Compartimos un artículo del blog Ataque al Poder, que podría suponer el fin del drama humano que suponen las criminales ejecuciones hipotecarias. También compartimos una entrevista al autor del artículo en El Vórtice radio de Mitoa Edjang, donde explica más detalladamente lo expuesto en el artículo.

Ataque al Poder | 8 Dic. 2014 | J. M. Novoa

images[2]

Pintada del mayo del 68, dice así: Seamos realistas, pidamos lo imposible

Por fin los españoles conocerán la verdad de cómo, y porqué, el país se hunde y quien es el responsable, con nombre y apellidos, de esta tragedia por la que pasa España y las vicisitudes se cargan, alegremente, sobre las espaldas de los españoles. Llegar hasta la cocina de este asunto ha sido una labor extenuante de principio a fin pero el premio justificaba todo el esfuerzo: fabricar ésta bomba atómica con capacidad de paralizar las ejecuciones hipotecarias lo compensa todo. Es un ataque al poder en toda regla. Admito que es una osadía manifestar algo que parece imposible: impedir que los bancos ejerzan el sagrado y divino derecho de apropiarse de la vivienda hipotecada dejando al deudor con los muebles en la calle y con una deuda de por vida. No cabe duda que ha sido la misma banca quien ha redactado las leyes y el legislativo las ha sancionado, o todavía más fácil, el ejecutivo por decreto ley las sanciona y el rey pone su firma. El derecho de exigir una deuda y sobretodo los préstamos con garantía hipotecaria están blindados en un bunker impenetrable, así y todo, se ha podido entrar a este recinto y encontrar una grieta en el sistema. Fabricar una bomba de estas características no sirve de nada si no se dispone de un mecanismo para lanzarla y es aquí donde se inicia una nueva fase todavía más compleja que la manufactura. Empieza así: “hola buenas, mire usted que he encontrado en el laberinto de leyes una vía para paralizar las ejecuciones hipotecarias” El interlocutor se pone en guardia y en lo primero que piensa es que se trata de una fabula. Entonces pregunta ¿Eres abogado? Cuando se cerciora de la negación se lleva las manos a la cabeza y es ahí cuando todas las dosis de persuasión y de conocimiento del tema se exhiben: al final de la exposición queda la duda ¿Es posible que el sistema funcione de esta forma sin que nos percatemos? Este era mi objetivo: tratar de explicar sin ánimo de convencer. Si se piensa bien y nos alejamos de los convencionalismos no resulta tan extraño.

152867-406-304[1]Quien me escuchó y pude pasarle mis escritos con los pormenores del asunto fue el ex juez Elpidio Silva Pacheco que reconoció que esa fisura que mencionaba existía. Consultó con otros jueces, con registradores de la propiedad, con abogados especializados y la conclusión fue unánime “cabe la posibilidad”; no obstante señalaban “el imprescindible soporte documental”. El soporte documental existe, no todo es accesible pero existir existe por lo que estamos al cabo de la calle. Los jueces, que siguen las recomendaciones de los oligarcas, echaron de la judicatura de malas formas, al juez Elpidio Silva por haber tenido la osadía de poner entre rejas a Miguel Blesa, presidente de Bankia, por sus fechorías al frente de la entidad financiera. Era como abrir la puerta del infierno para los banqueros responsables del hundimiento de la economía española; si iba Blesa, por la misma razón deberían ir los otros presidentes de bancos. Para acabar con esta posible epidemia era preferible acabar con la carrera judicial de Elpidio Silva. Dicho y hecho. Ahora con lo que está saliendo de las cloacas de Bankia no hace más que confirmar que Silva tenía toda la razón. El ex juez Silva no se ha quedado lloriqueando su mala suerte en un rincón y ha constituido la firma Elpidio Silva Abogados ¿los oligarcas lo echaran de la abogacía? Parece una labor imposible. La “bomba atómica” fabricada tiene dos espoletas, una civil: la paralización de las ejecuciones hipotecarias y otra penal: el engaño en los procedimientos judiciales de ostentar el papel de acreedor sin exhibir los poderes que le legitiman para reclamar la deuda con el fin de no levantar la liebre de que tan sólo es el cobrador del frac en lugar del acreedor. A la banca se le abre la puerta del infierno de la vía penal.

El detonante

imagesP8P11R6QLas hipotecas subprime en los EE.UU. fue el detonante. España tenía su propia subprice: los inversores internacionales, fondos y sobre todo otros bancos, que habían confiado en la supervisión del Banco de España se percataron que habían adquirido bonos hipotecarios contaminados. La sospecha se hizo realidad: las cajas de ahorros hacían aguas por todas partes y los bancos estaban empachados de hipotecas que habían sido titulizadas sin discriminar la solvencia del deudor. El desempleo, ya alto, se disparó y no tardó en contaminar de morosidad las cuotas de las hipotecas. El desastre estaba servido. Sigue leyendo