Desde la Plataforma Global Contra las Guerras nos llega un excelente y desgarrador texto de Cecilia Zamudio que reproducimos a continuación

 

Pensamiento Crítico | 11 Julio 2015 | Cecilia Zamudio

Continúa el crimen de Lesa Humanidad que el capitalismo y la UE están perpetrando contra decenas de miles de personas forzadas a migrar, generando una terrible hecatombe, ante la que no podemos quedarnos callados, y ante la que no podemos cometer la obscenidad de adoptar por ciertas las teorías falaces que buscan echarle la culpa del drama a unas supuestas “mafias”.

Echarle la culpa a las supuestas “mafias de migrantes” es buscar encubrir a los verdaderos responsables. El Capitalismo es el responsable de esta tragedia: los que se lucran del sudor ajeno y del saqueo del planeta. Las transnacionales inflan sus fortunas en base a la tortura de los pueblos: viabilizan el saqueo mediante guerras imperialistas y paramilitarismo. 85 multimillonarios poseen una riqueza igual a la riqueza compartida por la mitad de la población del planeta (1); 3.570 millones de personas que sobreviven explotadas en socavones, teniendo que comer de los basurales, teniendo que vender sus órganos o su sangre, teniendo que prostituirse desde la infancia, o teniendo que empeñarse en éxodos terribles, cuya culminación no será otra que la muerte por ahogamiento o el ahogamiento en vida, teniendo que padecer explotación extrema en la Europa-Fortaleza, en caso de sobrevivir al viaje.

  1. Una hecatombe descomunal: una crisis de refugiados del saqueo capitalista y las guerras imperialistas

Son miles las personas que perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va del año 2015, en su intento de llegar a Europa: en concreto treinta veces más en comparación con el mismo periodo del año pasado. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha cifrado en 137.000 el número de migrantes que han llegado en los seis primeros meses del año 2015 a las costas europeas, tras cruzar el Mediterráneo. En 2014, Italia rescató a no menos de 170.000 personas; un aumento del 277 por ciento con respecto a 2013 (2). “Una gran mayoría de los miles de personas que hicieron el peligroso viaje por mar en los seis primeros meses de 2015 huían de la guerra, el conflicto o la persecución. Eso convierte la crisis en el Mediterráneo en una crisis de refugiados, ha expresado ACNUR en su último informe (3). “Los cruces aumentan significativamente en el segundo semestre del año, durante los meses de verano; se espera que sigan aumentando” (Ibíd.). Unas 90 mil personas cruzaron a Europa entre el 1 de julio y el 30 de septiembre 2014, y al menos 2.200 perdieron la vida.
A las víctimas “censadas” hay que sumarle los desaparecidos, aquellos cuyos cadáveres no son encontrados. Y a las víctimas del éxodo por saqueo que fallecen en el Mediterráneo, hay que sumarle las miles de víctimas que emprenden la ruta del Atlántico, y las miles de víctimas en el desierto. A ellas se suman las víctimas asesinadas en las vallas de Ceuta y Melilla y en los centros de “internamiento”.

Hay un incremento en el éxodo, con tragedias como la de mil muertes en una semana, del mes de abril 2015 (4). Son personas huyendo de la miseria a la que el saqueo perpetrado por el gran capital somete a África. Siguen la ruta que previamente han seguido las inmensas riquezas extraídas de sus países. El continente africano padece nuevas pérdidas con esta tragedia: pierde juventud con todo lo que ello implica para la sociedad. Los familiares de las víctimas nunca sabrán qué ha sido de sus seres queridos, pues no todos los cadáveres se recuperan, y los que son recuperados son enterrados como NN la mayor parte de las veces.

  1. La coartada de las “mafias”: como anillo al dedo para encubrir saqueadores

Sigue leyendo