Category: Religión



PalestinaLibre | 17 Junio  2016 | Jonathan Cook. Traducido por J.M. para Rebelión.net

Fue una valoración del jefe adjunto de las fuerzas armadas israelíes que nadie esperaba. En su discurso del Día del Holocausto, la semana pasada Yair Golan comparó las tendencias actuales en Israel con la Alemania de principios de 1930. En el Israel de hoy, dijo, podrían reconocerse “los procesos repugnantes que se produjeron en Europa… No hay nada más fácil que odiar al desconocido, nada más fácil que agitar temores e intimidar”.

El furor por las declaraciones del general de Golan siguieron a una protesta similar en Gran Bretaña por declaraciones del exalcalde de Londres, Ken Livingstone, quien observó que Hitler había “apoyado el sionismo” en 1933, cuando los nazis firmaron un acuerdo de transferencia, permitiendo que algunos judíos alemanes emigraran a Palestina.

En sus diferentes formas, ambos comentarios se refieren nuevamente a una fuerte discusión entre los judíos acerca de si el sionismo era una bendición o una plaga. Aunque hoy se pasa por alto en gran medida, la disputa arroja mucha luz sobre el conflicto palestino-israelí.

Esas diferencias llegaron a un punto crítico en 1917, cuando el Gobierno británico emitió la Declaración Balfour, un documento que permitía, por primera vez, lograr el objetivo sionista de un “hogar nacional” de los judíos en Palestina. Sólo un ministro, Edwin Montagu, disintió. En particular era el único judío en el gabinete británico. Los dos hechos no estaban desconectados. En un memorándum, advirtió de que la política de su Gobierno sería un “terreno fértil para los antisemitas en todos los países”.

No era el único con esa visión. De los cuatro millones de judíos que salieron de Europa entre 1880 y 1920, un total de 100.000 fueron a Palestina, en línea con las expectativas sionistas. Como el novelista israelí AB Yehoshua observó una vez, “Si el partido sionista se hubiera presentado a elecciones a principios del siglo XX habría conseguido solo el seis o el siete por ciento de los votos del pueblo judío”.

Lo que Montagu temía era que la creación de un Estado judío en un territorio vasto encajara perfectamente con las aspiraciones de los antisemitas de Europa, después mucho más evidente, incluso en el Gobierno británico.

De acuerdo con las hipótesis dominantes de los nacionalismos étnicos de Europa de la época, la región debía dividirse en pueblos o “razas” biológicas y cada uno debía controlar un territorio en el que podía florecer. A los judíos se los veía como un “problema” porque -además del persistente antisemitismo cristiano- se les consideraba subversivos para este modelo a nivel nacional.

Se veía a los judíos como una raza aparte a la que no se podría -o no se debería- permitir la asimilación. Era mejor, para este punto de vista, fomentar su emigración desde Europa. Para las élites británicas la Declaración Balfour era un medio para lograr ese fin.

Theodor Herzl, el padre del sionismo político, entendió muy bien este agudo antisemitismo. Su idea de un Estado judío fue inspirada en parte por el famoso caso Dreyfus, en el que un oficial judío del ejército francés fue incriminado por traición por sus comandantes. Herzl estaba convencido de que el antisemitismo siempre excluiría a los judíos de la verdadera aceptación en Europa.

Es por esta razón que los comentarios del señor Livingstone -aunque torpemente expresados- apuntan a una verdad importante. Herzl y otros de los primeros sionistas aceptaron implícitamente el inquietante marco de la intolerancia europea.

Herzl llegó a la conclusión de que los judíos deben asumir su alteridad y considerarse a sí mismos una raza aparte. Una vez que encontraron un benefactor que les proporcionó un territorio –Gran Bretaña pronto obligaría a Palestina- podrían emular a los otros pueblos europeos desde lejos.

Durante un tiempo algunos líderes nazis fueron comprensivos. Adolf Eichmann, uno de los ingenieros posteriores del Holocausto, visitó Palestina en 1937 para promover la “emigración sionista” de los judíos.

Hannah Arendt, judía alemana y erudita del totalitarismo, argumentó incluso en 1944 -mucho después de que los nazis abandonaran las ideas de la emigración y optaran en su lugar por el genocidio- que la ideología que sustenta el sionismo no era “otra cosa que la aceptación acrítica del nacionalismo de inspiración alemana”.

Israel y sus partidarios preferirían olvidar que antes de la llegada de los nazis la mayoría de los judíos se opusieron profundamente a que los enviasen en un futuro a Palestina.

Los que tratan de recordarnos esta historia olvidada se arriesgan a que los acusen -como Livingstone- de antisemitas. Se les acusa de hacer una comparación simplista entre el sionismo y el nazismo.

Pero hay una buena razón para examinar este incómodo periodo.

Sin embargo los políticos israelíes modernos, incluyendo a Benjamín Netanyahu, aún declaran con regularidad que los judíos tienen una sola morada, en Israel. Después de cada ataque terrorista en Europa instan a que los judíos partan deprisa para Israel diciéndoles que nunca pueden estar seguros donde están.

Eso también nos alerta sobre el hecho de que aún hoy el movimiento sionista no puede dejar de reflejar muchos de los defectos de los nacionalismos étnicos europeos actualmente desacreditados, como el general Golan parece apreciar.

Tales características –todas demasiado evidentes en Israel- incluyen: una definición excluyente de pertenencia a un pueblo, la necesidad de fomentar el miedo y el odio del otro como una manera de mantener a la nación fuertemente unida, una obsesión por avidez de territorio y una cultura altamente militarizada.

El reconocimiento de las raíces ideológicas del sionismo inspiradas en las definiciones raciales de pueblo que, en parte, alimentaron la Segunda Guerra Mundial, podría permitirnos entender un poco mejor el Israel moderno. Y por qué parece incapaz de tender a los palestinos una mano de paz.

Jonathan Cook es un periodista independiente que reside en Nazaret.

Fuente: Zionism’s roots help us interpret Israel today

Fuente: Jonathan Cook, jonathan-cook.net / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J.M.)

VISTO EN: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=61111

ACTUALIDAD EN GAZA:

Aviones israelíes bombardean una aldea en la Franja de GazaAviones israelíes bombardean una aldea en la Franja de Gaza

Aviones de combate israelíes volvieron a bombardear, la noche del miércoles, una localidad en la asediada Franja de Gaza, según fuentes locales.

jueves, 14 de julio de 2016 7:24

Los recientes bombardeos israelíes se llevan a cabo en momentos en los que la cercada población de Gaza aun no se ha recuperado de la mortífera agresión que lanzó el ejército israelí contra el enclave costero entre julio y agosto de 2014, una guerra que en 50 días mató a casi 2200 palestinos, entre ellos 577 niños, de acuerdo con las cifras proporcionadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Otros 11.100 palestinos, incluidos 3374 niños, 2088 mujeres y 410 personas de edad avanzada, también resultaron heridos en los ataques israelíes del año 2014. Aunque la guerra concluyó el 26 de agosto de ese mismo año la aviación israelí sigue atacando con frecuencia las zonas residenciales en Gaza.


Antiguo pero muy interesante y de actualidad artículo de la red Global Research que recupera la página Detectives de Guerra.

Global Research | Abril de 2013 | Julie Lévesque

 

burqa-3

Los derechos de la mujer se esgrimen cada vez más como un útil recurso para nuevos planes imperialistas.

Los jefes de Estado occidentales, los altos cargos de las Naciones Unidas y los portavoces militares elogiarán invariablemente la dimensión humanitaria de la invasión de Afganistán de octubre de 2001 dirigida por la OTAN y Estados Unidos, que supuestamente se llevó a cabo para luchar contra el fundamentalismo religioso, ayudar a las niñas a ir a la escuela y liberar a las mujeres sometidas al yugo talibán.

La lógica de esta dimensión humanitaria de la guerra de Afganistán es cuestionable. Conviene recordar que desde el inicio de la guerra afgano-soviética Estados Unidos apoyó a los talibán como parte de una operación encubierta dirigida por la CIA.

Tal como lo describe la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA):

“Estados Unidos y sus aliados trataron de legitimar su ocupación militar de Afganistán bajo la bandera de “traer la libertad y la democracia al pueblo afgano”. Pero según hemos experimentado en las últimas tres décadas, con relación al destino de nuestro pueblo el gobierno estadounidense considera en primer lugar sus propios intereses políticos y económicos, y ha conferido poder y equipado a las bandas fundamentalistas más traidoras, antidemocráticas, misóginas y corruptas de Afganistán”.

Fue Estados Unidos quien instaló el régimen talibán en Afganistán en 1996, una estrategia de su  política exterior que tuvo como resultado la desaparición de los derechos de las mujeres afganas:

“Según la NSDD 166 [Directriz de Decisión de Seguridad Nacional nº 166], la ayuda estadounidense a las brigadas islámicas canalizada a través de Pakistán no se limitaba a la ayuda militar de buena fe. Por medio de la Agencia Estadounidense para Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) Washington también ayudó y financió el proceso de adoctrinamiento religioso cuya finalidad era garantizar la desaparición de las instituciones laicas” (Michel Chossudovsky, 9/11 ANALYSIS: From Ronald Reagan and the Soviet-Afghan War to George W Bush and September 11, 2001, Global Research, 9 de septiembre de 2010),

Estados Unidos financió generosamente las escuelas religiosas:

“La educación en Afganistán en los años anteriores a la guerra afgano-soviética era en general laica. La educación encubierta estadounidense destruyó la educación laica. La cantidad de escuelas religiosas (madrasas) patrocinadas por la CIA aumentó de 2.500 en 1980 a más de 39.000 [en 2001]” (Ibid).

Afghan women.(AFP Photo / Shah Marai)

Foto: Mujeres afganas hoy (Foto: AFP Photo / Shah Marai)

Foto: mujeres afganas en la década de 1970 antes de la intervención dirigida por la CIA.

Algo que desconoce el público estadounidense, Estados Unidos difundió las enseñanzas de la yihadislámica en libros de texto “made in America” elaborados en la universidad de Nebraska:

“[…] Estados Unidos gastó millones de dólares para suministrar a las niñas y niños afganos en edad escolar libros de texto repletos de imágenes violentas y de enseñanzas militantes islámicas, que eran parte de los intentos encubiertos de fomentar la resistencia a la ocupación soviética.

Los manuales, que estaban repletos discursos sobre la yihad y mostraba dibujos de pistolas, balas, soldados y minas, han servido desde entonces como principal programa de estudios de sistema escolar afgano…

La Casa Blanca defiende el contenido religioso afirmando que los principios islámicos impregnan la cultura afgana y que los libros son absolutamente acordes a la legislación y política estadounidense. Sin embargo, expertos legales se preguntan si los libros violan una prohibición constitucional de emplear dinero de los contribuyentes para promocionar la religión.

[…] Altos cargos de USAID afirmaron en varias entrevistas que dejaron intacto el material islámico porque temían que los educadores afganos rechazaran los libros que carecieran de una fuerte dosis de pensamiento musulmán. La agencia quitó su logotipo de los libros y toda mención al gobierno estadounidense, afirmó la portavoz de USAID Kathryn Stratos.

“El apoyar instituciones religiosa no es una política de USAID”, afirmó Stratos, “pero continuamos con el proyecto porque el propósito principal es [. . .] es educar a los niños, que es predominantemente una actividad laica”.

[…] Publicados en las lenguas afganas dominantes dari y pastún, los libros de texto se crearon a principios de la década de 1980 gracias a una subvención de USAID a la universidad de Nebraska-Omaha y su Centro para Estudios Afganos. La agencia gastó 51 millones de dolares en programas de educación universitaria en Afganistán de 1984 a 1994” (Washington Post, 23 de marzo de 2002).

Retrospectiva histórica

Antes de que los talibán llegaran al poder, las mujeres afganas tenían una vida que en muchos sentidos era similar a la de las mujeres occidentales (véase abajo las fotos): Seguir leyendo


Allí no se dan “primaveras”, ni hay “rebeldes moderados”, ni ISIS, ni EI, ni refugees… Gozan de la amistad e impunidad internacional. Desde Occidente se ve como un gran y necesario aliado; Los medios y grandes ONGs pasan de puntillas por sus abusos, no hay condenas públicas desde instituciones o personalidades. No hay peticiones de derechos humanos, ni sanciones, ni rotura de relaciones. No se habla de presos políticos, no hay concentraciones de repulsa, ni manifestaciones feministas, ni observadores internacionales y ni siquiera parece ser necesario exportar nuestra democracia y libertad…

 

Una mujer decapitada en la carretera. Cinco cadáveres decapitados cuelgan de unas grúas.

Un documental expone el horror de la vida cotidiana en Arabia Saudí ¿Por qué Reino Unido adula este reino de la barbarie?

Daily Mail Online |  21 de Marzo de 2016 | PETER OBORNE. Traducción IPV

Cinco cuerpos cuelgan de un poste suspendido entre dos grúas, una exhibición pública que sirve como recordatorio para aquellos que quisieran optar por una vida de crimen.
Pertenecen a una banda de cinco ladrones, los cuales fueron decapitados públicamente antes de que sus cadáveres fueron izadas en el aire, donde permanecerán durante días.
Esta espantosa visión es una escena de un impactante documental que se emitirá esta semana, que arroja luz sobre la vida en Arabia Saudita , uno de los países más sangrientos y más herméticos del mundo.

This gruesome sight is one scene in a shocking documentary to be aired this week which sheds light on life in Saudi Arabia, one of the world’s bloodiest and most secretive countries

Five bodies hang from a pole suspended between two cranes, a public display which serves as a reminder to those who might contemplate a life of crime

The film, Saudi Arabia Uncovered, contains harrowing footage of beheadings

 

Ver vídeo: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3502079/Saudi-Arabia-s-kingdom-savagery-DOES-Britain-cosy-butchers.html#v-457766210578564079

La película, Arabia Saudita al descubierto, contiene imágenes de decapitaciones desgarradoras. Una mujer vestida de negro se encuentra retenida en la vía pública por cuatro policías sauditas, ha sido condenada por matar a su hijastra. Es ejecutada de un sablazo en el cuello, mientras grita: “Yo no lo hice”.

Todos hemos oído hablar de la brutalidad del régimen saudí, pero lo que hace este documental tan escalofriante es que lo veamos en pantalla.

En otra escena de decapitación, el verdugo, vestido con ropas blancas típicasmente usadas ​​por los hombres saudís, levanta su espada curva por encima de su cabeza y la baja de un golpe seco.

El documental muestra a los espectadores a un gran plaza apodada “Chop Chop Square” (‘to chop’ es trocear), ya que es el sitio de múltiples ejecuciones en la capital saudí, Riad. La cámara se detiene en el sistema de desagües manchado de rojo usado para lavar la sangre de las personas ejecutadas.

La policía se muestra blandiendo látigos contra las mujeres, que son consideradas ciudadanas de segunda clase. Hay un momento en que tiran al suelo brutalmente a una mujer y se la oye gritar.
De la misma forma, un cliente masculino de un supermercado empuja a una clienta femenina al suelo sin razón aparente. A continuación, se larga caminando, ajeno a su angustia, mientras ella se aparta aterrada de su camino.

Lo que la película deja bien claro es que el país es una dictadura asesina que se niega a tolerar la disidencia. Seguir leyendo


En este episodio, a través de dos películas antiraníes (Rose Water y Argo) mostramos cómo los norteamericanos anhelan manchar el rostro de Irán y demonizar el país persa.

Seguir leyendo


https://i1.wp.com/217.218.67.243/images/thumbnail/20150406/0926109_xl.jpgNueva serie de 6 episodios de los reportajes de Hollywood Cut de la cadena HispanTV donde analiza la islamofobia dominante en lo que se conoce como “la meca del cine”.

En este episodio del programa, analizamos la imagen terrorista y bárbara que difunden las películas hollywoodenses de los musulmanes.

En las series ¨desaparecidos¨, ¨Prisionero de guerra¨ y la película de Walt Disney ¨Aladino¨. Veremos cómo se mantiene viva y presente la islamofobia en la industria del entretenimiento.

Capítulo 2

En el presente capítulo de Hollywood Cut, seguiremos viendo y analizando el peculiar tema de la “Islamofobia”.

La difusión del terrorismo y la barbaridad de los musulmanes es el más típico método utilizado por las películas hollywoodenses para deformar la imagen del verdadero Islam.

Capítulo 3

Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: