Si una de las cartas del juego Illuminati de Steve Jackson es “Ciudad del Vaticano” debemos tenerlo en cuenta…

Para las personas que formamos parte de Información por la Verdad pocas dudas nos quedan de que debemos cuestionar el verdadero sentido “espiritual” de amplias secciones de la Iglesia Católica, e incluso encontramos suficiente información veraz para decir que se realizan rituales satánicos en el seno del Vaticano. También encontramos que El Vatícano tiene un papel crucial y decisorio en la situación global y la agenda hacia el Nuevo Orden Mundial. 

No nos vamos a centrar esta vez en las prácticas pederastas (¿relacionadas con las prácticas satánicas?) que defiende, literalmente, e intenta ningunear El Vaticano; es un tema lo suficientemente extenso para tratarlo en un artículo como hicimos (El Papa Ratzinger defiende los abusos sexuales de la Iglesia, “Abusos sexuales y el Vaticano”), pero sirvan estas noticias para completar el tema:

Quedan pocas dudas de que la pedofilia es protegida en el Vaticano, tema suficientemente escabroso para pararnos a pensar en las verdaderas intenciones de la organización que ha dirigido nuestra inquietud espiritual durante demasiado tiempo.

Degenerados si…¿pero satánicos? Para los que le sorprenda que la Iglesia pueda realizar prácticas satánicas recomendamos ver La Conspiración del Silencio: Documental no emitido sobre la red satánica y pederasta de líderes políticos y religiosos en EE.UU.

En Información por la Verdad nos hacemos varias preguntas que intentaremos responder en este y otros artículos posteriores sobre la que consideramos una pieza clave para destapar el Nuevo Orden Mundial:

  • ¿Es posible que El Vaticano realice rituales satánicos? ¿Con que intención?
  • ¿Está relacionada la reconocida pederastia con estos rituales satánicos?
  • ¿Por qué gran parte de la simbología de la Iglesia es pagana y está basada en los antiguos ritos babilónicos?
  • ¿Por qué nos venden una cosa y hacen otra? ¿A quién están rindiendo culto realmente? ¿Qué significa ser satánico?
  • ¿Qué papel tiene la Orden de Malta en el Vaticano? Para ampliar esto podemos leer el anterior artículo “La “Soberana Orden Militar de Malta”, ¿Jefatura del Nuevo Orden Mundial?”

El Papa Benedicto XVI recibió en audiencia privada al Gran Maestre de la Orden de Malta el 23 de junio de 2006.
Veamos para comenzar el escalofriante funeral de Lady Bird Johnson donde podemos ver a líderes políticos y religiosos realizando un símbolo “no muy católico” que el Papa Benedicto frecuenta.
Funeral Illuminati de Lady Bird Johnson

Lady Bird Johnson nació en Karnack,  Texas, en 1912. Se casó en 1934 con Lyndon Johnson, y fué Primera Dama de los Estados Unidos desde 1963 hasta 1969. Lady Bird murió el 11 de julio de 2007. Recordemos que Lyndon Johnson llegó al poder tras el oscuro asesinato del presidente electo Kennedy.

En este vídeo podemos ver que el funeral de Claudia Alta Taylor Johnson se celebró como un funeral de Estado al que asistieron todas las personalidades políticas del país. En los vídeos podemos ver a sacerdotes (¿cristianos?) levantando las manos con un claro gesto satánico, al igual que todas las personas asistentes al acto.

¿Cual es el origen de la simbología de la Iglesia Católica?

Hay pruebas más que evidentes de que la religión Católica y especialmente el Vaticano usa simbología pagana o basada en antiguas religiones de Sumeria y Egipto.

Este vídeo resume rapidamente algunas de esas similitudes:

Gabriele Amorth, respetado exorcista del Vaticano. “El demonio está dentro del Vaticano”

El Padre Gabriele Amorth es exorcista en la diócesis de Roma y presidente honorario de la Asociación de Exorcistas que él mismo fundó en 1990.

¿Satanistas en el Vaticano? “Sí, aún en el Vaticano hay miembros de sectas satánicas”. Y ¿quienes participan de ellas? “Se trata de sacerdotes o de simples laicos? “Son sacerdotes, monseñores e ¡inclusive cardenales!” Entrevista: Hay satanistas entre los sacerdotes, obispos y hasta cardenales del Vaticano


Misas negras en el Vaticano, en “Luces en la Oscuridad” de Punto Radio

Entrevista a Gabriel Wüldenmar, psicólogo clínico y teólogo, autor del libro “El príncipe de este mundo” en el programa radiofónico “Luces en la oscuridad” presentado por Pedro Riba en Punto Radio.

Según el padre jesuita Malachi Martin, un sacerdote muy cultivado y relacionado, uno de los conocedores del tercer secreto de Fátima, y con acceso al Papa, el 29 de junio de 1963, durante el Pontificado de Pablo VI, un grupo de importantes eclesiásticos celebraron en la Capilla Paulina del Vaticano un ritual satánico de entronización de Satanás, inaugurando “La Era de Satanás”.

Según Malachi, el mismo Papa Pablo VI declaró que el humo de Satanás había entrado en el Vaticano. Una afirmación que confirmaron tanto el exorcista Gabriele Amorth como un grupo de prelados católicos disidentes llamados “Los Milenarios”.

De igual Manera, el padre Malachi también sostuvo la existencia de organizaciones satánicas en Estados Unidos que fueron creadas por los prelados.

En 1999 el padre Malachi falleció súbitamente, y muchos piensan que quisieron silenciar a un jesuita que sabía demasiado y que estaba contando demasiadas cosas. Curiosamente, en la época que apareció muerto, el padre Malachi se encontraba escribiendo un libro en el que denunciaba el papel activo del Vaticano en la construcción del Nuevo Orden Mundial.

Podemos leer la entrevista que le hicieron por la publicación de su novela.
Entrevista a Malachi Martin, jesuita denunciando el papel activo del Vaticano en el Nuevo Orden Mundial
The New American, June 9, 1997

El sacerdote Católico Malachi Martin no vive en una rectoría, seminario, o calquier otro lugar para clérigos. En los años 60, después de dejar su trabajo en el Vaticano, obtuvo dispensa de sus votos como miembro de los Jesuitas y comenzó a vivir como un seglar con aprobación canóniga. El padre Martin aún es católico y da la misa en privado, pero esta muy preocupado con la total alteración de “prácticamente todo lo Católico” en las últimas tres décadas.

Su libro más reciente, una novela tituladaWindswept House (publicada por Doubleday en 1996), describe las intrigas políticas y religiosas de un pequeño grupo de miembros del Vaticano que ocupan altos cargos y trabajan para que la Iglesia Católica acepte el Nuevo Orden Mundial. La novela describe los esfuerzos de cardenales desleales que trabajan febrilmente para subvertir al Papa y la Iglesia, y no dudan en asesinar, chantajear, y practicar el satanismo.

El padre Martin fue entrevistado en su residencia de Nueva York por John F. McManus, editor del THE NEW AMERICAN.

Pregunta. Usted dice que su libro no es ni ficción ni realidad, sino un trabajo de “hechos”. ¿Qué quiere decir con eso?

Respuesta. Windswept House es una novela. Pero en un 85 % se basa en hechos reales, y muchos de los personajes que aparecen en ella son reales aunque les haya dado nombres de ficción. Hay también algunas personas vivas que menciono, como Mikhail Gorbachev, que es el mismo de la realidad. Y unos pocos personajes clave que son realmente una composición de varis personas reales.

Pregunta. Usted abandonó los Jesuitas y la vida sacerdotal ordinaria hace más de 30 años. En aquel tiempo usted estaba destinado en el Vaticano como persona de confianza del Papa Juan XXIII y del Cardenal Augustin Bea. ¿Qué causó que usted se fuera?

Respuesta. Cada vez me era más difícil ver a Cristo en inguno de mis superiores inmediatos. No había causa liberal que el Cardenal Bea no persiguiera. Incluso entonces percibía al jefe de los Jesuitas de esa época, el padre Jean Baptiste Janssens, como enemigo de la fe. Mis colegas creían que el juramento formal contra el modernismo, requerido entonces de cada sacerdote pero posteriormente descartado, era una broma. Ese juramento nos obligaba a oponernos a la “renovación” del dogma. En esencia, el modernismo sostiene que los dogmas cambian — un absurdo total. No podía seguir prestándome a esa subversión.

Pregunta. Entonces usted abandonó los Jesuitas. Pero eso no le liberó a usted de sus obligaciones como sacerdote. ¿Cuál es su estatus actual?

Respuesta. A petición mía, el Papa Pablo VI me concedió un estatus universal por el cual no estaría bajo la supervisión de ningún obispo. No me visto como un sacerdote y no ocupo ningún puesto sacerdotal. Pero aún soy un sacerdote.

Pregunta. Cuando usted quiso marcharse ¿hubo algún intento de retenerlo?

Respuesta. Sí, me dijeron que podía llegar a cardenal, que tenía conocimientos bíblicos, facilidad con los idiomas, juventud, buena salud, buena memoria, y todo ello me situaba como candidato para ser promocionado. Pero no quise quedarme porque veía que la fe estaba siendo comprometida por muchos.

Pregunta. Su libro empieza con una vívida descripción de una “Misa Negra” sacrílega celebrada en 1963 en Charleston, Carolina del Sur. ¿Ocurrió eso realmente?

Respuesta. Sí, sucedió. Y también es un hecho que participaron altos cargos eclesiásticos del Vaticano por teléfono. La mujer joven forzada en el ritual satánico aún vive, y felizmente ha sido capaz de casarse y de llevar una vida normal. Ella dio los detalles del suceso.

Pregunta. Usted se refiere a uno de sus principales personajes como el “Papa Eslavo” y otro como el “Cardenal de la Ciudad Secular.” ¿Se refiere usted al Papa Juan Pablo II y al difunto Cardenal Joseph Bernardin de Chicago?

Respuesta. No puedo confirmar esas especulaciones. He escrito un libro “factual.” No es un documental. Hay por ahí un glosario que supuestamente da los nombres reales de docenas de mis personajes. Yo no lo compilé y no suscribo sus conclusiones pero debo decir que está bien hecho.

Pregunta. Además del “Cardenal de la Ciudad Secular,” usted describe negativamente a muchos otros cardenales y obispos. ¿Están estas caracterizaciones basadas en hechos reales?

Respuesta. Sí, entre los cardenals y la jerarquía hay satanistas, homosexuales, anti-papistas, y cooperadores para conseguir un gobierno mundial.

Pregunta. ¿Hay tanta intriga y deslealtad en el Vaticano como su libro parece indicar?

Respuesta. Hay más de la que he suministrado en el libro. El Papa está rodeado de hombres con atuendo clerical que no tienen la fe Católica; trabajan con fundaciones, organizaciones, grupos internacionales, instituciones financieras, gobiernos, universidades, y otras agencias para traer un nuevo orden mundial.

Pregunta. En su libro usted dice que influencias subversivas en las posiciones clericales más elevadas de la Iglesia están trabajando para traer un nuevo orden mundial. ¿Qué quiere usted decir con “nuevo orden mundial?”.

Respuesta. En su forma completamente planeada, habrá una globalización monetaria, y el flujo de capital y mercancías será gestionado por una entidad central única, como el Banco de Compensaciones Internacionales de Suiza. Cualquier nación que no se someta al sistema globalizado perecerá. Adicionalmente, habrá unas Naciones Unidas expandidas que extenderá su nueva estructura ética, ya capitaneada por Mikhail Gorbachev y Maurice Strong. Esto reemplazará a los Diez Mandamientos y será la base de una nueva religión universal sin Dios. Todos los Cristianos, sobre todo los Católicos, serán forzados a soportar un martirio en el que se les requerirá abandonar todo lo que crean, serán presionados a que acepten la nueva forma del estado con su nueva religión. Este nuevo orden mundial no estará centrado en un grupo de edificios desde los que los emisarios saldrán a dar órdenes al mundo. Habrá legislaciones nacionales, pero los gobiernos del mundo estarán dirigidos por quienes estén en la cima.

Pregunta. ¿Qué quiere decir con la “cima”?.

Respuesta. La fuerza que subyace y de la que he escrito en Windswept House se estructura como en una pirámide. Es ancha en la base, donde muchos individuos persiguen sus intereses y esperan ser elevados a posiciones superiores. Hay cada vez menos habitantes a medida que se asciende en la estructura. Solo unos pocos llegan al último nivel de mando, la cima de la pirámide. Estos individuos no tienen ninguna lealtad a las naciones de las que proceden; son un nuevo tipo de ser humano, internacionalistas que buscan controlar a la humanidad. No tienen un Dios, pero colectivamente, pretenden usar la religión, los gobiernos, y cualquier cosa que encuentran útil para imponer su voluntad. Por ejemplo, opino, que la URSS no se desintegró de forma natural, sino que colapsó por una orden premeditada. Esas órdenes vinieron de la cima.

Pregunta. ¿Prevé usted represión física en este nuevo orden mundial?

Respuesta. Sí, aunque de un nuevo tipo. Las fuerzas determinadas a conseguir el poder total ciertamente crearán campos de detención, pero los individuos enviados a ellos serán siempre víctimas de procedimientos completamente legales; serán declarados culpables de romper la ley.

Pregunta. ¿Es la Iglesia Católica un mayor objetivo que otras iglesias?

Respuesta. Sí, porque es una organización internacional independiente a la que no se le puede permitir que exista como competidor. La Iglesia Católica tiene su propio cuerpo diplomático de embajadores destinados en las naciones industrializadas del mundo. Hay 180 naciones que han enviado embajadores al Vaticano. Ninguna otra iglesia atrae tanta atención. Los que trabajan para el nuevo orden mundial deben controlar esta organización única. El proceso que utilizan para conseguir esto se describe en Windswept House. En el libro escribo, “la Iglesia es el sine qua non para la llegada del nuevo orden mundial.”

(…)

Pregunta. Usted menciona al Council on Foreign Relations (CFR), pero solo brevemente. ¿Cuál es su actitud ante el CFR?

Respuesta. No es el cerebro de todo esto. Hay un nivel superior de autoridad y planificación que gobierna el CFR y otros grupos. Es la cima de la que antes hablé.

La puta de Babilonia, por Fernando Vallejo

Aquí puedes descargar parte del libro.

Fernando Vallejo.- Es un escritor, biólogo, cineasta y activista de los derechos de los animales nacido en Colombia y nacionalizado en México en 2007. Ha recibido numerosos reconocimientos por sus obras incluido el Premio Rómulo Gallegos y es considerado un personaje controvertido por sus agudas críticas especialmente hacia la Iglesia Católica, y la falsa moral.

Su publicación más reciente, La puta de Babilonia (2007), es un ensayo histórico extenso y prolijo, en el que Vallejo expone una muy bien documentada crítica al cristianismo y la Iglesia Católica. La obra fue presentada en la facultad de filosofía y letras de la UNAM y publicada por Editorial Planeta Mexicana, S.A. en el año 2007.

La puta de Babilonia o prostituta de Babilonia es el nombre que los albigenses daban a la iglesia romana, como testimonia el Apocalipsis.

Obra ubicada en el panorama de los estudios sobre la fe dogmática cristiana contemporánea y de los últimos mil setecientos años, La puta de Babilonia da cuenta, en 317 páginas y sin división en capítulos, de los procedimientos de la Iglesia en el derramamiento de la sangre de humanos y en el atropello a los animales, cuya defensa es la única causa de Vallejo. En La puta de Babilonia, Vallejo agrieta y desmitifica los pilares de esta institución que a lo largo de toda la obra es denominada La Puta.

Contenido:

Si bien el libro no está dividido en capítulos, se pueden distinguir temas como:

1.- Los grandes crímenes de la Iglesia Católica
2.- Obispos de Roma destruyendo copias antiguas de los evangelios en el siglo III a. C. (pág. 54)
3.- Escogencia de los veintisiete textos para el Nuevo Testamento en el Tercer Concilio de Cartago en 397 (pág. 68)
4.- Pruebas de la inexistencia histórica de Cristo (pág. 81)
5.- Contradicciones entre los evangelios; inexactitudes (págs. 89; 116)
6.- Los evangelios apócrifos (pág. 116)
7.- El entendimiento en sentido figurado de “las cretinadas bíblicas” (pág. 157)
8.- Los tenebrosos manejos del Banco Vaticano (pág. 212)
9.- De cómo Ratzinger se montó al papado calculadoramente (pág. 292)

En La Puta de Babilonia Vallejo no ahorra críticas ni adjetivos peyorativos a las tres religiones del libro a las que se refiere como “los tres fanatismos semíticos”: el cristianismo, el judaísmo y el Islam, atacando a los seguidores de esta última, famosos, según el autor, por albergar en su seno a fundamentalistas que no dudan en asesinar a todos aquellos contrarios a sus creencias.

Típico del estilo propio e informal de Vallejo, en esta obra hace gala de una rica prosa salpicada de lenguaje soez y denigrante contra todos aquellos que manejan o detentan el poder desde lo alto:

LIBRO: El Vaticano contra Dios – Por “Los Milenarios”

http://www.mediafire.com/?8o1qdo3fd48u152

http://www.filestube.com/8bf7e9d61b8685c303e9/go.html

Título Original “Via Col Vento in Vaticano” (Lo que el viento se llevó en el Vaticano)

Los Milenarios es un grupo de prelados del Vaticano a los que varias décadas de ministerio cerca de la cúpula de la jerarquía curial han servido para la investigación que refleja este valiente libro.

Hemos reflexionado profundamente antes de escribir estas dolorosas notas amasadas con las plegarias y los consejos de personas místicamente privilegiadas que, independientemente, exhortan a poner por escrito las ansias y los latidos del corazón de la Iglesia [católica], devastada por fuera por el ateísmo posbélico mas desacralizador, y ennegrecida y trastornada por dentro por los errores teológicos susurrados desde las pontifícias cátedras universitarias a los docentes y a los alumnos, a pesar o mas bien gracias a la tergiversación del Vaticano II…” (Páginas 9 y 10)

[…]

El hecho de ir contracorriente, mérito del hombre de carácter fuerte, se considera en los ambientes de la Curia una falta grave, la insubordinación, y, por consiguiente, es un escándalo que hay que tapar. Los indiscretos tarde o temprano lo pagan personalmente, sin excluir el infamante precio de los comentarios sobre su conducta, que se considera cuestionable y ofuscada…” (Página 14)

[…]

La diplomacia del Estado Vaticano, símbolo de una sociedad especial en la que la apariencia es más importante que la esencia, se contagia a la de los demás Estados en cuanto estos establecen relaciones diplomáticas…” (Página 24)

[…]

El veinte por ciento de la Curia consigue iniciar la difícil ascensión por la escalera de caracol y se considera la parte elegida, sacerdocio real, hombres capaces de cualquier conquista. Sin embargo, estos afortunados escaladores que suben hacia el liderazgo de la Iglesia, tienen necesariamente que jugar con las cartas cubiertas hasta la última mano para poder eliminar al adversario. El aspirante, a medida que se acerca a la ansiada meta, perfecciona su método competitivo, mezclando la astucia, la humildad interesada, la hipocresía y la caridad fingida. Un mundo hecho de rivalidades cuya escala jerárquica se va desarrollando suavemente, con auténticas batallas a base de golpes y codazos. Los predestinados a alcanzar los primeros niveles superiores, los «trepas», los favorecidos por el adecuado empujoncito del protector carismático, los pretendientes a los puestos más altos, son obviamente muy pocos. Éstos a su vez se apropian de los méritos ajenos y se los atribuyen a sí mismos con el mayor descaro. A ellos no les cuadra lo que el Espíritu Santo dejó escrito:.«No busquemos la vanagloria, provocándonos y envidiándonos unos a otros.»…” (Página 34)

[…]

La historia de la Curia ofrece abundante material ilustrado de eclesiásticos que han tratado y tratan de aplicar el Evangelio de tal manera que les garantice la perpetuidad de los privilegios adquiridos…” (Página 41)

[…]

La discrepancia se rechaza cual si fuera una locura. El que tiene el valor de discrepar sabe que lo hace arriesgando su propia situación hasta el extremo de que puede pagarlo con la pérdida de su carrera…” (Página 41)

[…]

Todo el mundo sabe que al frente de la Iglesia se encuentra el Papa. Pero él no la gobierna personalmente; tiene que fiarse de la honradez ajena (siempre sobreentendida, pero no fácilmente demostrable); la que gobierna en la práctica es su Secretaría de Estado, a la cual están sometidos el resto de la Curia romana y el propio Pontífice…” (Página 79)

[…]

Es necesario que Cristo vuelva a azotar con el látigo a los mercaderes del templo, transformado en cueva de ladrones…” (Página 80)

Valga este pequeño detalle para hacer referencia a los conceptos, de los propios ministros católicos, que podemos encontrar en las 340 páginas del libro.