Hace ya tiempo que os mostramos una breve presentación de Miguel Celades Rex  sobre lo peligrosos que son muchos de los alimentos que normalmente consumimos, ver la conferencia ¿Quién, cómo y por qué nos envenenan con la comida? …posiblemente que os aclare el tema que tratamos a continuación.
Hoy trataremos un producto muy presente en nuestra “dieta”: el aspartamo, para ello a continuación os dejamos una exposición de lo que es, cuidadito con los productos light. Ved el documental adjunto y vereis de que hablamos.
Cuidarse y saber lo que comémos es fundamental, tu salud es lo único que te queda.

El aspartamo es un edulcorante no calórico descubierto en 1965 y comercializado en los ochenta. Numerosas organizaciones nacionales e internacionales han evaluado la inocuidad del aspartamo y un comité internacional de expertos ha establecido un nivel de Ingesta Diaria Admisible (IDA). Sin embargo, ciertas voces han reabierto el debate sobre los riesgos que el aspartamo pudiera representar para la salud.

El aspartamo es un polvo blanco e inodoro que se emplea en numerosos alimentos en todo el mundo. Se comercializa bajo varias marcas, como Natreen, Canderel o Nutrasweet, y corresponde al código E951 en Europa. El aspartamo es estable cuando se encuentra seco o congelado, pero se descompone y pierde su poder edulcorante con el transcurso del tiempo, cuando se conserva en líquidos a temperaturas superiores a 30 °C.

La dulzura relativa del aspartamo es de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar. Es necesario destacar que todos los edulcorantes se clasifican con respecto a la sacarosa o azúcar común, por lo que el valor de 200 veces es obtenido en comparación con diluciones hechas en laboratorio de sacarosa (dulzura relativa = 100) al 15%.

Resto de informacion segun wikipedia.

Con el título en inglés de Sweet Misery: A Poisoned World, se publica este documental en el año 2004, cuyo objetivo es delatar uno de los grandes fraudes a los que estamos expuestos por las autoridades de todos los países que comercializan e incluyen en nuestros alimentos sustancias altamente tóxicas que nos envenenan, causando infinidad de trastornos, enfermedades, dolencias y muerte.

Me hice vegetariana con 21 años, no por convicción, sino más bien por necesidad imperativa de lo que mi cuerpo rechazaba y aceptaba. La carne dejó de formar parte de mi dieta y comencé a investigar por mi cuenta sobre hierbas, remedios caseros y complementos nutricionales naturales.

La alimentación siempre me ha parecido un tema altamente interesante. Partiendo desde la afirmación de que “somos lo que comemos“, comencé a plantearme el hecho de que quienes deciden qué alimentos poner en el mercado para nuestro consumo, lo hagan de una forma tan deshonesta, alentándonos con mentiras a comer cosas que ni necesitamos, como la carne, y que además son totalmente perjudiciales para la salud de muchas personas, como por ejemplo la leche.

Sigue leyendo