de dinero a proyectos de la Agencia sin alertar a los destinatarios sobre su origen. Desde principios de los años 50 al presente, la intrusión de la CIA en el campo de las fundaciones fue y es inmensa. Una investigación del congreso de EE.UU. en 1976, reveló que cerca de un 50% de las 700 subvenciones otorgadas en el campo de las actividades internacionales por las principales fundaciones fue financiado por la CIA (Saunders, pp. 134-135). La CIA considera a fundaciones como Ford “la mejor y más plausible forma de cobertura para financiamientos (Saunders 135).1 La colaboración de fundaciones respetables y prestigiosas, según un antiguo agente de la CIA, permitió que la Agencia financiara una “variedad aparentemente ilimitada de programas de acción clandestina que afectan a grupos juveniles, sindicatos, universidades, editoriales y otras instituciones privadas.” (p. 135). Estas últimas incluyeron a grupos de “derechos humanos” desde comienzos de los años 50 al presente. Una de las “fundaciones privadas” más importantes que han colaborado con la CIA durante un período prolongado en proyectos significativos en la Guerra Fría cultural es la Fundación Ford.

Este ensayo demostrará que la conexión entre la Fundación Ford y la CIA fue un esfuerzo conjunto, deliberado y consciente, por fortalecer la hegemonía cultural imperial de EE.UU. y debilitar la influencia política y cultural de la izquierda. Procederemos considerando los lazos históricos entre la Fundación Ford y la CIA durante la Guerra Fría, examinando los presidentes de la Fundación, sus proyectos conjuntos, así como sus esfuerzos comunes en varias áreas culturales.

Antecedentes: La Fundación Ford y la CIA

A fines de los años 50, la Fundación Ford poseía activos de más de 3 mil millones de dólares. Los dirigentes de la Fundación estaban completamente de acuerdo con la proyección del poder mundial en Washington posterior a la Segunda Guerra Mundial. Un destacado erudito de ese período escribe: “A veces parecía como si la Fundación Ford fuera simplemente una extensión del gobierno en el área de la propaganda cultural internacional. La fundación tenía un historial de participación íntima en acciones clandestinas en Europa, trabajando en estrecha relación con el Plan Marshall y los funcionarios de la CIA en proyectos específicos.” (Saunders, p. 139). Esto es gráficamente ilustrado por el nombramiento de Richard Bissell como presidente de la Fundación en 1952. En sus dos años en el cargo, Bissell se reunió a menudo con el jefe de la CIA, Allen Dulles, y otros funcionarios de la CIA, en una “búsqueda común” de nuevas ideas. En enero de 1954, Bissell dejó la Ford para convertirse en asistente especial de Allen Dulles (Saunders, p. 139). Bajo Bissell, la Fundación Ford (FF) fue la “vanguardia del pensamiento de la Guerra Fría”. Uno de los primeros proyectos de la Guerra Fría de la FF fue el establecimiento de una editorial, Inter-cultural Publications, y la publicación de una revista en Europa:Perspectives, en cuatro idiomas. El propósito de la FF, según Bissell no era “tanto derrotar a los intelectuales izquierdistas en el combate dialéctico (sic) como atraerlos, alejándolos de sus posiciones” (Saunders p. 140). El consejo de dirección de la editorial estaba totalmente dominado por partidarios de la Guerra Fría. Ante la potente cultura izquierdista en Europa en el período de la posguerra, Perspectives no logró atraer lectores y quebró. Otra revista Der Monat financiada por el Fondo Confidencial de los militares de EE.UU. y dirigida por Melvin Lasky fue adquirida por la FF, para darle un aspecto independiente. (Saunders p. 140). En 1954, el nuevo presidente de la FF fue John McCloy. Era la personificación del poder imperial. Antes de llegar a ser presidente de la FF, había sido SubSecretario de Guerra, presidente del Banco Mundial, Alto Comisionado de Alemania ocupada, presidente del Chase Manhattan Bank de Rockefeller, abogado en Wall Street de las siete grandes compañías petroleras y director de numerosas corporaciones. Como Alto Comisionado en Alemania, McCloy había provisto coberturas para muchos agentes de la CIA (Saunders p. 141). McCloy integró a la FF a las operaciones de la CIA. Creó una unidad administrativa dentro de la FF específicamente para tratar con la CIA. McCloy dirigió un comité consultivo de tres personas con la CIA para facilitar el uso de la FF como cobertura y canalización de fondos. Con esos lazos estructurales, la FF era una de esas organizaciones que la CIA podía movilizar para la guerra política contra la izquierda antiimperialista y pro comunista. Numerosos “frentes” de la CIA recibieron importantes subsidios de la FF. Muchas organizaciones culturales, grupos de derechos humanos, artistas e intelectuales, supuestamente independientes, auspiciados por la CIA, recibieron subsidios de la CIA y la FF. Una de las donaciones más grandes de la FF fue al Congreso por la Libertad de la Cultura organizado por la CIA, que recibió 7 millones de dólares a principios de los años 60. Numerosos agentes de la CIA consiguieron empleo en la FF y continuaron la estrecha colaboración con la Agencia (Saunders p.143).

Desde su origen mismo hubo una estrecha relación estructural y un intercambio de personal a los niveles más altos entre la CIA y la FF. Este lazo estructural estaba basado en los intereses imperiales comunes que compartían. El resultado de esa cooperación fue la proliferación de una cantidad de revistas y el acceso a los medios de comunicación de masas que los intelectuales pro-EE.UU. utilizaron para lanzar polémicas vituperantes contra los marxistas y otros antiimperialistas. El financiamiento de la FF para esas organizaciones e intelectuales antimarxistas suministraba cobertura legal para sus afirmaciones de que eran “independientes” de los fondos gubernamentales (CIA). Seguir leyendo


Nuevo capítulo de la serie de documentales que están realizando el colectivo Art.35 sobre el TTIP, el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, que negocian Estados Unidos y Europa. En este capítulo analizamos los efectos que puede tener una mayor desregularización del sector financiero mediante este tratado, abriendo la puerta a nuevas y devastadoras crisis.

Canal de Art.35 en youtube.

Anteriores episodios:

TTIP: El golpe de Estado de las corporaciones


El Vórtice | 9 May. 2016

De los dos temas tratados en este programa, uno relativo a la política nacional y el otro de internacional, le hemos dado una especial vuelta de tuerca a la noticia que hemos elegido para este segundo apartado: la desclasificación de los documentos de la diplomacia estadounidense que confirman que en Washington no sólo se apoyó la creación de la Unión Europea con respaldo diplomático, sino que la CIA incluso invirtió en ello importantes fondos. Una noticia que ha cosechado muchos titulares pero ningún desarrollo con los datos que te aportamos en Radio El Vórtice.

Ir a descargar

La conclusión más obvia a la que conducen estos documentos desclasificados es que la Unión Europea nació como un instrumento de la política estadounidense en la guerra fría contra la URSS, convirtiéndose así en una Europa otorgada por el imperialismo estadounidense. Pero caben hacerse varias preguntas:

 
– ¿Es casual que se desclasifiquen ahora estos polémicos documentos?
 
-¿Beneficia de algún modo a la política de EEUU hacer público estos datos?
 
-¿Son estos documentos la prueba definitiva de que la Unión Europea es un engendro al servicio de los intereses de EEUU y no tanto de los europeos?
 
Para empezar, destacamos que esta revelación no es un Wikileaks, un documento secreto hecho público por un escape de los mecanismos de seguridad, sino el fruto de una desclasificación controlada por el Gobierno de EEUU. Ello nos dio pie para hablar de lo escurridizo que se vuelve el terreno a la hora de lograr el acceso a los archivos diplomático, incluso en aquellos que gozan de políticas más abiertas y democráticas. Pero, sobre todo, destacar que pese a lo polémica que podía resultar esta información, en Washington no se ha hecho nada por evitar su publicación con una de las posibles excepciones (que evidentemente se han utilizado para no sacarlos a la luz hasta ahora) o la consabida “pérdida” de la carpeta caliente en los almacenes del archivo.
 
También pusimos de relieve que esta desclasificación ocurre a los pocos días de que el presidente Obama visitase el Reino Unido en plena tormenta del Brexit, el encendido debate entre partidarios y contrarios a la “salida británica” de la Unión Europea que se va a decidir en un referéndum el próximo 23 de junio. Hay que recordar que en esta estancia, Obama reiteró su apoyo contundente al voto a favor de la permanencia británica en el club europeo. Es algo que ya había hecho en otras ocasiones (por ejemplo en octubre pasado) con diversas reacciones tanto en el Reino Unido como en terceros países.
 
Es innegable, que la desclasificación de estos papeles pone fin definitivo a las teorías de quienes, especialmente en Francia, han sostenido que parte de las disensiones dentro del club europeo, especialmente las protagonizadas por los británicos, tienen que ver con el escaso interés de EEUU en que se consolide una unidad europea que pueda actuar de forma independiente de Washington que utiliza a su tradicional satélite del Reino Unido para sembrar la cizaña. Con ello quedan aclaradas las dudas de aquellos partidarios de la salida británica que pudiesen o deseasen creer que las declaraciones con las que Obama ha advertido que el Reino Unido dejará de ser un socio privilegiado para EEUU, si deja de estar en la Unión Europea, no eran del todo sinceras y formaban parte de un teatro para quedar bien con otros socios europeos.
 
En el programa, Diego Camacho explicó cómo el apoyo de EEUU a la creación de la Unión Europea tuvo que ver con un intento de controlar el cómo llevar a cabo el proyecto, limitándolo a una unión aduanera y excluyendo la autonomía defensiva. Ana Camacho recordó cómo a veces los planes de los políticos no salen como tenían previsto y que en la correspondencia diplomática de Kissinger queda reflejada la indignación que había en Washington porque esa unidad europea que habían apoyado, contando con que haría causa común con su diplomacia, les causaba fuertes dolores de cabeza en un momento clave de la guerra fría. Y es que sus aliados europeos no siempre actuaban como peones leales y sumisos. Nuestros dos analistas se enzarzaron en un interesante debate sobre el papel de Francia dentro del grupo occidental en la guerra fría y salió a relucir cómo, para asegurarse la lealtad francesa frente a la URSS, Estados Unidos le dejó a los franceses la batuta en el continente africano, una de cuyas consecuencias es la fallida colonización española del Sáhara Occidental en 1975. Pero para saber de qué iba este debate tendréis que escuchar el programa…
 
Sólo añadir que a quien sí ha favorecido la desclasificación de estos documentos es a la diplomacia de Moscú, a la que últimamente varios medios estadounidenses han acusado de querer fomentar la desunión y desmembración de la Unión Europea para acabar con su aislamiento. Sacamos como ejemplo el titular de Russia Today sobre la cuestión y su primer párrafo (aquí lo tenéis).
 
Este programa trasciende a la noticia puntual así que no penséis que se va a quedar viejo porque siempre será de interés para aquellos que quieran saber más de cómo se las gastan los grandes en su juego de ajedrez ahora y en la guerra fría. Además, también comentamos otras cosas, dando un repaso rápido al ambiente de precampaña electoral en España ante el anuncio de nuevas elecciones para el 26 de junio.
 
Sólo añadir que el viaje de Obama a Inglaterra tuvo lugar en el marco de la gira que llevó a Obama a Alemania, con ese encuentro con la canciller Merkel que comentamos en el Vel.N.48 (aquí lo tenéis).

 

FUENTEhttp://www.elvorticeradio.com/la-cia-financio-la-puesta-en-marcha-de-la-union-europea-lo-que-no-te-cuentan/#.VzXcOISLTcs


Un excelente programa de la cadena iraní HispanTV que arroja más datos sobre el Documento 17, las 28 páginas clasificadas sobre la conexión saudí con los auto-atentados del 11S, que supondría también la implicación directa del Gobierno estadounidense en los atentados.

¿Conoceremos la verdad sobre el 11S con la desclasificación de los documentos, o tan solo supondrá nuevos interrogantes?

HispanTV | 26 Abr. 2016

Atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York: las lágrimas de las familias de los 3 mil muertos y su rabia contra los terroristas que lo hicieron, podrían dar un giro de 180 grados y provocar un caos en el mundo, comenzando por el interior de EE.UU.

Pues los culpables de la tragedia y la organización criminal que la produjo, podrían ser los propios aliados de Estados Unidos, con el apoyo del mismo Washington.

El reporte especial que contiene una investigación profunda de lo que sucedió el 11-S, y que hasta ahora está en una bóveda del Capitolio en Washington (capital), podría darse a conocer. Son 28 páginas que podrían cambiar la visión del mundo estadounidense.

Revelaciones del exsenador Bob Graham, quien presidió la comisión que elaboró ese reporte en 2002, apuntan a la ayuda de Arabia Saudí para asesinar a miles de personas en Nueva York.

Si esto se destapa, la revolución interna sería caótica al saber que el terrorismo pudo ser apoyado desde las propias oficinas que defienden al pueblo estadounidense. Si se destapa este documento, la revolución externa podría ser también caótica.

La relación entre EE.UU. y Arabia Saudí que controla parte de la economía mundial (hecha por la lubricación que hace el crudo árabe) podría estallar en mil pedazos.

De hecho Arabia Saudí ha amenazado con retirar inversiones de territorio estadounidense, amenaza con vender 750 mil millones de dólares de activos de EE.UU., lo que provocaría una catástrofe económica a nivel global.

¿Quién en realidad tiró las Torres Gemelas de Nueva York? ¿La teoría de la conspiración se comprueba? ¿Fue una microbomba atómica estallada desde los cimientos patrocinada por el régimen de Israel, como retoma Veterans Today? ¿Qué hay dentro de esas 28 páginas que el expresidente de EE.UU. George W. Bush prefirió mejor esconder como “Ultra Top Secret”? ¿Dejarán que se destapen las 28? ¿Qué hará Arabia Saudí?

En Detrás de la Razón, desde los estudios de Teherán, analizaremos esta historia que tiene en jaque a Washington y que fue la más grande lanza que se le ha clavado al corazón de Estado Unidos: 11S.

FUENTEhttp://hispantv.com/showepisode/episode/detras-de-la-razon—atentados-en-nueva-york,-11s-y-arabia-saudi/32079

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.068 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: