Las cuatro fases del intento de Golpe de Estado en Venezuela al descubierto

La conspiración que no cesa

https://i2.wp.com/canarias-semanal.org/upload/img/periodico/img_35789.jpg

Canarias Semanal.org | 16 de Febrero de 2015

Cuando apenas había transcurrido un año desde las revueltas callejeras violentas protagonizadas por la oposición ultraconservadora, Venezuela vuelve una vez más a estar amenazada por las  tentativas subversión política y militar.

Nicolás Maduro anunció el pasado fin de semana que su gobierno había logrado desarticular una nueva tentativa de golpe de Estado. “Hemos desmantelado  , -dijo el presidente bolivariano –   un atentado golpista contra la democracia, contra la estabilidad de nuestra Patria”. El primer mandatario venezolano   explicó que   en el desarrollo de esos planes  se había intentado   utilizar a un grupo de oficiales de la aviación militar para provocar un atentado que acabara con su vida y la de otros dirigentes del Estado.

“El grupo de oficiales fue financiado desde Miami  y tenía orquestado grabar un video el 12 y 13 de febrero en los actos del Día de la Juventud, levantar  aviones Tucano y atacar el Palacio de Miraflores o el lugar donde yo participara en una de estas manifestaciones”, precisó el mandatario.

LA CUATRO FASES DEL GOLPE

Pero ¿cómo se iba a realizar el golpe?, ¿Cuáles eran  las bases operativas del mismo? ¿En qué consistiría la participación de los grupos sociales empeñados en acabar con el proceso político bolivariano?
De acuerdo con las informaciones oficiales, el Golpe de Estado estaba previsto ejecutarlo en cuatro fases, cuidadosamente elaboradas. La primera fase dio comienzo entre el 6, 7, y 8 del pasado mes de enero, mientras Nicolás Maduro realizaba su gira por los países pertenecientes a la OPEP. Esta fase del golpe se ejecutó con el apoyo de los sectores de la burguesía empresarial, que se encargaron de impulsar campañas de acaparamiento y especulación de alimentos básicos y productos de primera necesidad, con el fin de crear malestar en el país, preparando las condiciones para que el pueblo saliera la calle a protagonizar saqueos.

Sin embargo, esta fase fue truncada por la acción del Gobierno Bolivariano, que  en una actuación conjunta con el Poder Popular se incautó de los alimentos y productos que habían sido acaparados.

Una segunda fase tenía carácter mediático. En los grandes medios de comunicación internacionales se intentaría  suscitar un debate en todo el mundo en el que se reflejaría una imagen distorsionada de lo que realmente sucede en Venezuela, promoviendo la creencia de que en ese país se estaba produciendo una auténtica “crisis humanitaria”.

El presidente venezolano denunció en su momento el papel desempeñado por los principales periódicos españoles en esa fase de la operación de golpe de Estado.

La tercera fase del Golpe estaría protagonizada por el papel que iba a desempeñar “un traidor”, que desde los medios de comunicación haría un llamamiento a la rebelión. Aunque Maduro no aclaró  quién tenían previsto que desempeñara ese papel, alertó al pueblo venezolano sobre esta fase del golpe de Estado. “No quiero alarmar a nadie pero estoy obligado a decir todas las verdades (…) Están buscando un traidor y pido al pueblo estar alerta”, dijo el presidente Nicolás Maduro cuando proporcionó la información sobre el golpe de Estado.

La cuarta fase del Golpe anticonstitucional iba a ser ejecutada con la participación de oficiales de la aviación militar, que previamente financiados desde Miami, tenían previsto el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro y el  bombardeo de zonas estratégicas como teleSUR y la sede del Ministerio de Defensa. Posteriormente a ello se anunciaría   la activación del “Programa de Gobierno de Transición”, un documento que sería publicado en un medio nacional. Esta fase, esencial en el plan golpista, fue desarticulada por la acción de un grupo de militares constitucionales que alertaron al Gobierno del plan previsto a nivel militar, lo que hizo posible la neutralización de la intentona en su vertiente castrense.
En el curso de esta fase, se pretendía bombardear al Palacio de Miraflores, residencia del gobierno  en Caracas, medios de comunicación, instituciones del Estado e incluso una actividad donde participaba el presidente Nicolás Maduro. En la operación se iban a utilizar aviones Tucanos, traídos del exterior.

FUENTE: http://canarias-semanal.org/not/15449/las-4-fases-del-intento-de-golpe-de-estado-en-venezuela-al-descubierto/

La eterna cruzada antibolivariana made in USA

Venezuela 1

Resumen Latinoamericano | 16 de febrero de 2015 | Gerardo Szalkowicz

“Hemos desarticulado, desmantelado, un atentado golpista contra la democracia, contra la estabilidad de nuestra patria”. Así anunciaba el presidente Nicolás Maduro el jueves pasado una nueva acción desestabilizadora que implicaba a miembros de la Aviación Militar. Según el mandatario, se trataba de “una conspiración que se montó desde el gobierno de Estados Unidos”.

Más tarde, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, reveló los nombres de los militares vinculados y mostró las contundentes pruebas recabadas de las computadores y teléfonos de los oficiales detenidos. La denominada “Operación Jericó”, que iba a ser ejecutada el 12 de febrero, se activaría con la publicación de un manifiesto llamando a un gobierno de transición y continuaría con bombardeos desde un avión Tucano a instituciones del Gobierno y a medios como Telesur. El plan contemplaba además el impulso de nuevas “guarimbas” (acciones callejeras violentas) y una estrategia mediática para legitimar el golpe.

Cabello señaló a Kelly Keiderling, Encargada de Negocios de la embajada de EEUU, como el principal nexo con los golpistas y Maduro informó que “el guión que iban a leer los oficiales lo redactó un consejero de la embajada”.

Cronología de una nueva arremetida

Al mismo tiempo que el Gobierno de Barack Obama tomó la decisión histórica de mutar su estrategia frente a Cuba tras más de cinco décadas, apretó el acelerador en su asedio a la revolución bolivariana. El neutralizado plan se enmarca en una fuerte escalada intensificada en las últimas semanas. Aquí, un racconto de los últimos episodios:

– El 2 de febrero, el Departamento de Estado emitió un comunicado en el que anunciaba nuevas sanciones -como la restricción del visado- contra funcionarios venezolanos “presuntamente incursos o cómplices de violaciones a los DDHH”. Sin identificarlos, el texto afirma: “Haciendo caso omiso de los exhortos de gobiernos, líderes respetables y grupos de expertos en aras de un cambio, el gobierno venezolano sigue demostrando irrespeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales”. A diferencia de las sanciones impuestas desde Washington seis semanas antes, esta vez la medida surgía desde el Ejecutivo y no por iniciativa legislativa.

– El mismo día, Maduro denunciaba que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, se reunió con líderes del Caribe “exhortándolos a dejar sola a Venezuela” ya que “el gobierno pronto va a caer”. Maduro propuso iniciar acciones jurídicas nacionales e internacionales y acusó a Biden de ser el principal promotor de los planes golpistas.

– El domingo 8, el general Vincent Stewart, director de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de EEUU, anticipó, en una comparecencia ante la Comisión parlamentaria de Asuntos Militares, que Venezuela enfrentará “protestas masivas” en los meses previos a las elecciones legislativas de este año.

– Al día siguiente, la Casa Blanca dio a conocer el documento “Estrategia de Seguridad Nacional para 2015”. Allí se afirma: “Apoyamos a los ciudadanos de países donde el pleno ejercicio de la democracia está en riesgo, como en Venezuela”. En respuesta, la cancillería venezolana respondió en un comunicado: “Nada atenta más contra la paz, la democracia y la estabilidad mundial que el mito de la `excepcionalidad´ estadounidense que conduce a su gobierno una y otra vez a descalificar países y emitir pronunciamientos que constituyen un acto de injerencia inaceptable en la política interna de otros Estados”.

– El martes 10, Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de EEUU, afirmó que las autoridades venezolanas “frecuentemente acusan a Estados Unidos de ser responsables de los problemas que enfrentan. No creo que nadie en la región les crea. Creo que es risible y no puede servir de excusa ante sus propios problemas domésticos”. Rhodes instó al Gobierno venezolano a avanzar hacia un modelo de país “coherente con la Carta (Democrática) Interamericana”, donde haya “elecciones libres y justas, una sociedad civil a la que se le permita florecer y libertad de expresión”. La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, le aconsejó a Rhodes que lea las declaraciones de apoyo de los organismos regionales y alertó: “Venezuela se respeta. No somos patio trasero de potencia extranjera alguna”.

– El miércoles 11, el vicepresidente Biden recibió a Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, preso hace casi un año por encabezar el intento desestabilizador iniciado el 12 de febrero de 2014. Biden informó por twitter que se reunió “con venezolanos afectados por la opresión del Gobierno para subrayar nuestro compromiso en la promoción de los derechos humanos en todo el mundo”.

Cuando los paraguas funcionan

La reacción de los organismos de integración regional se desplegó a pleno la semana pasada. Una comisión de cancilleres de la Unasur, junto al secretario general Ernesto Samper, se reunió el lunes pasado en Montevideo y rechazó las medidas adoptadas por EEUU. Al día siguiente, el bloque suramericano emitió un comunicado en el que ratifica “que la aplicación de las sanciones unilaterales previstas en esa ley vulneran el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados y no contribuye a la estabilidad, la paz social y la democracia en Venezuela”.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) también se pronunció: “Los países del Alba-TCP rechazan categóricamente todo tipo de medidas coercitivas contra el gobierno venezolano, cuyo claro propósito es dar al traste con el proceso de transformación socio-político que la sociedad venezolana de forma soberana y democrática ha decidido llevar adelante. Estas nuevas sanciones contra el pueblo y gobierno venezolanos esconden las verdaderas intenciones de desestabilizar al Gobierno Bolivariano con el objeto de lograr su derrocamiento”.

Por su parte, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) difundió una declaración en la que indica que el organismo “reitera su rechazo a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales contrarias al Derecho Internacional”. Además de los bloques regionales, el Movimiento de Países No Alineados, diversas organizaciones populares de la región, intelectuales y los mandatarios de Bolivia, Uruguay, Ecuador y Nicaragua también manifestaron un fuerte respaldo a Venezuela.

“Gracias al Alba, a Unasur, a la Celac, gracias América Latina y el Caribe, hermanos vamos juntos, y ahí está el escudo protector, gracias por su voluntad firme y clara de protegernos y ayudarnos frente a las agresiones del imperio estadounidense”, saludó Maduro.

El presidente bolivariano analizó: “La política de EEUU contra Venezuela ha puesto a Obama en un callejón sin salida. Es una política fracasada, que seguirá fracasando y que, además, aislará a EEUU tanto como lo aisló su política fracasada contra la revolución cubana durante 53 años”.

FUENTE: http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/02/16/la-eterna-cruzada-antibolivariana-made-in-usa/

 

Blackwater USA sería la propietaria del avión Tucano que se utilizaría para bombardear a Caracas y derrocar a Maduro

plan_de_golpe_opt

Resumen Latinoamericano | Febrero 14 de 2015 | Aporrea

El avión Super Tucano, que se utilizaría para bombardear diversos puntos de la capital venezolana, como parte del plan de un golpe de Estado, sería proporcionado por una contratista privada de seguridad estadounidense que obtuvo la aeronave para labores de adiestramiento de pilotos.

Esa conclusión es factible toda vez que se trata del único avión modelo EMB-314B1 o Super Tucano, que el fabricante brasileño Embraer vendió a una empresa privada y no a gobiernos como parte del equipamiento de sus fuerzas armadas formales.

La aeronave, según los registros de aviación en EEUU, fue adquirida por la firma Blackwater Wordlwide y registrada a través de su empresa relacionada EP Aviation LLC. Eso ocurrió el 21 de febrero de 2008, tras una negociación iniciada en 2007 y que fue reseñada por la revista Wired, entre otros medios.

En los meses anteriores la compañía, que entrena y contrata mercenarios para las guerras que se libran en lugares tan lejos como Irak o tan cerca como Colombia, había registrado a través de EP Aviation, otras 28 aeronaves, incluyendo 14 helicóptero Bell 412, según la misma publicación.

El Super Tucano es de color blanco y está identificado con la matrícula N314TG.

Actualmente, está registrado a nombre de Tactical Air Support Inc., otra firma de seguridad privada de EEUU con sus cuarteles en la ciudad de Reno, Nevada.
La aeronave tiene la autonomía de vuelo para desplazarse desde EEUU hasta algún punto en Colombia, donde los contratistas de seguridad de EEUU prestan servicios y disponen de recursos operacionales. Y desde allí realizar el vuelo hacia Caracas.

La empresa Blackwater, hoy conocida como Academi, ha estado involucrada en acciones cuestionadas. En 2009 el diario The New York Times reveló que la CIA la contrató para asesinar a sospechosos de ser miembros de Al Qaeda, y en 2010 Alemania exigió explicaciones por un plan para matar a un ciudadano alemán de origen sirio que supuestamente se habría reunido con activistas de la agrupación de Bin Laden. Nexo internacional

Diosdado Cabello alertó sobre la existencia de agentes internacionales.Refirió que el Teniente José Antich Zapata, quien es piloto instructor de las aeronaves Tucano, era “el enlace con la embajada de Estados Unidos” y efectuó el trámite para la solicitud de visas de él y otros integrantes del plan.Además, denunció que un hombre identificado como “Alias Guillermo”, financista del plan denominado “Golpe Azul” (neutralizado hace un año), al igual que el 1er. Teniente Eduardo Figueroa Marchena, también están involucrados y se encuentran en Panamá. Este ataque incluye a otras personas, civiles, entre ellas la periodista Patricia Poleo, quien serviría de enlace para la distribución a través de medios internacionales de un video.

FUENTE: http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/02/14/fue-adquirido-y-registrada-a-traves-de-ep-aviation-llc-blackwater-usa-seria-la-propietaria-del-avion-tucano-que-se-utilizaria-para-bombardear-a-caracas-y-derrocar-a-maduro/

¿Desabastecimiento o guerra económica?

Bachaqueo: modus operandi del saboteo económico

El supermercado más grande de Caracas recibe 16% más de productos durante los últimos meses. Aún así los productos se agotan al instante. Nuestras cámaras comprobaron que muchos de los compradores esperan adquirir los productos a bajos precios para luego revender en otras zonas de la ciudad.