Análisis forense de los informes de Amnistía Internacional sobre la Operación Muro Protector

PalestinaLibre.org | 18 Agosto 2015 | Norman G. Finkelstein. Byline (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.)

Amnistía Internacional (AI) es una de las organizaciones de derechos humanos más importantes del mundo. Sus declaraciones modelan la opinión pública, mientras que los Estados se sienten obligados si no a tenerle en cuenta, cuando menos a responderle. Un movimiento a favor de la justicia que aspire a llegar a un público amplio y a influir en la política de Estado no se puede permitir ignorar a AI si esta se equivoca o cuando lo hace. Esta monografía considera que AI ha perdido verdaderamente el norte y su objetivo es documentarlo con la esperanza de que AI haga una corrección o de que sus miembros de base le obliguen a hacerla.En lo últimos años AI ha publicado informes de derechos humanos meticulosamente documentados y legalmente impecables sobre el conflicto israelo-palestino, por ejemplo Operation “Cast Lead”: 22 days of death and destruction [Operación Plomo Fundido: 22 días de muerte y destrucción] [1], una virulenta crítica del ataque de Israel a Gaza en 2008-9. Pero este no ha sido siempre el caso. Durante muchas décadas esta venerable organización de derechos humanos dio de hecho carta blanca a Israel para su práctica generalizada de la tortura en los territorios palestinos ocupados [2]. A juzgar por sus informes publicados después del ataque israelí a Gaza en el verano de 2014, la Operación Margen Protector, AI está volviendo a sus disculpas anteriores. Para quienes han llegado a fiarse de AI y citarla como fuente de un correcto informe de derechos humanos esta evolución es inquietante y profundamente frustrante. El principal objetivo de esta monografía no es dar cuenta del aparente retroceso de AI, aunque en la conclusión se aventurarán algunas conjeturas al respecto, sino documentarlo exhaustivamente y centrarse en particular en la acusación global que hace AI a Hamas [3] en el informe Unlawful and Deadly: Rocket and mortar attacks by Palestinian armed groups during the 2014 Gaza/Israel conflict [Ilegales y mortales: ataques con cohetes y mortero de grupos armados palestinos durante el conflicto Gaza/Israel de 2014] [4].

Un balance falaz

El cuadro 1 presenta los datos brutos con los que empieza necesariamente una valoración desde el punto de vista de los derechos humanos de la Operación Margen Protector (en adelante OMP) [5]. 

TABLE 1 Civilian Losses in Operation Protective Edge

 

Víctimas totales
(de las cuales son niños)
Civiles
(% del total de víctimas)
Combatientes
(% del total de víctimas)
Daños directos a infraestructuras civiles (en dólares) Viviendas civiles destruidas /inhabitables
Israel 73 (1) 6 ** (8) 67 (92) 55.000.000 [6] 1 *** 
Gaza 2.200 (550)* 1,560 (70) [7]) 640 (30) 4.000.000.000 [8] 18.000 ****

 

· * Las cifras de Gaza se han redondeado. En toda esta monografía las cifras altas se redondean en decenas, centenas o miles.

· ** Uno de los civiles era un trabajador inmigrante tailandés.

· *** Otras 11 sufrieron algún daño.

· **** Otras 38.000 sufrieron algún daño.

“Una vez más los civiles de ambas partes fueron los más castigados por la tercera guerra a plena escala en menos de seis años”, observa AI en in Unlawful and Deadly. Aunque se podría decir que esta afirmación es cierta [9], oculta la abismal diferencia entre la magnitud del sufrimiento infligido a los gazíes en comparación con el de los civiles israelíes [10]. Resulta difícil encontrar un ejemplo más gráfico de una diferencia cuantitativa que se convierte en cuanlitativa que el único niño israelí frente a los 550 niños gazíes asesinados y no merma el carácter sagrado de cada vida el indicar que si la muerte de un niño israelí es terrible, entonces, según el mismo cálculo, la muerte de niños en Gaza es 550 veces más terrible.

Una Misión Médica de Investigación internacional reclutada por la filial israelí de Médicos por los Derechos Humanos y formada por eminentes profesionales médicos concluía su informe sobre OMP con esta advertencia: “Sin querer minusvalorar en modo alguno los traumáticos efectos de la guerra sobre los civiles israelíes, estos palidecen en comparación con las consecuencias de la destrucción generalizada provocada a Gaza”[11]. Incluso el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, que en el pasado deshonró su cargo con su apología a favor de Israel [12], diferenció claramente entre los ataques letales de Israel a instalaciones de la ONU durante OMP, los cuales “deplora”, y el mal uso que hizo Hamas de las instalaciones de la ONU, por el que “está consternado” [13]. Se busca en vano un reconocimiento o matización similares por parte de AI.

En conformidad con esta imagen de imparcialidad AI transmite la impresión de que Israel y Hamas fueron igualmente culpables de haber violado las leyes de guerra. Publicó dos informes después de la guerra que documentaban los crímenes de Israel y otros dos que documentaban los crímenes de Hamas (cuatro informes en total), aunque sorprendentemente dedicó en total muchas más páginas a acusar Hamas (107) que a Israel (78)[14]. En su informe Operation “Cast Lead” AI formuló más acusaciones contra Israel (60 páginas frente a 13), con lo que la distribución del espacio relativo de este informe anterior era más acorde, aunque todavía no lo fuera totalmente, con la muerte y destrucción infligidos por cada parte [15]. La introducción a cada uno de estos informes de postguerra sobre OMP equilibra metódicamente la distribución de la culpa. Como si esto no fuera suficientemente problemático, en Unlawful and Deadly se detalla a lo largo de más de dos páginas la muerte de cada niño israelí a consecuencia de los ataques de Hamas. Si AI hubiera buscado verdaderamente ser equilibrado, ¿acaso no debería haber dedicado 1.100 páginas a los niños gazíes asesinados? AI incluso sugiere que Hamas fue la parte más manifiestamente culpable en el conflicto. Así, la conclusión de Unlawful and Deadly deplora claramente “el flagrante desprecio por parte de Hamas del derecho humanitario internacional” mientras que uno de los informes recíprocos de AI, Families under the Rubble: Israeli attacks on inhabited homes [Familias bajo los escombros: los ataques israelíes a casas habitadas], concluye cautelosamente que la destrucción creada (18.000 viviendas gazíes fueron destruidas o quedaron inhabitables, lo que dejó a 110.000 personas sin hogar) “plantea preguntas difíciles al gobierno israelí que por el momento no ha contestado” [16]. Por supuesto, se puede imaginar que Hamas cometiera tantos crímenes como Israel, si no más, durante OMP, pero a primera vista sería una conclusión de lo más anómala. Tanto en términos absolutos como relativos, el grado de culpabilidad parece inclinarse fuertemente del lado israelí: Hamas mató a 73 israelíes, solo el 8% de los cuales eran civiles, mientras que Israel mató 2.200 gazíes un 70% de los cuales eran civiles; el daño causado a las infraestructuras civiles de Gaza (4.000 millones de dólares) multiplica por 70 el causado a las infraestructuras de Israel (55 millones de dólares), mientras que la proporción de viviendas civiles destruidas por Israel frente a las destruidas Hamas es de 18.000 a 1. La pregunta fascinante es cómo consigue AI convertir este balance tan enormemente desequilibrado en una acusación “ecuánime” de ambas partes en el conflicto.

Notas

[1] 2009. [Se puede consultar en castellano en http://amnistiainternacional.org/publicaciones/80-israel-gaza-operacion-plomo-fundido-22-dias-de-muerte-y-destruccion.html%5D.[2] Norman G. Finkelstein, Knowing Too Much: Why the American Jewish romance with Israel is coming to an end (New York: 2012), p. 97.

[3] El nombre Hamas se utiliza aquí para indicar todos los grupos armados en Gaza.

[4] 2015. [Se puede consultar en castellano en https://www.amnesty.org/es/documents/mde21/1178/2015/es/%5D

[5] Para los antecedentes de OMP, véase Norman G. Finkelstein, Method and Madness: The hidden story of Israel’s assaults on Gaza (New York: 2014).

[6] La mayor parte de los datos de esta monografía provienen del Estado de Israel, The 2014 Gaza Conflict, 7 July-26 August 2014 (Mayo 2015). Esta informa de que las indemnizaciones totales por daños directos a civiles israelíes ascenderán a 40 millones de dólares, mientras que el Estado gastará una suma adicional de 15 millones para reparar las infraestructuras públicas dañadas (párrafos 112, 223).

[7] Las cifras de víctimas y daños en el caso de Gaza se basan en el informe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés), Fragmented Lives [Vidas fragmentadas] (marzo de 2015). Las principales organizaciones de derechos humanos que trabajan en Gaza (Al Mezan, Palestinian Center for Human Rights) cifran la cantidad de civiles muertos entre 1.600 y 1.700. [El informe de] Israel 2014 Gaza Conflict afirmaba que de los 1.700 muertos gazíes que habían sido clasificados de un total de 2.125, 940 (44 %) eran “militantes” de Hamas, 760 (36 %) eran civiles y 420 (20 %) estaban “por clasificar”. También afirma que “en todos los casos excepto raras excepciones, las mujeres, niños menores de 16 años y los ancianos se clasificaban automáticamente como “no implicados” en sus cálculos”. Dejando de lado todas los demás absurdos de la contabilidad de Israel, la cantidad de mujeres y niños gazíes asesinados (esto es, sin incluir ningún hombre adulto) sumaba ya un total de 850 personas, según la OCHA (la única discrepancia leve es que la OCHA consideraba niño a toda persona menor de 17). El informe israelí culpa a la OCHA de basar su distinción combatiente/civil en “las listas diarias de muertos publicadas por el ministerio de Sanidad de Gaza controlado por Hamas”, que, continúa, “no identifica si la persona fallecida era un militante”. Es difícil imaginar cómo la OCHA se pudo basar en cifras desglosadas del ministerio si este no las había proporcionado. Véase 2014 Gaza Conflict, p. 56n165; Anexo—Palestinian Fatality Figures in the 2014 Gaza Conflict, párrafos 9, 13, 26-27.

[8] Estado de Palestina, The National Early Recovery and Reconstruction Plan for Gaza (Octubre de 2014), p. 9.

[9] Por otra parte, solo un 8 % del total de las víctimas israelíes eran civiles

[10] En su último informe publicado, “Strangling Necks”: Abductions, torture and summary killings of Palestinians by Hamas forces during the 2014 Gaza/Israel conflict (2015 [se puede consultar en castellano con el título “Gaza: Palestinos torturados y ejecutados sumariamente por Hamás durante el conflicto de 2014 “, https://www.amnesty.org/es/latest/news/2015/05/gaza-palestinians-tortured-summarily-killed-by-hamas-forces-during-2014-conflict/%5D), AI menciona brevemente que “la magnitud de las víctimas y la destrucción causadas en Gaza por las fuerzas israelíes excede con mucho las causadas por los ataques palestinos a Israel, lo que refleja, entre otros factores, la mucho mayor potencia de fuego de Israel”.

[11] Jutta Bachmann et al., Gaza 2014: Findings of an independent medical fact-finding mission (2015), p. 101 (en adelante Misión Médica de Investigación)

[12] Finkelstein, Method, pp. 101-20.

[13] Los comentarios de Ban Ki-moon se publican adjuntos al sumario del informe final de una comisión de investigación de la ONU a la que encargó investigar “determinados incidentes ocurridos en la Franja de Gaza entre el 8 de julio 2014 y el 26 de agosto de 2014” (en adelante Comisión de Investigación de la ONU).

[14] Además de Unlawful and Deadly y de “Strangling Necks” AI publicó Families under the Rubble: Israeli attacks on inhabited homes (2014) y “Nothing Is Immune”: Israel’s destruction of landmark buildings in Gaza (2014). Conviene señalar que estos cuatro informes se publicaron entre el final de OMP y la publicación del informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre esta operación en junio de 2015. Todo lo que AI publique después del informe de la ONU tendrá poco impacto político o ninguno. Casualmente, el informe de la ONU utiliza abundantemente estos cuatro informes de AI, una cuestión sobre la que volverá este escritor en una próxima monografía.

[15] Una yuxtaposición precisa arroja aún más sombra sobre las asignaciones espaciales de AI: en cifras absolutas, la escala de civiles muertos y de destrucción infligida por Israel durante la Operación Muro Protector fue mucho mayor mientras que en el caso de Hamas fue casi la misma.

[16] Por otra parte, “Strangling Necks” afirma categóricamente: “Las fuerzas militares israelíes cometieron crímenes de guerra y otras violaciones graves del derecho internacional durante la Operación Muro Protector”. Human Rights Watch (HRW) también condenó mucho más rápidamente a Hamas que a Israel. “Obviamente es más fácil denunciarlo como crimen de guerra, a saber, el lanzamiento por parte de Hamas de cohetes a zonas civiles”. El director ejecutivo de HRW Kenneth Roth comentó durante OMP: “Esto es abiertamente obvio. No se necesita una investigación exhaustiva para constatarlo. Para Israel hace falta más de una”. (http://m.democracynow.org/stories/9979).

 

SEGUNDA PARTE:

Un arsenal que no presagia nada bueno

Para justificar la desmesurada violencia contra Gaza, Israel invariablemente pone de relieve el arsenal de cohetes que supuestamente acumuló Hamas. Amnistía Internacional (AI) se hace eco de esta argumentación y así el lector aprende en Unlawful and Deadly que ya en 2001 Hamas había hecho acopio de cohetes de corto alcance, que después “desarrolló los cohetes Qassam de mayor alcance”, que “más recientemente grupos armados de Gaza han producido, modernizado o comprado de contrabando miles de cohetes BM- 21 Grad de diferentes tipos de alcances que van 20 a 48 kilómetros, y ha adquirido o producido cantidades menores de cohetes de largo y medio alcance” incluidos “el Fajr 5 iraní y el M-75 fabricado localmente (ambos de un alcance de 75 kilómetros), y los cohetes J-80 de fabricación local con un alcance de 80 kilómetros”, y que “durante la Operación Margen Protector (OMP) la Brigadas al-Qassam afirmaron haber disparado cohetes R-160, una versión de fabricación local del M-302, también con un alcance de 160 kilómetros” [1]. “La mayoría de los 8.3 millones de habitantes de Israel y todos los 2.8 millones de palestinos de la ocupada Cisjordania”, concluye de forma alarmante AI, “se encuentran dentro del alcance de al menos algunos de los cohetes que tienen los grupos armados palestinos en la Franja de Gaza. […] El círculo del miedo se ha ampliado”. Pero, ¿hasta qué punto ha sido real la amenaza que supone para Israel el arsenal de cohetes de Hamas? (Por caridad dejamos de lado la extraña conclusión de AI de incluir a los palestinos de Cisjordania en el “círculo del miedo”).

Según se informó, Hamas lanzó 5.000 cohetes y 2.000 proyectiles de mortero contra Israel durante la OMP [2]. Se suele atribuir al maravilloso sistema de defensa antimisiles de Israel denominado Cúpula de Hierro la discrepancia entre las miles de armas lanzadas por Hamas contra Israel y la muerte y destrucción mínimas que infligieron. Así, AI informa que “el sistema de defensa antimisiles de Israel, Cúpula de Hierro, contribuyó a limitar las víctimas civiles en muchas zonas” y se utilizó “para proteger las zonas civiles de los proyectiles lanzados desde la Franja de Gaza”. Pero esta explicación es poco convincente. Israel afirma que Cúpula de Hierro interceptó 740 cohetes, mientras que el Departamento de Seguridad de las Naciones Unidas (citado por AI) da la cifra de 240. Extrañamente, AI omite las críticas conclusiones de una de las principales autoridades mundiales en defensa antimisiles, Theodore Postol del MIT [3] (anteriormente Postol había desacreditado las triunfantes afirmaciones acerca del sistema de defensa antimisiles Patriot durante la Primera Guerra del Golfo en 1991 [4]). Postol concluyó que Cúpula de Hierro logró interceptar un 5 % de los cohetes lanzados por Hamas o, según los datos de Israel, solamente 40 de estos cohetes [5]. En general, Cúpula de Hierro ha servido de accesorio polivalente en las diferentes campañas hasbara (propaganda) de Israel. Tras la Operación Pilar Defensivo (OPD, 2012), Israel promocionó el éxito de su sistema de defensa antimisiles para compensar los magros resultados del ataque [6]. Pero Israel minimizó la eficacia de Cúpula de Hierro en su informe oficial postmortem sobre OMP, The 2014 Gaza Conflict, 7 July-26 August 2014, de la misma manera que exageró la vulnerabilidad de su frente interno para justificar la muerte y destrucción que Israel había provocado durante la operación. Este informe, que se publicó en 2015 para adelantarse a las críticas conclusiones de la investigación del Comité de Derechos Humanos de la ONU y que no es sino repetitivo, solo dedica dos de los 460 párrafos a Cúpula de Hierro y pone el énfasis no en los brillantes resultados de Cúpula de Hierro sino en el hecho de ser “falible” e incapaz de impedir “amplios daños a vidas y propiedades civiles” [7].

Incluso, según los cálculos oficiales israelí según los cuales interceptaron 740 cohetes, sigue siendo sorprendente que los cientos de cohetes no interceptados por Cúpula de Hierro causaran tan pocos daños. En efecto, antes incluso de que Israel desplegara por primera vez Cúpula de Hierro durante la Operación Pilar Defensivo, apenas se registraron proyectiles de Hamas. Cuando Hamas disparó 13.000 cohetes y proyectiles de mortero contra Israel entre 2001 y 2012, murieron un total de 23 civiles israelíes o un civil cada 500 proyectiles disparados [8]. Durante la Operación Plomo Fundido (2008-9), el ataque más violento de Israel con Gaza antes de la OMP y antes de Cúpula de Hierro, Hamas lanzó 900 proyectiles [9] aunque hubo un total de solo tres civiles muertos. Por otra parte, durante OMP, 2.800 proyectiles de Hamas o un 40 % de la cantidad total cayó en las regiones fronterizas de Israel [10] en las que no se había desplegado Cúpula de Hierro, a pesar de lo cual solo murió un civil israelí a causa de un proyectil [11] (la mayoría de los israelíes habitantes de las zonas fronterizas “permanecieron en sus comunidades de origen” durante al OMP [12]).

Postol achaca las escasas muertes de civiles israelíes durante la OMP fundamentalmente (pero no exclusivamente) al sistema de alerta precoz y de refugios de Israel [13] que ha ido mejorando considerablemente en los últimos años [14]. Pero esto sigue sin servir para explicar el reducido número de víctimas civiles antes de las mejoras de la defensa civil y, lo que aún es más elocuente, no puede explicar los daños materiales mínimos. Durante la OMP una página web del ministerio israelí de Asuntos Exteriores inventarió diariamente los daños materiales causados por los cohetes de Hamas [15]. En la Tabla 2 se resumen sus entradas:

TABLA 2 Daños materiales en Israel causados por ataques con cohete de Hamas

Fecha Descripción
7 de julio
8 Propiedad dañada
9 Un edificio cerca de una guardería afectado
10
11 Una casa completamente destruida, otras dos dañadas
12
13 Un cohete cae en la central eléctrica israelí que suministra electricidad a Gaza
14
15 Daños significativos a coches y propiedades; una escuela de niños con necesidades especiales afectada
16 Una casa dañada
17 Una casa dañada
18 Una guardería y una sinagoga dañadas
19 Daños generalizados en una zona residencial
20
21 Una casas afectada, un edificio dañado
22 Una casa dañada
23
24
25
26
27 Dos casas afectadas
28
29
30
31
1 de agosto
2
3 Un patio de escuela afectado
4
5 Una casa afectada
6
7
8 Una casa afectada
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19 Un centro comercial afectado
20
21 Un edificio afectado
22 Una casa y una sinagoga afectadas
23
24
25
26 Una casa y un patio afectadas

 

Unlawful and Deadly informa de que “decenas de cohetes y proyectiles de mortero caídos en zonas construidas dañaron propiedades civiles, incluidas viviendas, infraestructuras, edificios públicos e instituciones educativas”, mientras que 2014 Gaza Conflict afirma que “varias comunidades residenciales en la frontera con la Franja de Gaza […] fueron acribilladas por los disparos de cohetes y de proyectiles de mortero” [16]. Sin embargo, ¿no es algo extraordinario y digno de ser contado que los miles y miles de cohetes de Hamas causaran un daño insignificante, incluso admitiendo que determinado porcentaje de proyectiles cayera en zonas abiertas? ¿Cómo pudo quedar destruida nada más que una casa israelí y otras 11 afectadas o dañadas por un descomunal aluvión de cohetes? [17]. La respuesta obvia y más plausible es que la mayoría de estos llamados cohetes no eran más que fuegos artificiales mejorados. AI hacer surgir unos escenarios de pesadilla a partir de los cohetes de larga distancia de Hamas. Pero los cohetes de larga distancia de Hamas lanzados durante Pilar Defensivo carecían de explosivos; un alto cargo israelí los ignoró calificándolos de “tubos, básicamente” [18]. Es poco probable que Hamas mejorara de forma significativa la tecnología de sus cohetes en el lapso de tiempo de solo 20 meses que separa Pilar Defensivo de OMP y probablemente no pudo comprar de contrabando una cantidad significativa de cohetes más sofisticados (ocho meses después de Pilar Defensivo, en julio de 2013, se produjo el golpe de Estado en Egipto y uno de los primeros actos del autor del golpe fue sellar casi todos los túneles entre el norte del Sinaí y Gaza, que era la ruta principal de contrabando). Al hacer suyo el guión de Israel acerca de que Hamas poseía un arsenal letal de cohetes y aunque los proyectiles causaran algo de miedo entre la población civil israelí, Amnistía Internacional se convirtió, deliberadamente o no, en altavoz de la propaganda de Estado.

Notas

[1] Aunque AI no proporciona la fuente de sus datos, casi con toda seguridad provienen de fuentes oficiales israelíes. Resulta difícil decir cuánta credibilidad se puede otorgar a estas fuentes. El informe 2014 Gaza Conflict afirma que en vísperas de la Operación Pilar Defensivo (OPD, 2012), Hamas “había almacenado más de 7.000 cohetes y proyectiles de mortero” mientras que antes de OMP “había adquirido 10.000 cohetes y proyectiles de mortero” (párrafos 51, 54). También proporciona un desglose detallado de estos cohetes (“6.700 de alcance superior a 20km, 2.300 de alcance superior a 40km…”). Es una incógnita cómo logró Israel esta información y por qué, dado que la poseía, no actuó militarmente para evitar que Hamas usara estos proyectiles ya que si sabía cuantos proyectiles había acumulado Hamas, también debía de saber dónde los almacenaba. El informe israelí también afirma que Hamas “hizo una fuerte inversión en armamento tras la operación en Gaza de 2008-2009 y los compromisos de Gaza de 2012 que redujeron sustancialmente sus reservas de armas” (p. 61n186). Pero si había acumulado 7.000 proyectiles justo antes de Pilar Defensivo y disparado 1.500 de ellos durante Pilar Defensivo (párrafo 51), su arsenal solo se había reducido un 20 %. La deducción razonable de esto es que Israel se saca la mayoría de las cifras de la manga. 

[2] Departamento de Seguridad de las Naciones Unidas (UNDSS, por sus siglas en inglés), citado en Addendum to Report of the United Nations High Commissioner for Human Rights (A/HRC/28/80/Add.1, 26 December 2014), p. 8. Gaza Conflict 2014 informa de que Hamas lanzó 4.000 cohetes y proyectiles de mortero a Israel, y otros 500 proyectiles que cayeron dentro de Gaza (párrafos 103, 112).

[3] Theodore Postol, “The Evidence That Shows Iron Dome Is Not Working”, Bulletin of the Atomic Scientists (19 de julio de 2014; http://thebulletin.org/evidence-shows-iron-dome-not-working7318); “Iron Dome or Iron Sieve?”, Democracy Now! (31 de julio de 2014; http://www.democracynow.org/2014/7/31/iron_dome_or_iron_sieve_evidence, http://www.democracynow.org/blog/2014/7/31/part_two_theodore_postol_asks_is).

[4] Theodore A. Postol, “Lessons of the Gulf War Patriot Experience”, International Security (Invierno de 1991/92).

[5] Israel afirmó que se había interceptado el 90 % (740) de los cohetes de Hamas lanzados contra zonas pobladas en las que estaba desplegada Cúpula de Hierro, lo que haría ascender la cantidad total de cohetes lanzados contra estas zonas a 820. Yoav Zitun, “Iron Dome: IDF intercepted 90 percent of rockets”, Ynetnews.com (15 de agosto de 2014; http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4558517,00.html).

[6] Finkelstein, Method and Madness, pp. 128-29.

[7]2014 Gaza Conflict, párrafos 189-90 (cf. párrafos 4, 113, 190).

[8] Basado en 2014 Gaza Conflict, que informa de que Hamas lanzó 13.000 proyectiles contra Israel entre 2001 y el inicio de Pilar Defensivo (párrafos 44, 51, p. 58n174). B’Tselem (Israeli Information Center for Human Rights in the Occupied Territories), Attacks on Israeli Civilians by Palestinians (http://www.btselem.org/topic/israeli_civilians).

[9]2014 Gaza Conflict, p. 58n174.

[10] Ibid., párrafo 114, p. 122n361. Este informe afirma que “más del 60 %” de los proyectiles de Hamas cayeron en zonas fronterizas, pero afirma que la cantidad total de proyectiles de Hamas lanzados durante la OMP fue de 4.000, mientras que la cifra del UNDSS, utilizado en esta monografía, es de 7.000.

[11] Otros cinco civiles murieron en Israel a consecuencia de proyectiles de mortero (ibid., pp. 112-13nn328-32).

[12] Ibid., para. 210.

[13] Algunas pruebas circunstanciales dan credibilidad a la postura de Postol. Aunque los ataques con cohetes de Hamas solo mataron a un civil en dos de las regiones fronterizas israelíes que carecían de Cúpula de Hierro, los proyectiles de mortero mataron a otros cuatro. El resultado diferente puede que se deba al hecho de que el sistema de avisos de Israel proporciona un plazo de 15 segundos a quienes buscan refugio en caso de un cohete pero de solo 3-5 segundos en el de un ataque con mortero. Postol también menciona como factor el modesto tamaño de las ojivas de los cohetes de Hamas.

[14]2014 Gaza Conflict, párrafo 183, p. 111n327; Itay Hod, “The Israeli App Red Alert Saves Lives”, Daily Beast (14 julio 2014).

[15]http://mfa.gov.il/MFA/ForeignPolicy/Terrorism/Pages/Israel-under-fire-July-2014-A-Diary.aspx.

[16]2014 Gaza Conflict, p. 65.

[17] Lo mismo era válido en el pasado. Solo una casa israelí fue “destruida casi por completo” durante Plomo Fundido y antes de esa operación prácticamente tampoco hubo daños materiales. Norman G. Finkelstein, “This Time We Went Too Far”: Truth and consequences of the Gaza invasion, edición en bolsillo revisada y aumentada (New York: 2011) p. 63; Human Rights Watch, Indiscriminate Fire: Palestinian rocket attacks on Israel and Israeli artillery shelling in the Gaza Strip (June 2007), pp. 24-28.

[18] Dan Williams, “Some Gaza Rockets Stripped of Explosives to Fly Further”, Reuters (18 de noviembre de 2012).

 

 

Nosotros pensamos que el Norte AI lo perdió hace bastante tiempo, o que simplemente su brújula es dirigida por el imperialismo occidental.

RELACIONADOS:

Continua la masacre de Israel | Palestinos NO asesinaron a los tres colonos | Mercenarios con Israel| La cínica y canallesca equidistancia de Amnistía Internacional | Desmontando las falacias de los escudos humanos de Hamás

El reiterativo posicionamiento de Amnistía Internacional en el conflicto ucraniano

Amnistía Internacional, ¿Una organización “neutral”?

Amnistía Internacional, HRW, Pussy Riot, Femen y la propaganda imperialista pro-belica