Excelente artículo del medio Iniciativa Debate  que extrae y analiza los contenidos de la nueva reforma del Código Penal del régimen español, que presentado como pacto antiyihadista  por la bicéfala gobernante y los medios afines, no es más que represión, censura y un nuevo atentado contra las libertades del pueblo. Con establecimiento de cadena perpetua “oficial” incluida. Por supuesto, la ley seguirá sin ser una amenaza para la corrupción, el expolio, el terrorismo de Estado, o delitos varios y diversos chanchullos a los que sólo pueden acceder unos pocos y, por supuesto, no son asunto de terroristas.

¿Yihadismo? Un poco de seriedad, por favor. Esto es lo que han firmado PP y PSOE

 Iniciativa debate | 03/02/2015 | Paco Bello

Frente al nuevo y polémico pacto del bipartidismo parece que la consigna elegida para distraer la atención, cálculo electoral mediante, tiene que ver con centrar el debate en las presuntas posturas divergentes de PP y PSOE ante la cadena perpetua (o su eufemismo como prisión permanente revisable) a pesar de que evidentemente se suscriba esta pena de común acuerdo con una clausula a futuro basada en un desiderátum (todavía más cínico). Así, todos los grandes medios hablan en este momento de esas divergencias sin restar importancia a lo que titulan sin excepción como el gran pacto contra el yihadismo, aunque igualmente deslicen posteriormente que es contra el “terrorismo” en general. Y el matiz no es menor, porque ¿a qué consideran PP y PSOE terrorismo según la ley que han acordado?, ¿se trata de yihadismo o es otra cosa?

020215FirmaAcuerdo1

Voy a intentar estructurarlo para que se entienda (que no me parece fácil).

La reforma del Código Penal que el PP tiene en manos de su mayoría absoluta (y esto no se le escapa a nadie), y ya en el Senado para su confirmación tras la aprobación de las primeras enmiendas en el Congreso, y que ahora también suscribe el PSOE, dice lo siguiente (destaco en negrita lo que me parece especialmente relevante):

(…)

Se añade un nuevo apartado ducentésimo trigésimo cuarto (bis) de modificación del artículo 571 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, que quedaría con la siguiente redacción:

“1. A los efectos de este capítulo, se consideran delitos de terrorismo la comisión de cualquiera de los delitos:

a) De homicidio o asesinato de los artículos 138 a 142,

b) de aborto del artículo 144,

c) de lesiones de los artículos 147 a 152, o de lesiones al feto de los artículos 157 y 158,

d) de manipulación genética del artículo 160,

e) contra la libertad del Título VI,

f) contra la libertad o indemnidad sexual del Título VIII,

g) apoderamiento de aeronaves y de buques o de otros medios de transporte colectivo o de mercancías,

h) de torturas y contra la integridad moral del Título VIl,

i) de daños del Capítulo IX del Título XIII,

j) contra los recursos naturales o el medioambiente del Capítulo III del Título XVI,

k) contra la seguridad colectiva de los Capítulos I y II Título XVII, o de los artículos 359 a 361 y 362 a 367,

I) contra la Constitución del Título XXI,

m) contra el orden público de los Capítulos I al VI del Título XXII,

n) contra la Comunidad Internacional del Título XXIV,

o) cualquier otro delito de carácter grave, cuando tales delitos se cometieran con alguna de las siguientes finalidades:

1.º) intimidar gravemente o atemorizar a la población o parte de la misma, crear un grave sentimiento de inseguridad o temor o, alterar gravemente de cualquier otro modo la paz social,

2.º) influir o condicionar de un modo ilícito la actuación de cualquier Autoridad nacional o extranjera, o de una Organización Internacional,

3.º) destruir, causar daños graves o alterar gravemente el funcionamiento de las estructuras básicas políticas, constitucionales, económicas o sociales de un Estado u Organización Internacional y por la forma de comisión o sus efectos sea idóneo para dañar gravemente a un Estado u Organización Internacional.

2. A los mismos efectos, tendrán también la consideración de terrorismo los demás delitos tipificados en este Capítulo.”

(…)

Sigue leyendo