https://i0.wp.com/cache.boston.com/universal/site_graphics/blogs/bigpicture/911_09_10/911_5.jpg

Pájaro Rojo | 19 Feb. 2015 | Monserrat Mestre

El 7 de febrero pasado Pravda publicó esta nota que hemos traducido para los lectores del PR, en la cual aluden a fuentes estadounidenses que advierten acerca de la respuesta que se dispone a dar Rusia al acoso que sufre por parte de la administración de Obama. Analistas estadounidenses están convencidos de que el presidente Vladimir Putin va a dar a conocer las pruebas de la implicación del gobierno de EEUU y sus agencias de inteligencia en los ataques terroristas del 11 de Septiembre. Aseguran que Rusia mostrará “imágenes satelitales” que serán pruebas irrefutables sobre lo que realmente ocurrió. Rusia, argumentan, debe tener imágenes satelitales de antes, durante y después de la tragedia. También es obvio que debe conocer la versión real de los hechos por sus servicios de inteligencia, pero si esta versión difiere de la oficial hasta ahora no ha movido un dedo para filtrarla.

En 2011, en una sesión del Foro Seliger para la Juventud un asistente preguntó al presidente Putin si el 11-S había sido “un trabajo interno” a lo que el presidente ruso respondió: “Eso es una completa tontería, es imposible. Imaginar que los servicios de inteligencia de Estados Unidos lo hicieran deliberadamente, con sus propias manos, es una completa tontería. Sólo las personas que no entienden el funcionamiento de las agencias de seguridad pueden decir eso. Sería imposible ocultarlo”. Putin agregó entonces que no podía imaginar cómo “cualquiera de los dirigentes actuales o del pasado de los Estados Unidos podría tener semejante idea”.

Putin – y media humanidad – sabe perfectamente que los gobernantes de EEUU sí son capaces de cosas semejantes y que tienen antecedentes, así que la respuesta parece más bien un mensaje para la administración estadounidense. Les dijo claramente que como ellos saben cómo funcionan los servicios de inteligencia, saben que “es imposible” ocultar la autoría real de algo así. Muy posiblemente quiso recordarles que Rusia tiene pruebas. Luego utilizó un recurso que vimos tantas veces en la guerra fría – y que posiblemente tiene mucho que ver con la ironía rusa-. Dijo que no podía imaginar que “cualquiera de los dirigentes actuales o del pasado de los Estados Unidos podría tener semejante idea”. Esto quiere decir, “como si no supiéramos todos lo que son capaces de hacer”. Además, como jefe de estado no podía responder de otra manera.

Muchas cosas han cambiado en las relaciones bilaterales desde que EEUU empezó con su campaña de acoso y derribo al presidente ruso. Con el paso de los años, en la sociedad estadounidense ha crecido enormemente el escepticismo sobre la versión oficial de los ataques del 11-S y se han ido creando “movimientos de la verdad” que exigen una investigación independiente. Hay un Centro Internacional de estudios sobre el 11-S, del cual forman parte académicos de todo el mundo, que organiza debates y simposios para examinar las pruebas que han hallado hasta la actualidad y exigir que se abra una investigación de ese tipo.

En este contexto, el pasado 16 de febrero el portal Horizont News de la agencia alternativa de noticias agenciaeternity, sacó una nota relacionando la reciente muerte de tres periodistas estadounidenses, con la inminente publicación de las pruebas que demostrarían la implicación de EEUU en el 11- S. Estos periodistas más un cuarto, habían creado una agencia de noticias independiente el mes pasado e iban a publicar los archivos que posee el kremlin sobre el 11-S, noticia que también publica Telesur

El miércoles 11 de febrero a la tarde falleció en un accidente de tráfico Bob Simon, de 73 años, legendario corresponsal y presentador estrella de la cadena CBS. El taxi en que viajaba chocó con un vehículo que estaba parado en un semáforo en rojo y se estrelló contra las vallas metálicas que separan los carriles. Simon fue trasladado al hospital, y poco después se informó de su muerte. El conductor del otro vehículo resultó ileso y el taxista fue atendido de algunas heridas en brazos y piernas. Simon tenía 27 premios Emmy y cubrió los principales conflictos bélicos internacionales desde 1960 hasta la actualidad.

El 12 de febrero, Ned Colt de 58 años, moría de un derrame cerebral masivo. Colt se desempeñó como corresponsal extranjero en Londres para NBC News y durante ocho años viajó por Asia. Residió en Pekín y Hong Kong. Informó para la NBC sobre América Latina y Oriente Medio. Cubrió la guerra de EEUU en Afganistán y en Irak. Sus reportajes sobre más de 75 países se han difundido por la BBC, NBC, CBC  y otros medios de comunicación global. En 2009 dejó la NBC y empezó a trabajar en el Comité de Ayuda a los Refugiados de las Naciones Unidas. En 2011 se unió al Comité Internacional de Rescate para Oriente Medio, África del Norte y Asia del Sur. Entre otros trabajos, cubría el impacto de la guerra en Siria.

El mismo día 12 de febrero, pocas horas después se desplomaba sin vida en la redacción del NYT, David Carr, también de 58 años, distinguido columnista del rotativo y un referente del periodismo estadounidense. Horas antes se había entrevistado con Edward Snowden.

El cuarto socio de la agencia de noticias que acababan de crear es Brian Williams, presentador y editor del informativo nocturno de la cadena NBC. Williams se vio inmerso en una polémica el 31 de enero de 2015 al relatar un incidente en el que se vio envuelto mientras cubría la guerra de Irak. Su historia fue desacreditada por 3 militares desde un periódico militar, que le acusaron de mentir. El 4 de febrero, Williams se disculpó por recordar mal un incidente ocurrido 12 años antes. El 6 de febrero la cadena NBC inició “una investigación interna” en torno al tema. Brian Williams renunció temporalmente como editor y presentador de informativos. La directora de la cadena anunció que Brian Williams quedaba suspendido de empleo y sueldo por 6 meses. MM

El periodista de la cadena CBS, Bob Simon, murió en un accidente automovilístico la tarde del 11 de febrero. Foto AP

David Carr, del NYT. Falleció en su despacho el 12 de febrero.

Ned Colt, de la NBC, falleció repentinamente de un derrame cerebral el 12 de febrero.

Brian Williams, editor y presentador de la NBC News, obligado a dejar su trabajo a causa de un incidente el 6 de febrero.

Estados Unidos teme que Rusia publique las fotos satelitales del 11-S

 

PRAVDA | 7 Feb. 2015 | Traducción Montserrat Mestre

Los expertos estadounidenses creen que a pesar del hecho de que las relaciones entre los EEUU y Rusia han llegado al punto más grave desde la Guerra Fría, hasta ahora Putin ha causado a Obama problemas menores. Los analistas creen que esta es la “calma que precede a la tormenta” y Putin va a atacar sólo una vez, pero va a ser un golpe duro. Rusia se está preparando para el lanzamiento de las pruebas de la implicación  del gobierno de Estados Unidos y sus servicios de inteligencia en los ataques del 11 de septiembre. En la lista de pruebas se incluirían imágenes de satélite.

El material publicado puede probar la maldad del gobierno de EEUU hacia su propio pueblo y hasta donde llega la manipulación de la opinión pública. El gobierno estadounidense planeó el ataque para mantener su dominio sobre los países extranjeros. Tenía que planear un ataque contra los Estados Unidos y sus ciudadanos que pareciera un acto de agresión del terrorismo internacional.

El motivo del  engaño y asesinato de sus propios ciudadanos fueron los intereses petroleros de EEUU en las corporaciones estatales de Oriente Medio.

La evidencia será tan convincente como en los casos anteriores en que manipularon a la opinión pública por oscuros intereses privados. Rusia demostrará que en Estados Unidos no es nuevo matar a los propios ciudadanos con el fin de lograr un pretexto para intervenir militarmente  en un país extranjero. En el caso de los ataques del 11 de septiembre, la evidencia serán las imágenes de satélite.

Si la estrategia de Putin tiene éxito, las consecuencias serán temibles para el gobierno estadounidense. Su credibilidad  se verá afectada ante sus ciudadanos  y en las ciudades comenzarán protestas masivas, que se convertirán en un levantamiento. Tal es el cuadro que pintan los analistas estadounidenses.

¿En qué medida esto afectaría a los Estados Unidos en el escenario político mundial? La validez de su posición como líder en la lucha contra el terrorismo internacional se vería afectada y de inmediato sacarían ventaja los estados terroristas y los extremistas islámicos.

“No se equivoquen pensando que este escenario es malo , porque el desarrollo real de la situación podría ser mucho peor”,  advierten los expertos.
http://www.pravda.ru/news/world/northamerica/usacanada/07-02-2015/1247485-0/

MÁS INFORMACIÓN

http://www.telesurtv.net/news/Murieron-autores-de-documental-sobre-actuacion-de-EE.UU-en-11-S-20150219-0004.html

 

FUENTE: http://pajarorojo.com.ar/?p=13499