https://informacionporlaverdad.files.wordpress.com/2015/06/70cbf-resiste.jpg?w=640La Plataforma Global Contra las Guerras nos presenta el vídeo del acto del pasado 29 de Mayo en el CAUM de Madrid, donde se trató de una manera excelente la actualidad del conflicto sirio que lleva cuatro años resistiendo las injerencias externas sobre su pueblo y su gobierno, ante el silencio de los medios, la indiferencia de la población occidental y la complicidad de la comunidad internacional.

 

Acto de solidaridad con el pueblo Sirio y su gobierno. Celebrado en la sede del Caum en Madrid.

Han participado en el acto como ponentes;
Milad Atieh (encargado de negocio de la R.A. SIRIA)
Ángeles Diez (Doctora en Sociología y CC.Politícas)
Pablo Sapeg (Profesor e Investigador de la UCM)
Francisco Frutos (Ex-secretario General del PCE)

https://plataformaglobalcontralasguerras.files.wordpress.com/2015/05/g6008.png?w=336&h=336Podéis ver el vídeo completo del acto desde aquí.

Comunicado:

Siria es víctima de una gran conspiración internacional cuyo objetivo ha sido la desestabilización definitiva de una región en pos de la realización del Plan Norteamericano del Gran Oriente Próximo, donde se pone de relieve la estrategia de la desintegración tanto de Siria como de Iraq.

Aunque en Siria coinciden varios objetivos más:

Las pretensiones de Israel de acabar con Siria y, de paso, robarle territorios; los planes de Estados Unidos para hacerse con el petróleo sirio y sobre todo con las importantes reservas de gas de Siria, a cuyo control aspira con la estrategia final de sustituir la dependencia europea del gas ruso por el gas sirio;  el plan orquestado contra Rusia, que mantiene en Tartús la única base militar  fuera de sus fronteras; impedir la construcción del mega-gaseoducto Irán-Irak-Siria, que cuenta con inversión ruso-iraní e iba a exportar el gas a Europa, por lo que además de Siria y Rusia se verían afectados intereses de Irán y de Europa.
En el año 2002 Siria entró en el denominado por la administración estadounidense “eje del mal”. Pero Siria venía padeciendo desde mucho tiempo atrás un bloqueo económico, comercial y tecnológico, impuesto por Estados Unidos.

En el año 2007, el general Wesley Clark reveló que el Pentágono le había comunicado, varios días después del 11-S,  que habían programado atacar a siete países: Iraq, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán. Todos ellos fueron atacados de  un modo u otro, bien con bloqueos, con  la introducción de bandas armadas, con pago a políticos y organizaciones a sueldo, o directamente con la guerra.
La política de Siria ha sido la más independiente de la región. Siria respalda  las luchas de los palestinos y es  el único país árabe que les concede igualdad jurídica absoluta equiparada a la población local y les da acceso gratuito a sus escuelas, universidades y a todos los servicios sociales sirios.

 

Tras cuatro años de combates, el pueblo sirio, su presidente legitimo Bashar al-Assad  (elegido con el 88,7% de los votos) y el Ejército Árabe Sirio siguen resistiendo a los embates de la alianza más heterodoxa que Washington pudo pergeñar en la historia: Desertores de las fuerzas armadas, compañías de mercenarios occidentales, bandas wahabitas, agencias de inteligencia de Estados Unidos,  Francia, Gran Bretaña, Alemania e Israel, las acciones desestabilizadoras de Turquía y Jordania, el ofensivo silencio de Egipto y la inoperancia de Naciones Unidas, todo sazonado con los infinitos recursos de Arabia Saudita y Qatar. Todos a una han provocado un nuevo genocidio, al que los medios de comunicación del mundo han decidido silenciar.

Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica sino que obedecen a un gran complot.  Siria ha venido resistiendo ante  el  bloqueo económico, tecnológico  y comercial; ante la invasión de mercenarios, entrenados, armados y financiados por los países de la OTAN y sus socios del Golfo, dedicados a cometer asesinatos, voladuras de autobuses, de infraestructuras, matanzas de colegiales..; ante  la puesta en marcha por Estados Unidos, Francia y Reino Unido de ese club llamado “Amigos de Siria” dedicado a la injerencia en ese país y al apoyo de las bandas armadas; ante el invento del  “Observatorio Sirio de Derechos Humanos”, dedicado a propagar mentiras sobre su gobierno, que es en realidad un individuo llamado Rami Abdel Rahman, perteneciente a los Hermanos Musulmanes, que regenta en Londres un pequeño comercio de ropa y mantiene conexiones con el MI6 británico; ante las acusaciones contra el propio Bashar al Assad de emplear gas sarín contra su población, desmentidas  por la Comisión de investigación de la ONU sobre Siria,  que  confirmó que eran los rebeldes sirios quienes utilizaron ese gas, y no el gobierno; ante las convocatorias del Consejo de Seguridad de la ONU  y  la Asamblea General  en los reiterados intentos de que condenaran a Siria y autorizaran una operación similar a la de Libia; ante las conferencias de Ginebra. Todo ello mientras desde Israel han continuado agrediendo a Siria con bombardeos…al igual que a Gaza, y mientras la campaña insidiosa orquestada contra Siria se mantenía con todos los medios de propaganda al unísono.  Siria ha resistido.

Al no poder hacerse con Siria han recurrido a la última y más diabólicas de las estratagemas diseñada por Estados Unidos: la creación del “Emirato Islámico de Iraq y Levante”, llamado también ISIS o Daesh, obra de  la CIA, el Mossad y el MI6, engordado con miles de mercenarios, algunos de ellos marines, con la finalidad de ser lanzado contra Siria.  Dueños por completo de Iraq han lanzado su “avispero”-nombre que dieron al engendro- contra Siria, con apoyo de los “democráticos” países occidentales,  y  también con el de las monarquías feudales del Golfo.  Esto sirvió de pretexto a Estados Unidos para iniciar sus bombardeos ya directamente contra Siria, con el apoyo internacional.
Actualmente hay una iniciativa del emisario de la ONU para Siria, Steffan de Mistura, para la suspensión de los combates en Alepo.  Las posibilidades de éxito el plan de De Mistura son grandes en el caso de que se detenga la intervención de Turquía y otros países que financian a los grupos armados.
La Plataforma Global contra las Guerras apoya una solución política y pacifica que rechace cualquier intento de socavar la independencia la soberanía e integridad territorial de Siria, en consonancia con los principios  que rigen  el Derecho Internacional.  Y exige que se reabran las Embajadas de Siria en Madrid y la de España en Siria y  retornen de los embajadores.

 

http://plataformaglobalcontralasguerras.wordpress.com/