HispanTV | 06/11/2014 | Dra. Stuart Jeanne Bramhall

Pic

Las “operaciones de bandera falsa” se llevan a cabo para manipular la opinión pública y orientar nuestras elecciones. Para estudiar esta estrategia, necesitamos conocer las dos principales métodos de la propaganda que existen en mundo actual.

Mientras que la propaganda “blanca” es reconocida abiertamente por el país que la difunde (por ejemplo, la Voz de América), en el caso de la propaganda “negra” el Estado patrocinador permanece oculto. Una operación de bandera falsa (que por lo general incluye algún tipo de crimen) es una forma extrema de la propaganda negra, para culpar falsamente a un enemigo.

La CIA tiene una larga historia de poner bombas y crear caos para lograr objetivos políticos específicos. Un buen ejemplo es los acontecimientos del año 1953 en Irán donde los agentes de la CIA se hicieron pasar por los comunistas para poner bombas y amenazar a los iraníes para no apoyar al por aquel entonces democráticamente elegido primer ministro del país persa, Mohamad Mosadeq.

La inestabilidad que creó esta operación preparó el terreno para un golpe de estado militar que derrocó a Mosadeq para dar todo el poder al amigo y títere de Estados Unidos, Shah Mohamad Reza Pahlavi.

En otra operación de bandera falsa en el 2002, esta vez en Venezuela, miembros de la oposición del Gobierno de Chavez mataron a tiros a sus propios manifestantes para luego culpar a los militares venezolanos por el crimen.

Poco después, utilizaron esta atrocidad para justificar el golpe patrocinado por la CIA contra Hugo Chávez. Esta operación de bandera falsa fue descubierta cuando se supo que el video en el que la llamada atrocidad había sido condenada por la llamada oposición venezolana, había sido filmado antes de que el tiroteo ocurriera.

-Operación Gladio

También existe el caso de la Operación Gladio, una extensa red coordinada por la CIA, el MI6 (espionaje británico) y la OTAN, que organizó numerosos atentados de bandera falsa en toda Europa, desde secuestros hasta fusilamientos en masa, entre los años 1945 y principios de los noventa. El objetivo que seguía la mencionada operación fue culpar a la izquierda europea por los atentados y otros actos terroristas para desacreditar principales partidos de izquierda y la instalación de gobiernos que actuaran de forma más amigable en lo referente a los intereses estadounidenses.

En Italia, Gladio estaba vinculada a la logia masónica P2 (Propaganda Duo), la mafia y los banqueros italianos, los dueños de grandes industrias y los fascistas. En 1978, los agentes de Gladio secuestraron y asesinaron al primer ministro italiano, Aldo Moro. El asesinato ocurrió justo después de que Moro había decidido actuar en contra de la advertencia de Henry Kissinger de no permitir que el partido comunista italiano formara parte de su gobierno de coalición.
Sigue leyendo