En 1992, se publicó el libro The Franklin Cover-Up: Child Abuse, Satanism, and Murder in Nebraska (El encubrimiento del caso Franklin: abuso infantil, satanismo y asesinato en Nebraska). Su autor era John W. Decamp, un altamente condecorado veterano de la guerra de Vietnam y después, durante 16 años, un reputado senador, y reconocido como uno de los legisladores más efectivos en la historia de Nebraska.

A raiz de la investigación sobre el caso Franklin, donde se acusaba a Lawrence E. King de fraude financiero, DeCamp descubrió la existencia de una red de pederastas implicando a altos dirigentes en el gobierno de EE.UU. y a estrellas mediáticas e identificó cerca de 90 posibles víctimas, todos ellos menores secuestrados de los que nunca más se supo. Aunque Decamp fue amenazado con todo tipo de acciones legales, nunca llegaron a materializarse.

…Años después de la publicación del libro de DeCamp, Yorkshire Television y Discovery Channel invirtieron cerca de 500.000 dólares en producir el documental Conspiracy of Silence sobre el caso. Estaba programado para su emisión el 3 de mayo de 1994, pero en el último minuto antes de salir al aire, congresistas anónimos presionaron a la industria de la televisión por cable con una legislación restrictiva si se transmitía este documental. Casi inmediatamente, los derechos del documental fueron adquiridos por personas desconocidas que habían ordenado destruir todas las copias. A pesar de esta presión para que el documental no saliese a la luz una copia de esta cinta de vídeo se proporcionó de forma anónima al ex senador del estado de Nebraska y abogado John DeCamp.

Este documental expone una red de líderes religiosos y políticos de Washington quienes transportaban niños a Washington DC para orgías sexuales. Si bien la calidad del vídeo es muy pobre, este film representa un éxito por las revelaciones hechas por sus participantes. En el documental aparece la acusación de Paul Bonacci contra Lawrence E. King, en la que alegaba secuestro, control mental, abuso ritual satánico, abuso sexual y diversas lesiones personales. El juez concedió a Paul Bonacci una sentencia 1 millón de dólares contra King.

La verdad sobre esta red de pederastia, drogas, y asesinatos en rituales satánicos ya comenzó a surgir anteriormente en la década de 1980 e incluso hizo eco en algunos periódicos importantes, especialmente el Washington Times, que publicó un artículo que implicaba el régimen de Reagan-Bush.

Al respecto de estas redes satánicas de tráfico de menores por parte de los gobernantes, y para entender mejor como funciona el control mental al que son sometidas las víctimas, recomendamos escuchar el testimonio de Cathy O’Brien y/o leer su libro “Trance Formation of America”.

About these ads