Allí no se dan “primaveras”, ni hay “rebeldes moderados”, ni ISIS, ni EI, ni refugees… Gozan de la amistad e impunidad internacional. Desde Occidente se ve como un gran y necesario aliado; Los medios y grandes ONGs pasan de puntillas por sus abusos, no hay condenas públicas desde instituciones o personalidades. No hay peticiones de derechos humanos, ni sanciones, ni rotura de relaciones. No se habla de presos políticos, no hay concentraciones de repulsa, ni manifestaciones feministas, ni observadores internacionales y ni siquiera parece ser necesario exportar nuestra democracia y libertad…

 

Una mujer decapitada en la carretera. Cinco cadáveres decapitados cuelgan de unas grúas.

Un documental expone el horror de la vida cotidiana en Arabia Saudí ¿Por qué Reino Unido adula este reino de la barbarie?

Daily Mail Online |  21 de Marzo de 2016 | PETER OBORNE. Traducción IPV

Cinco cuerpos cuelgan de un poste suspendido entre dos grúas, una exhibición pública que sirve como recordatorio para aquellos que quisieran optar por una vida de crimen.
Pertenecen a una banda de cinco ladrones, los cuales fueron decapitados públicamente antes de que sus cadáveres fueron izadas en el aire, donde permanecerán durante días.
Esta espantosa visión es una escena de un impactante documental que se emitirá esta semana, que arroja luz sobre la vida en Arabia Saudita , uno de los países más sangrientos y más herméticos del mundo.

This gruesome sight is one scene in a shocking documentary to be aired this week which sheds light on life in Saudi Arabia, one of the world’s bloodiest and most secretive countries

Five bodies hang from a pole suspended between two cranes, a public display which serves as a reminder to those who might contemplate a life of crime

The film, Saudi Arabia Uncovered, contains harrowing footage of beheadings

 

Ver vídeo: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3502079/Saudi-Arabia-s-kingdom-savagery-DOES-Britain-cosy-butchers.html#v-457766210578564079

La película, Arabia Saudita al descubierto, contiene imágenes de decapitaciones desgarradoras. Una mujer vestida de negro se encuentra retenida en la vía pública por cuatro policías sauditas, ha sido condenada por matar a su hijastra. Es ejecutada de un sablazo en el cuello, mientras grita: “Yo no lo hice”.

Todos hemos oído hablar de la brutalidad del régimen saudí, pero lo que hace este documental tan escalofriante es que lo veamos en pantalla.

En otra escena de decapitación, el verdugo, vestido con ropas blancas típicasmente usadas ​​por los hombres saudís, levanta su espada curva por encima de su cabeza y la baja de un golpe seco.

El documental muestra a los espectadores a un gran plaza apodada “Chop Chop Square” (‘to chop’ es trocear), ya que es el sitio de múltiples ejecuciones en la capital saudí, Riad. La cámara se detiene en el sistema de desagües manchado de rojo usado para lavar la sangre de las personas ejecutadas.

La policía se muestra blandiendo látigos contra las mujeres, que son consideradas ciudadanas de segunda clase. Hay un momento en que tiran al suelo brutalmente a una mujer y se la oye gritar.
De la misma forma, un cliente masculino de un supermercado empuja a una clienta femenina al suelo sin razón aparente. A continuación, se larga caminando, ajeno a su angustia, mientras ella se aparta aterrada de su camino.

Lo que la película deja bien claro es que el país es una dictadura asesina que se niega a tolerar la disidencia.

The documentary introduces viewers to a large public space nicknamed Chop Chop Square because it is the site of so many executions in the Saudi capital, Riyadh

Sin embargo, Arabia Saudita sigue siendo uno de los más estrechos aliados de Gran Bretaña, no sólo en el Medio Oriente, sino en todo el mundo, como lo ha hecho durante casi un siglo. Los vendemos armas. Nos venden aceite. Las familias reales de cada país están cerca. El príncipe Carlos ha hecho numerosos viajes al reino y, cuando el rey Abdullah murió el año pasado, las banderas de Westminster onedaron a media asta en un homenaje muy inusual para un gobernante extranjero.
Nuestros líderes convenientemente pasan por alto la verdad sobre el reino del desierto.

[Nota de IPV: Una situación tremendamente similar a la que se da en la diplomacia española con el régimen terrorista saudí]

En Arabia Saudita, incluso una pequeña crítica del régimen puede dar lugar a una pena de flagelación o una larga condena. Decapitaciones, la película deja en claro que son muy comunes – en lo que va de año, el país ha estado ejecutando gente a un ritmo de casi uno al día.

Férreos códigos morales son impuestas por la policía religiosa mientras patrullan las calles y centros comerciales. La blasfemia se castiga con la lapidación o la ejecución, el robo con la amputación. Toda persona declarada culpable de insultar al Islam se enfrenta a diez años de prisión o quizás 1.000 latigazos.

El resto de mundo se mantiene en la ignorancia de la mayoría de esto porque es imposible que periodistas extranjeros informen o filmen en Arabia Saudita sin vigilancia. De hecho, es difícil entrar en el país, incluso en calidad de turista.

Only because of the extraordinary bravery of the film’s makers, and Saudi democracy activists who helped them, is the truth now being airedSólo por la extraordinaria valentía de los responsables de la película, y activistas de la democracia saudíes que les ayudaron, la verdad será ahora emitida.

El documental se basa en seis meses de rodaje con cámara oculta y aunque su metraje de palizas y decapitaciones es lo suficientemente preocupante, también expone los extremos de riqueza y pobreza en este país rico en petróleo.

Además, se cuenta la historia de los hombres y las mujeres que se atreven a hablar en contra de la dictadura de Arabia, y revela el terrible precio que tienen que pagar por su valor.

La película, que será emitida mañana por la noche, es una producción compartida por ITV y la radiodifusión pública en los EE.UU.

Esta es la misma combinación de radiodifusión que causó una atronadora controversia internacional cuando, hace casi 36 años, se proyectará “La muerte de una princesa”, la historia de una princesa saudí y su amante que fueron ejecutados por adulterio.

En el revuelo resultante, el embajador británico en Arabia Saudí fue expulsado y se rompieron contratos comerciales. La película fue condenada por el Ministerio de Asuntos Exteriores porque ofendía a los gobernantes saudíes, y nunca ha sido reemitida en la televisión británica.

Desde ya, una presión similar se está ejerciendo sobre este nuevo documental. El activista saudí Loujain al-Hathloul, que hace campaña por los derechos de la mujer en un país donde las mujeres no se les permite conducir – que fue encarcelado y tratado como un terrorista después de publicar un video de sí misma conduciendo un coche – ha recibido amenazas de muerte después de participar en la película.

Es fácil ver por qué una muestra como esta película podría ser recibida con horror por el stablishment saudí.

A parte de la brutalidad, la filmación secreta en una mezquita Arabia muestra un predicador difundindo grotescos mensajes antisemitas. “Los Judios han abusado, dictado y contaminado la tierra”, dice. ‘Por lo tanto, oh Dios, detenlos y derrama sobre ellos el azote de la tortura, no dejes que su bandera vuele alto, y crea un ejemplo de ellos.’

La película revela cómo se dirige el odio a otras religiones en las escuelas sauditas. Una de las cámaras secretas pide a un niño saudí de 14 años de edad, que cuente lo que se enseña en la escuela. “Los cristianos deben ser castigados con la muerte hasta que no quede ninguno. Deben ser decapitados”.
Pero a los escolares no sólo se les enseña a dirigir el odio a los cristianos y los Judios. También se les instruye para convertir a los musulmanes chiítas, una minoría sustancial en Arabia Saudita.
El chico dice fríamente: “Nos enteramos de que los chiítas son blasfemos. Ellos deben ser castigados con la muerte. Debemos luchar contra ellos en nombre del Islam.”

It is easy to see why such an exposé might be greeted with horror by the Saudi establishment

La película incluye imágenes exclusivas de chiítas desesperados en el este de Arabia Saudita que valientemente protestan contra su opresión. Ilustra cómo un manifestante joven, Ali Nimr, fue detenido a la edad de 17 años y condenado a ser decapitado, mostrando su cuerpo sin cabeza al público durante dos días por su papel en las protestas.

El Gobierno británico dice que ha recibido garantías de que no será ejecutado, pero los informes de medios de comunicación saudíes la semana pasada sugirieron que podría ser ejecutado de forma inminente.
El tío de Ali, Sheikh Nimr, un controvertido clérigo chiíta, fue ejecutado el 2 de enero de este año, junto con otros 46 hombres, en la ejecución más numerosa de Arabia Saudita desde 1980.
El Gobierno británico es muy consciente de toda la brutalidad dispensada en Arabia Saudita. Esto es lo que la embajada del Reino Unido en Riad dice en su paquete de información para los presos británicos en el reino del desierto: “Los tribunales saudíes imponen una serie de castigos físicos severos.

La pena de muerte puede ser impuesta por una amplia gama de delitos como el asesinato, la violación, el robo a mano armada, el consumo repetido de drogas, la apostasía, el adulterio, la brujería y la hechicería, y puede ser llevada a cabo mediante decapitación con una espada, lapidación o fusilamiento”.

The death penalty can be imposed for a wide range of offences including murder, rape, armed robbery, repeated drug use, apostasy, adultery, witchcraft and sorcery, and can be carried out by beheading with a sword, stoning or firing squad

Cualquier persona que protesta contra el régimen saudí se enfrenta a penas desgarradoras. Un blogger, Raif Badawi, fue condenado por insultar al Islam después de hacer comentarios públicos sobre su gobierno y el Islam.
“La única manera de tratar con un mundo no libre”, escribió, “es llegar a ser tan absolutamente libre que la simple existencia se convierte en un acto de rebelión.”
Por comentarios como este, Badawi, padre de tres hijos cuya familia ahora vive en el exilio, fue condenado a 1.000 latigazos y diez años de cárcel.

La policía religiosa prohibe incluso la reproducción de música en público. La película contiene imágenes perturbadoras de ellos rompiendo un laúd que se está tocando en una playa.
La policía es implacable a la hora de cumplir su versión extremista del Islam, conocida como wahabismo. Hay imágenes de estos fanáticos pagados por el Estado obligando a las mujeres a cubrirse, reprenderlas por llevar maquillaje o sacando a pastores de cafés para orar.
El título oficial de la policía religiosa es el “Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio”. Escalofriante, sólo dos movimientos en el mundo – los talibanes en Afganistán y Estado Islámico en Siria e Irak – tienen organizaciones con el mismo nombre.

El gobierno de Arabia Saudita siempre ha negado las conexiones con el Estado islámico o con Al Qaeda. Sin embargo, ambas organizaciones yihadistas acogen la religión del estado en la que Arabia Saudita ha gastado un estimado de $ 70 mil millones (£ 48 mil millones) para su expansión por todo el mundo.

This is a documentary that exposes the deep hypocrisy of Saudi Arabia’s relationship with Britain and the West

Britain is determined to maintain this relationship even though the country it deals with is, by any definition, barbaric

Vídeo: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3502079/Saudi-Arabia-s-kingdom-savagery-DOES-Britain-cosy-butchers.html#v-307132264725264898

 

Arabia Saudita niega cualquier vínculo con el terrorismo, y de hecho se prepara para enviar tropas a luchar contra el Estado islámico en Siria. Pero esta película examina la evidencia para asegurar que existían vínculos entre los saudíes y Al Qaeda antes del ataque a las torres gemelas el 11S.
Es bien sabido que 15 de los 19 secuestradores de Al Qaeda en el 11S eran ciudadanos sauditas. Sin embargo, siempre ha habido sospechas que los enlaces eran mucho más profundos, y la película ofrece pruebas convincentes de que esto podría ser así.

Este es un documental que expone la profunda hipocresía de la relación de Arabia Saudita con Gran Bretaña y Occidente. Gran Bretaña está determinada a mantener esta relación a pesar de que el país es, por definición, una dictadura bárbara.

La película muestra cómo incluso la temible policía saudí – que disparan balas a manifestantes desarmados y activistas simplemente por expresar una opinión contraria al estado – son entrenados por el Colegio del Gobierno británico de la policía.

La amistad de nuestra nación con Arabia Saudita significa colaborar con un régimen que persigue sus propios ciudadanos con un salvajismo que desafía la imaginación.

Algunos podrían argumentar que esta brutalidad doméstica es sólo un asunto de Arabia Saudita. Cuando se le preguntó recientemente para justificar nuestra relación con los saudíes, David Cameron respondió que los servicios de inteligencia del país han proporcionado información vital de planes terroristas dirigidos a Gran Bretaña.

Sin embargo, este argumento es socavado por el hecho indudable de que Arabia Saudita exporta su ideología yihadista asesina en todo el mundo.
Sobre la base de esta preocupante película, es el momento de volver a evaluar las relaciones de Gran Bretaña con el Reino de Arabia Saudita.

Arabia Saudi Undercover (Arabia Saudita al descubierto), producido por Producciones Hardcash.
FUENTE ORIGINAL: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3502079/Saudi-Arabia-s-kingdom-savagery-DOES-Britain-cosy-butchers.html#ixzz43j1rnytx

TRADUCCIÓN IPV