Category: Nuevo Orden Mundial



Dos artículos que tratan el tema de las 28 páginas que finalmente ha desclasificado el Gobierno norteamericano. Como era de esperar, ha sido desclasificado con una alta censura de su contenido, no suponen ningún cambio en la versión oficial y no supondrá ningún tipo de repercusión política internacional.

Detrás de la Razón – 9/11 Números malditos de Nueva York, 28 páginas de terrorismo

HispanTV | 18 Julio 2016

Finalmente se revelaron las famosas y controvertidas 28 páginas faltantes de la investigación que hizo EE.UU. para encontrar a culpables de los ataques de 11-S.

Pero… ¿Se ha puesto a pensar que todo esto podría ser una verdadera trampa? ¿Por qué? Porque el resultado final fue nada. Se revelaron las 28 páginas que se habían puesto en ultrasecreto porque se aseguraba que ahí estaba una verdad que explicaría todo y que pondría de cabeza al mundo.

Pero en realidad, no había evidencia. Aunque tienen aspectos muy sospechosos como decenas de líneas que no se puede ver lo que dice porque están tachadas, en esencia las 28 páginas son un “quizá”.

Las 28 páginas sólo son rumores de conexiones entre figuras de Arabia Saudí y los terroristas. No hay evidencia clara. No esconden ni revelan nada determinante.

Regresemos a la historia, en 2002 el Congreso de Estados Unidos presenta una investigación detallada sobre los atentados. El presidente George W. Bush, prohíbe que se publiquen 28 páginas de esa investigación. Así, las clasifica y las pone en una bóveda.

Aquí viene lo sospechoso. La ley para clasificar documentos de EE.UU. (Executive Order 12958 of April 17, 1995: Classified National Security Information, que en ese tiempo estaba vigente), es decir para guardarlos en secreto establece que el presidente de EE.UU. solo puede clasificar información que cause grave daño a la seguridad nacional, que atente contra el país.

Se trata de una información de muy alto nivel. Y por lo mismo y por su misma naturaleza, no puede clasificar información sin comprobar, ni de manera irónica, un cuento de Navidad.

En otras palabras, no puede clasificar rumores. Entonces la pregunta obligada: ¿Estas 28 páginas -ya reveladas- dañan la seguridad de Estados Unidos…? La respuesta obvia: No.

La siguiente pregunta: ¿Si no esconden nada, por qué entonces el presidente Bush violaría esta regla, las escondió, y las clasificó?

Los hechos: esconder las páginas provocó la furia de los familiares de las víctimas y el establecimiento de organizaciones y asociaciones de la sociedad civil para presionar a que se desclasificaran, y se revelaran.

La hipótesis: quizá con eso desviaron la atención a otra cosa.

En Detrás de la Razón, las 28 páginas: una trampa o una verdad a medias.

FUENTEhttp://www.hispantv.com/showepisode/detras-de-la-razon-/32571detras-de-la-razon—911-numeros-malditos-de-nueva-york,-28-paginas-de-terrorismo/32571

EEUU acusa a miembros de los servicios de inteligencia saudíes de colaborar en el 11-S.

El Vórtice Radio | 16 Julio 2016

Una vez más se confirma la implicación de algunas “manzanas podridas” dentro de los Servicios Secretos de diferentes países en la planificación y puesta en marcha de operaciones de “Falsa Bandera”. Día a día se confirma este parámetro en el 11-S.

Ya lo venimos diciendo desde hace años. Es más, yo personalmente soy de los pocos que sigo, erre que erre, advirtiendo en cada Vórtice, que la Crisis de Seguridad que vive el planeta es resultado de la cooperación entre varios Servicios Secretos; la crisis es resultado de la acción deliberada de varios gobiernos empeñados en financiar, entrenar y armar a una banda de psicópatas, con ínfulas mesiánicas, para utilizarlos en la desestabilización a voluntad de diferentes gobiernos, países o regiones del mundo, para después intervenir en pos de los derechos humanos y la libertad.

Todavía hay despistados que piensan que nuestros gobiernos e instituciones son incapaces de orquestar matanzas, secuestros, asesinatos selectivos y demás lindezas, para mantener a la sociedad cohesionada frente a un enemigo común. Para esos despistados sólo hace falta citar un término… GLADIO.

Gladio, durante más de 30 años en Europa Occidental, miembros de más de 11 Servicios Secretos de países como Italia, Bélgica o Suiza se dedicaron a asesinar población civil para después culpar a grupos de extrema izquierda de los atentados garantizando el rechazo de la sociedad al avance de la ideología Comunista en el continente. El atentado más cruel fue el perpetrado el 2 de Agosto del 1980 en la estación de trenes de la ciudad de Bolonia, en Italia. Más de 80 muertos entre mujeres, niños y ancianos. Este acto motivó que varios arrepentidos tirasen de la manta y se diese a conocer la existencia de una red de “activistas” terroristas que se conocería en Italia con el nombre de “Gladio”. Seguir leyendo


Una multitud se agolpa para ver el partido de turno, al otro lado de la emblemática torre, una concentración visiblemente bastante menor se manifiesta para defender sus derechos como trabajadores.

Mientras el Gobierno provee una pantalla gigante para deleite de unos, reprime y estudia prohibir que los otros puedan manifestarse.

 

Imagen vista en: http://tarcoteca.blogspot.com.es/2016/07/imagenes-francia-un-mundo-dos.html


PalestinaLibre | 17 Junio  2016 | Jonathan Cook. Traducido por J.M. para Rebelión.net

Fue una valoración del jefe adjunto de las fuerzas armadas israelíes que nadie esperaba. En su discurso del Día del Holocausto, la semana pasada Yair Golan comparó las tendencias actuales en Israel con la Alemania de principios de 1930. En el Israel de hoy, dijo, podrían reconocerse “los procesos repugnantes que se produjeron en Europa… No hay nada más fácil que odiar al desconocido, nada más fácil que agitar temores e intimidar”.

El furor por las declaraciones del general de Golan siguieron a una protesta similar en Gran Bretaña por declaraciones del exalcalde de Londres, Ken Livingstone, quien observó que Hitler había “apoyado el sionismo” en 1933, cuando los nazis firmaron un acuerdo de transferencia, permitiendo que algunos judíos alemanes emigraran a Palestina.

En sus diferentes formas, ambos comentarios se refieren nuevamente a una fuerte discusión entre los judíos acerca de si el sionismo era una bendición o una plaga. Aunque hoy se pasa por alto en gran medida, la disputa arroja mucha luz sobre el conflicto palestino-israelí.

Esas diferencias llegaron a un punto crítico en 1917, cuando el Gobierno británico emitió la Declaración Balfour, un documento que permitía, por primera vez, lograr el objetivo sionista de un “hogar nacional” de los judíos en Palestina. Sólo un ministro, Edwin Montagu, disintió. En particular era el único judío en el gabinete británico. Los dos hechos no estaban desconectados. En un memorándum, advirtió de que la política de su Gobierno sería un “terreno fértil para los antisemitas en todos los países”.

No era el único con esa visión. De los cuatro millones de judíos que salieron de Europa entre 1880 y 1920, un total de 100.000 fueron a Palestina, en línea con las expectativas sionistas. Como el novelista israelí AB Yehoshua observó una vez, “Si el partido sionista se hubiera presentado a elecciones a principios del siglo XX habría conseguido solo el seis o el siete por ciento de los votos del pueblo judío”.

Lo que Montagu temía era que la creación de un Estado judío en un territorio vasto encajara perfectamente con las aspiraciones de los antisemitas de Europa, después mucho más evidente, incluso en el Gobierno británico.

De acuerdo con las hipótesis dominantes de los nacionalismos étnicos de Europa de la época, la región debía dividirse en pueblos o “razas” biológicas y cada uno debía controlar un territorio en el que podía florecer. A los judíos se los veía como un “problema” porque -además del persistente antisemitismo cristiano- se les consideraba subversivos para este modelo a nivel nacional.

Se veía a los judíos como una raza aparte a la que no se podría -o no se debería- permitir la asimilación. Era mejor, para este punto de vista, fomentar su emigración desde Europa. Para las élites británicas la Declaración Balfour era un medio para lograr ese fin.

Theodor Herzl, el padre del sionismo político, entendió muy bien este agudo antisemitismo. Su idea de un Estado judío fue inspirada en parte por el famoso caso Dreyfus, en el que un oficial judío del ejército francés fue incriminado por traición por sus comandantes. Herzl estaba convencido de que el antisemitismo siempre excluiría a los judíos de la verdadera aceptación en Europa.

Es por esta razón que los comentarios del señor Livingstone -aunque torpemente expresados- apuntan a una verdad importante. Herzl y otros de los primeros sionistas aceptaron implícitamente el inquietante marco de la intolerancia europea.

Herzl llegó a la conclusión de que los judíos deben asumir su alteridad y considerarse a sí mismos una raza aparte. Una vez que encontraron un benefactor que les proporcionó un territorio –Gran Bretaña pronto obligaría a Palestina- podrían emular a los otros pueblos europeos desde lejos.

Durante un tiempo algunos líderes nazis fueron comprensivos. Adolf Eichmann, uno de los ingenieros posteriores del Holocausto, visitó Palestina en 1937 para promover la “emigración sionista” de los judíos.

Hannah Arendt, judía alemana y erudita del totalitarismo, argumentó incluso en 1944 -mucho después de que los nazis abandonaran las ideas de la emigración y optaran en su lugar por el genocidio- que la ideología que sustenta el sionismo no era “otra cosa que la aceptación acrítica del nacionalismo de inspiración alemana”.

Israel y sus partidarios preferirían olvidar que antes de la llegada de los nazis la mayoría de los judíos se opusieron profundamente a que los enviasen en un futuro a Palestina.

Los que tratan de recordarnos esta historia olvidada se arriesgan a que los acusen -como Livingstone- de antisemitas. Se les acusa de hacer una comparación simplista entre el sionismo y el nazismo.

Pero hay una buena razón para examinar este incómodo periodo.

Sin embargo los políticos israelíes modernos, incluyendo a Benjamín Netanyahu, aún declaran con regularidad que los judíos tienen una sola morada, en Israel. Después de cada ataque terrorista en Europa instan a que los judíos partan deprisa para Israel diciéndoles que nunca pueden estar seguros donde están.

Eso también nos alerta sobre el hecho de que aún hoy el movimiento sionista no puede dejar de reflejar muchos de los defectos de los nacionalismos étnicos europeos actualmente desacreditados, como el general Golan parece apreciar.

Tales características –todas demasiado evidentes en Israel- incluyen: una definición excluyente de pertenencia a un pueblo, la necesidad de fomentar el miedo y el odio del otro como una manera de mantener a la nación fuertemente unida, una obsesión por avidez de territorio y una cultura altamente militarizada.

El reconocimiento de las raíces ideológicas del sionismo inspiradas en las definiciones raciales de pueblo que, en parte, alimentaron la Segunda Guerra Mundial, podría permitirnos entender un poco mejor el Israel moderno. Y por qué parece incapaz de tender a los palestinos una mano de paz.

Jonathan Cook es un periodista independiente que reside en Nazaret.

Fuente: Zionism’s roots help us interpret Israel today

Fuente: Jonathan Cook, jonathan-cook.net / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J.M.)

VISTO EN: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=61111

ACTUALIDAD EN GAZA:

Aviones israelíes bombardean una aldea en la Franja de GazaAviones israelíes bombardean una aldea en la Franja de Gaza

Aviones de combate israelíes volvieron a bombardear, la noche del miércoles, una localidad en la asediada Franja de Gaza, según fuentes locales.

jueves, 14 de julio de 2016 7:24

Los recientes bombardeos israelíes se llevan a cabo en momentos en los que la cercada población de Gaza aun no se ha recuperado de la mortífera agresión que lanzó el ejército israelí contra el enclave costero entre julio y agosto de 2014, una guerra que en 50 días mató a casi 2200 palestinos, entre ellos 577 niños, de acuerdo con las cifras proporcionadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Otros 11.100 palestinos, incluidos 3374 niños, 2088 mujeres y 410 personas de edad avanzada, también resultaron heridos en los ataques israelíes del año 2014. Aunque la guerra concluyó el 26 de agosto de ese mismo año la aviación israelí sigue atacando con frecuencia las zonas residenciales en Gaza.


 

 

 

Ahmedbensaada.com | 12 Junio 2016 | Ahmed Bensaada.

Traducción: Purificación González de la Blanca (Ojos para la Paz)

Después de los ruidosos éxitos de las revoluciones de colores que han barrido en la década del  2000, numerosos países de Europa del Este o las antiguas repúblicas soviéticas, las misiones políticas de numerosas ONGs  (Organizaciones No Gubernamentales) han sido puestas en evidencia  [1 ]. Bajo la falacia de los pretextos  de la exportación de la democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión, estas organizaciones – que son, en esencia, OG (organizaciones gubernamentales)-  trabajan siguiendo las agendas minuciosamente elaboradas por los estrategas de la política exterior de los países occidentales. En este terreno la palma se la lleva muy certeramente los Estados unidos, país que ha elevado la práctica al arte absoluto difícilmente equiparable. En efecto, el país del Tío Sam se ha dotado de una panoplia de entidades político-caritativas especializadas en la desestabilización no violenta de los países considerados como  “no amistosos” o “no-vasallos.”

Estas organizaciones se benefician de  un marco político elegido, medios materiales colosales, además de una financiación regular y consecuente. Metódicamente actualizadas, las técnicas utilizadas son temiblemente eficaces sobre todo cuando el blanco son los países autocráticos o afectados por serios problemas socioeconómicos.  [2]

Las agencias estadounidenses más emblemáticas de “exportación” de la democracia  son USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), la NED (Fundación Nacional para la Democracia), IRI (Instituto Republicano Internacional), el NDI (National Democratic Instituto de Asuntos internacionales), Freedom House y la OSI (Open Society Institute). Excepto este último, todas estas organizaciones son financiadas principalmente por el gobierno de Estados Unidos.  En cuanto a OSI, es parte de la Fundación Soros, el nombre de su fundador, George Soros, el multimillonario estadounidense, ilustre especulador financiero. Ni que decir tiene, Soros y su fundación  trabajan con el Departamento de Estado de Estados Unidos para la “promoción de la democracia”.

Y las piezas de caza cobradas son elocuentes: Serbia (2000), Georgia (2003), Ukrania (2004), Kirghizstan (2005) [3] y Líbano (2005) [4]. A pesar de algunos fracasos punzantes – Venezuela (2007) et Iran (2009) –  el éxito ha sido de nuevo la cita con lo que ha sido impropiamente llamado “primavera” árabel (2011).  La implicación de los organismos norteamericanos  de « exportation » de la democracia ha sido claramente demostrada en las revueltas que han sacudido a los países árabes “primaverizados”– Túnez y Egipto –  y aquellos en los que una guerra civil causa estragos todavía en el momento actual– Libia, Siria y Yémen [5].

La relativa eficacia con la que estas desestabilizaciones son realizadas y su aparente espontaneidad dan testimonio del papel de caballo de Troya de estas « ONG » respaldadas por una red de activistas autóctonos adecuadamente formados bajo el sesgo de oficinas especializadas. [6].

A fin de protegerse contra el efecto nefasto de estas revueltas, numerosos países han prohibido estas organizaciones sobre su suelo, a título profiláctico o curativo.  Así , el 8 de febrero de 2012, o sea aproximadamente un años después de la caída de del presidente Moubarak, los periódicos del  mundo entero retomaban una noticia proveniente de El Cairo: “Egipto: la justicia acusa a ONGs de actividades políticas ilegales” (7) Se podía leer allí : “Estas tensiones  son el resultado de la búsqueda en 17 locales de ONGs egipcias e internacionales el 29 de diciembre último. Entre ellas, figuran las organizaciones National Democratic Institute (NDI), International Republican Institute (IRI) y  Freedom House ».

ONG allanadas en El Cairo (Euronews 29 de diciembre de 2011)

Cuarenta y tres empleados egipcios y extranjeros de las ONG en Egipto fueron acusados de recibir financiación extranjera ilegal y haberse injerido  en los asuntos políticos del país. Entre ellos se encuentra Sam LaHood, jefe de la sección egipcia del Instituto Republicano Internacional (IRI) y el hijo del Ministro de Transporte Ray LaHood. [8]
Desde 2014, las ONG que trabajan en Egipto tienen la obligación de  registrarse ante las autoridades, de lo contrario  corren el riesgo de embargo de sus bienes o el enjuiciamiento. Por otra parte, las autoridades también deben aprobar cualquier financiación desde el extranjero. [9] Además de Egipto, algunos países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) tienen leyes que prohíben o el fortalecimiento del control de las ONG en su suelo.

Rusia, que no ha padecido tentativas de revoluciones de color, ha legislado en esta dirección. En 2012, el presidente ruso Vladimir Putin firmó una ley que califica a las ONG que reciben financiación extranjera de “agentes extranjeros”. [10] USAID se ha visto especialmente afectada: Ha sido  prohibida por Moscú desde el 1 de octubre de 2012 por  “injerencia en la vida política de Rusia” [11]

USAID en Rusia

La lista de las ONG “indeseables” en Rusia ha aumentado en 2015. Entre ellas  se incluyen la NED, el NDI, IRI, Freedom House y la Fundación Soros OSI [12]. Seguir leyendo


La Jornada | 05/07/2016 | Silvia Ribeiro*

Son pocas las veces que tanta gente prominente del ámbito científico presume su ignorancia en tan corto espacio. Así es la carta pública que un centenar de ganadores del premio Nobel publicaron el 30 de junio defendiendo los transgénicos, particularmente el llamado arroz dorado y atacando a Greenpeace por su posición crítica a estos cultivos. La misiva abunda en adjetivos y apelativos altisonantes, hace afirmaciones falsas y no da argumentos, por lo que parece más una diatriba propagandística de empresas de transgénicos que científicos presentando una posición.

Para empezar, el llamado arroz dorado (arroz transgénico para expresar la provitamina A) que defienden con tanto énfasis, no existe. No por las críticas que le haya hecho Greenpeace y muchas otras organizaciones, sino porque sus promotores no han podido hacer una formulación viable, pese a casi 20 años de investigación y más de 100 millones de dólares invertidos. Tampoco han demostrado que tenga efecto en aportar vitamina A.

La primera versión de ese arroz transgénico con betacaroteno (GR1) fue un accidente de investigadores suizos que experimentaban otra cosa, por lo que nunca controlaron exactamente el proceso. Esa versión requería comer kilos de arroz diariamente para completar la dosis necesaria de vitamina A. Luego Syngenta compró la licencia y como propaganda donó la licencia de investigación a una fundación, en la que es miembro la Fundación Syngenta. Pero la empresa retuvo los derechos comerciales. En 2005, anunció la versión GR2, con más provitamina. Pero no ha podido demostrar que la provitamina sea estable, ya que se oxida fácilmente y en poscosecha disminuye a 10 por ciento del contenido. Como es una manipulación genética experimental de alteración de rutas metabólicas, podría tener cambios imprevistos con efectos graves para la salud. Varios científicos han señalado esos riesgos y los mitos del arroz dorado (entre otros, D. Schubert, 2008, y Michael Hansen, 2013; http://goo.gl/ChvI4Q).

Por otro lado, vegetales comunes como la zanahoria, col, espinaca y muchos tipos de quelites –hierbas comestibles comunes que acompañan la siembra campesina y las culturas culinarias tradicionales– aportan mucho más vitamina A que ese arroz, sin efectos secundarios y sin pagar a trasnacionales. Por el contrario, la agricultura industrial y de precisiónque defienden en la carta de los Nobel, por ser plantadas en grandes monocultivos con agrotóxicos, eliminan esos quelites y también a los campesinos, desplazados y contaminados por las megaplantaciones.

La carta afirma que el hambre es por falta de alimentos, lo cual es falso: la producción mundial de alimentos sobra para todos los habitantes del planeta ahora y en 2050. Si existen hambrientos y desnutridos es porque no tienen tierra para producir ni pueden acceder a los alimentos. La cadena agroindustrial de alimentos –que detenta los transgénicos– desperdicia de 33 a 40 por ciento de la comida producida según datos de la FAO, lo cual alcanza para alimentar a todos los hambrientos del mundo. Además, como informa Greenpeace en su respuesta, 75 por ciento de la tierra agrícola se usa para producir forrajes para animales en cría industrial y agrocombustibles, no alimentos. (goo.gl/e5xEwc).

La afirmación de que los transgénicos son seguros para el ambiente y la salud ha sido rebatida, con argumentos y referencias científicas, por más de 300 científicos convocados por la Red Europea de Científicos por la Responsabilidad Social y Ambiental (goo.gl/VM8i3W).

Pero quizá lo más notable es que la carta no menciona que sólo seis trasnacionales (en vía de volverse tres) controlan todos los agrotransgénicos en el mundo, 61 por ciento de todas las semillas comerciales y 76 por ciento del mercado global de agrotóxicos. ¿Cuánta falta de ética y honestidad es necesaria para ocultar que su propuesta de agricultura de precisiónes el negocio de un puñado de trasnacionales, todas con larga trayectoria de violación de derechos ambientales, humanos y a la salud?

La sombra de las trasnacionales cae pesadamente sobre esta carta supuestamente científica. Se dicen preocupados por el hambre y los niños desnutridos en el sur global, pero eligen presentar la carta en una conferencia de prensa en Washington, Estados Unidos, en un momento muy oportuno para favorecer a las empresas de transgénicos. En esta semana el Congreso debe votar una ley sobre etiquetado de transgénicos que quiere impedir que los estados tomen decisiones en este tema. Buscan anular la norma de etiquetado que comenzó a regir desde el 1º de julio en Vermont, luego de un referendo que votó en favor de ello.

A su conferencia de prensa se impidió asistir a Greenpeace, cuyo representante fue bloqueado por Jay Byrne, ex jefe de comunicaciones de Monsanto, que increíblemente ¡funcionaba de portero de la conferencia! (goo.gl/i8FXDg). Lejos del altruismo científico, los firmantes organizadores de la carta, Richard Roberts y Phillip Sharp, son también empresarios biotecnológicos. El sitio donde publican la carta es un espejo de otro que redirige al Genetic Literacy Project, frente de propaganda disfrazado de las trasnacionales de transgénicos y agrotóxicos. (GMWatchgoo.gl/WekAin).

Pero lo más ofensivo es su pregunta final: ¿Cuánta gente pobre debe morir para considerar [la crítica a los transgénicos] un crimen contra la humanidad? Opino que los firmantes deben ir inmediatamente a las zonas de plantaciones de soya transgénica en Paraguay, Argentina, Brasil, donde las madres pierden los embarazos y niños y trabajadores mueren de cáncer por los agrotóxicos de los cultivos transgénicos. Esos son crímenes contra la humanidad.

* Investigadora del Grupo ETC

FUENTEhttp://www.jornada.unam.mx/2016/07/05/opinion/016a2pol

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.095 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: