Recopilación de artículos que estamos recibiendo desde diferentes colectivos, y nos acercan a la triste actualidad del genocidio sionista que está sufriendo Gaza.

Sube a 187 la cifra de víctimas palestinas en ataques israelíes

HispanTV | 14/07/2014 19:58

Al menos 187 muertos y unos 1400 heridos es el saldo que han dejado, desde el 7 de julio, las operaciones militares aéreas del régimen de Israel contra los palestinos de la bloqueada Franja de Gaza, informa la corresponsal de Hispan TV en Gaza, Isabel Pérez.

En un orden de acontecimientos, desde el 12 de junio, el régimen israelí inició una serie de ataques contra los palestinos residentes en Gaza so pretexto de la desaparición de tres jóvenes judíos.

A partir del 1 de julio, tras el hallazgo de sus cadáveres en la ciudad de Al-Jalil (Hebrón), las fuerzas israelíes intensificaron sus medidas agresivas contra el pueblo del enclave costero palestino.

tas/ncl/hnb

Fuente: http://www.hispantv.com/detail/2014/07/14/280332/ataque-aereo-israeli-deja-5-muertos-gaza

El 80% de los asesinados por el ejército genocida israelí en Gaza son civiles, según la ONU

Kaos en la Red | 14 Jul 2014 | Kaos. Solidaridad con Palestina

El 80 por ciento de los muertos en los bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza en el marco de la operación ‘Margen Protector’ son civiles, según ha señalado la Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) en su último informe de situación.

Agencias

Según la OCHA, que tiene datos hasta las 15:00 horas del domingo, ha habido al menos 168 muertos desde el 7 de julio, cuando comenzó la operación, de los que 133, es decir, el 80 por ciento, son civiles. De ellos, el 21 por ciento (36) son niños, y también hay 26 mujeres. Entre los fallecidos hay 26 milicianos identificados y otras nueve personas sin identificar.

Este organismo ha alertado de que al menos 25.000 niños traumatizados necesitan apoyo psicológico y hacen falta 60 millones de dólares para cubrir los suministros médicos y otro material que se necesita de forma urgente en la Franja.

La operación del Ejército israelí también ha dejado 1.140 palestinos heridos, de los que 296 son niños y 233 son mujeres; 940 viviendas destruidas o gravemente dañadas; y 5.600 palestinos desplazados por los daños sufridos por sus casas.

Asimismo, 16.000 palestinos han buscado refugio en escuelas administradas por la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en el norte de la Franja después de que Israel lanzaran ayer octavillas recomendando evacuar la zona ante la inminencia de bombardeos.

En su informe, la OCHA alerta de que los ataques contra instalaciones de agua han llevado a la empresa gestora ha suspender las operaciones rutinarias por lo que “más de un tercio de la población de Gaza podría no tener acceso a agua potable” y de que en el norte de Gaza no hay electricidad.

Además, según datos del ‘ministerio’ de Salud de Gaza, ocho instalaciones médicas y cuatro ambulancias han resultado dañadas en los bombardeos, un médico ha fallecido y 19 trabajadores sanitarios han resultado heridos.

Fuente: http://kaosenlared.net/publicar/91962-el-80-de-los-asesinados-por-el-ej%C3%A9rcito-genocida-israel%C3%AD-en-gaza-son-civiles,-seg%C3%BAn-la-onu

Éxodo de miles de civiles en la Franja de Gaza por la ofensiva aérea de Israel

Palestina Libre.org | 15 Jul 2014

Mientras el gabinete de seguridad del premier israelí, Benjamin Netanyahu, resolvió dejar en espera la incursión militar terrestre en la Franja de Gaza, miles de palestinos huyeron ayer del norte del territorio costero tras los bombardeos nocturnos y las amenazas israelíes de intensificar la ofensiva contra la población palestina.

La aviación israelí lanzó volantes para instar a los habitantes de esa zona de la Franja a evacuar “inmediatamente” sus casas antes del mediodía, en previsión de bombardeos masivos en el sexto día de la campaña denominada Barrera Protectora, que ya dejó por lo menos 166 muertos y más de 1000 heridos.

“Los volantes piden a los residentes que se alejen, por su propia seguridad, de los activistas de Hamas y de los lugares donde operan”, indicó el ejército. “La amenaza no forma parte de una campaña psicológica y debe tomarse en serio”, subrayó el general Moti Almoz, vocero de las fuerzas armadas israelíes.

En automóviles, en burro, en carretas tiradas por caballos o a pie, la población palestina abandonaba sus casas de Beith Laya llevándose algunas de sus pertenencias. Muchos habitantes no vieron los volantes, pero decidieron partir después de una noche de pesadilla. “Hubo tantos bombardeos que nadie podía dormir, era aterrador”, contó Farid, uno de los refugiados, en referencia a las incursiones aéreas, que anteayer, en el día más letal de la campaña militar, dejaron 56 muertos.

Unas 4000 personas hallaron asilo en escuelas administradas por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa, por sus siglas en inglés). Y los palestinos con pasaportes de otros países fueron autorizados por las autoridades israelíes a salir de la Franja de Gaza, un exiguo y paupérrimo territorio de 360 kilómetros cuadrados y 1,5 millones de habitantes.

En tanto, Netanyahu advirtió ayer que proseguiría con la ofensiva cada vez con más intensidad.

“Israel seguirá actuando con sangre fría, firmeza y responsabilidad para restablecer la calma por un largo período. Golpearemos a Hamas y a las demás organizaciones terroristas. No sabemos cuándo terminará la operación, puede llevar mucho tiempo”, dijo Netanyahu, pese a la creciente presión internacional para poner fin a la masacre.

Según informó ayer el diario Yediot Aharonot, al terminar una nueva reunión de los ministros más destacados del Ejecutivo israelí, el gabinete de seguridad de Netanyahu resolvió dejar en espera la incursión militar terrestre en la Franja hasta ver cómo evolucionan los acontecimientos en los próximos días.

Las fuerzas armadas israelíes movilizaron a 40.000 reservistas y desplegaron tanques y piezas de artillería junto a la frontera con la Franja de Gaza. Hace días que Israel amenaza con una operación terrestre de envergadura en la zona.

Ayer, un comando de la marina desembarcó en una playa de Gaza para atacar. “La misión se ha llevado a cabo correctamente”, anunció un vocero militar, que precisó que cuatro soldados resultaron heridos leves.

La rama militar de Hamas, las brigadas Ezzedin al-Qassam, confirmó que hubo tiroteos intensos “con soldados de la marina sionista” que intentaban penetrar en la Franja.

La espiral de violencia se desencadenó tras el secuestro y asesinato de tres estudiantes israelíes en Cisjordania, que Israel atribuyó a Hamas, aunque hasta el momento no ha presentado pruebas que respalden la acusación. Tras el hallazgo de los cadáveres, un joven palestino fue quemado vivo en Jerusalén por extremistas judíos.

En el frente diplomático, los ministros de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos abordaron ayer en Viena la posibilidad de un alto el fuego en la Franja. El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, reiteró ayer a Netanyahu su disposición de ayudar a pactar una tregua.

Por su parte, varios cancilleres de la Unión Europea se reunirán hoy con Netanyahu y con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, para tratar de poner fin al conflicto.

Mientras el Consejo de Seguridad de la ONU pidió a Israel y a Hamas que pongan fin a las hostilidades, durante la oración del Angelus Francisco hizo un llamado por la paz. El Papa, que realizó una peregrinación a Medio Oriente en mayo, pidió evitar que “la violencia y el odio se impongan al diálogo y la reconciliación”.

Fuente:

Agencias / OICP

FUENTE: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=51294

La historia de Gaza que Israel no cuenta

OK, así pues hasta esta tarde el balance de dos jornadas de intercambio letal se eleva a 40-0 a favor de Israel. Veamos ahora la historia de Gaza que no oirá contar a nadie en las próximas horas.

Se trata de la tierra. Los israelíes de Sderot sufren el fuego de cohetes lanzados por los palestinos de Gaza y ahora los palestinos están recibiendo su merecido. Claro. Pero, un momento: ¿cómo es que todos esos palestinos —millón y medio en total— han acabado hacinados en Gaza? Bueno, pues resulta que sus familias vivieron una vez en lo que ahora se llama Israel. Y que fueron expulsados —o huyeron para salvar la vida— cuando se creó el Estado de Israel.

Y resulta también que —se aconseja aquí tomar aire con una profunda inspiración— las personas que vivían en Sderot a principios de 1948 no eran israelíes sino árabes palestinos. Su aldea se llamaba Huj. Tampoco eran enemigos de Israel. Dos años antes, esos mismos árabes habían escondido del ejército británico a combatientes de la Haganah judía. Sin embargo, cuando el 31 de mayo de 1948 el ejército israelí se plantó en Huj expulsó a todos los habitantes árabes de la población, ¡a la Franja de Gaza! Y se convirtieron en refugiados. David Ben Gurion (el primer Primer Ministro de Israel) lo llamó una “acción injusta e injustificada”. Una pena. A los palestinos de Huj nunca se les permitió regresar a sus hogares.

Y hoy, más de 6.000 descendientes de los palestinos de Huj —ahora Sederot— viven en la misérrima Gaza entre los “terroristas” que Israel proclama querer destruir y que disparan cohetes contra lo que otrora fue Huj. Interesante historia.

Y lo mismo cabe decir por lo que respecta al derecho de autodefensa de Israel. Lo hemos vuelto a oír hoy mismo. ¿Qué pasaría si los ciudadanos de Londres fueran bombardeados como lo son los ciudadanos israelíes? ¿Acaso no devolverían el golpe? Bueno, sí, pero los británicos no tenemos a más de un millón de antiguos habitantes del Reino Unido encerrados en campos de refugiados en unos pocos kilómetros cuadrados alrededor de Hastings.

La última vez que se utilizó este argumento falaz fue en 2008, cuando Israel invadió Gaza y mató al menos a 1.100 palestinos (tipo de cambio: 1.100 contra 13). ¿Qué pasaría si a Dublín la atacaran con cohetes?, preguntó entonces el embajador de Israel. Ahora bien, en la década de 1970 la ciudad británica de Crossmaglen, en Irlanda del Norte, sufrió el ataque de cohetes lanzados desde la República de Irlanda pero no por ello la RAF se vengó bombardeando Dublín y matando a mujeres y niños irlandeses. En Canadá, en 2008, los partidarios de Israel blandieron el mismo argumento falaz. ¿Qué pasaría si a la gente de Vancouver o Toronto o Montreal la atacasen con cohetes disparados desde sus propios suburbios? ¿Cómo se sentirían? Sin embargo, los canadienses no han empujado a campos de refugiados a los habitantes originales del territorio canadiense.

Y ahora vámonos a Cisjordania. Al principio Benjamin Netanyahu dijo que no podía hablar con el “Presidente” palestino Mahmoud Abbas porque no representaba también a Hamas. Luego, cuando Abbas formó un gobierno de unidad [con Hamas], Netanyahu dijo que no podía hablar con Abbas porque se había aliado con la “terrorista” Hamas. Ahora dice que sólo se puede hablar con Abbas si rompe con Hamas, aunque si lo hace dejará de representar a Hamas.

Mientras tanto, el gran filósofo israelí de izquierdas Uri Avnery —90 años de edad y por fortuna tan recio como siempre—, ha llamado la atención sobre la última obsesión de su país: el peligro de que Isis lance un asalto hacia el oeste desde su “califato” sirio-irakí y llegue hasta la ribera oriental del río Jordán.

“Y Netanyahu dijo”, según Avnery, que “si no son detenidos por una guarnición israelí permanente estacionada allí (en el río Jordán), llegarán hasta las mismas puertas de Tel Aviv”. La verdad, por supuesto, es que la aviación israelí aplastaría a Isis en el mismo instante en que osara cruzar la frontera con Jordania desde Irak o Siria.

La importancia de eso, sin embargo, es que si Israel mantiene su ejército en el Jordán (para proteger a Israel de Isis), un futuro Estado “Palestino” no tendrá fronteras y será un enclave dentro de Israel rodeado por todas partes por territorio controlado por los israelíes.

Gráfico en repudio al sionismo del diseñador uruguayo Gabriel “Saracho” Carbajales

“Igual que un bantustán sudafricano”, dice Avnery. En otras palabras, jamás existirá un Estado palestino “viable”. Después de todo, ¿acaso no es Isis lo mismo que Hamas? Por supuesto que no.

Pero no es eso lo que le oímos decir a Mark Regev, portavoz de Netanyahu. No, lo que le dijo a Al Jazeera fue que Hamas era “una organización terrorista extremista no muy diferente de Isis en Irak, Hezbollah en el Líbano, Boko Haram …” Basura. Hezbolá es una milicia chií que en Siria combate a muerte contra los musulmanes sunitas de Isis. Y Boko Haram —a miles de kilómetros de Israel— no es una amenaza para Tel Aviv.

Pero usted ya ha captado el concepto. Los palestinos de Gaza —y, por favor, olviden para siempre a los 6.000 palestinos cuyas familias son oriundas de Sederot— están aliados con las decenas de miles de islamistas que amenazan a Maliki en Bagdad, a Assad de Damasco o al presidente Goodluck Jonathan en Abuja. Más interesante aún: si Isis se dirige hacia las lindes de Cisjordania, ¿por qué el gobierno israelí sigue construyendo allí colonias para los civiles israelíes de forma ilegal y en tierras árabes?

Todo esto no tiene que ver solamente con el vil asesinato de tres israelíes en la Cisjordania ocupada o con el vil asesinato de un palestino en la Jerusalén Este ocupada. Tampoco con la detención de numerosos militantes y políticos de Hamas en Cisjordania. Tampoco con los cohetes. Como de costumbre, el meollo del asunto es la tierra.

Buscando excusas para arrasar Palestina

Por Leandro Albani

El asesinato de tres jóvenes israelíes desató una ola de ataques militares contra Palestina. El pueblo de ese país resiste nuevamente los bombardeos y la represión. Una nueva excusa que permite la muerte de decenas de palestinos.

Esta vez fueron las muertes de tres adolescentes. Aunque todavía no se conoce con claridad la responsabilidad en el asesinato de los jóvenes israelíes, el gobierno de Tel Aviv nuevamente tomó una decisión conocida: el recrudecimiento de los ataques militares a Palestina, principalmente contra la población de la Franja de Gaza, sumado al arresto masivo de persona.

El pasado lunes 6 de julio, el Ejército israelí encontró los cadáveres de los estudiantes Naftali Frenkel (16), Gilad Shaer (16) y Eyal Yifraj (19), secuestrados y asesinados el 12 de junio. Automáticamente, el primer ministro de Tel Aviv, Benjamin Netanyahu, declaró que el Movimiento de Resistencia Islámica Hamás “es el responsable y Hamás pagará el asesinato de los niños”.

Hamás, que recientemente acordó una administración de unidad con la organización Al Fatah que dirige la Autoridad Palestina (ANP), gobierna desde el 2006 la Franja de Gaza, territorio de apenas 360 kilómetros cuadrado en el cual habitan más de un millón y medio de palestinos. En esa porción de tierra, los pobladores son asediados de manera sistemática por las tropas israelíes y víctimas de operativos de gran escala, como fue “Plomo Fundido” en 2008-2009, que dejó como saldo más de 1.300 palestinos muertos.

Luego de anunciarse la aparición de los cadáveres en un descampado entre la localidad de Jaljul y la ciudad de Hebrón en Cisjordania, Hamás negó su responsabilidad en el hecho. A su vez, el gobierno israelí acusó como sospechosos a Marwan al Qawasme y Amer Abu Eisha, dos ex presos palestinos. Al conocerse esta noticia, sus familiares expresaron que Israel inventó la versión y así tener una excusa para justificar un nuevo ataque contra Palestina.

Hasta ahora, las autoridades hebreas no han podido ubicar a los supuestos sospechosos y tampoco presentaron pruebas concretas sobre sus responsabilidades en los asesinatos.

¿Quién pone los muertos?

La desaparición de los jóvenes desató los ataques israelíes contra territorio palestino. La agencia Prensa Latina afirmó que en la represión israelí contra la población civil en Cisjordania y Jerusalén dejó nueve personas muertas y decena de heridos, mientras que en la Franja de Gaza fueron asesinadas otras 14 personas, “nueve de ellos durante un bombardeo al amanecer”.

A su vez, las fuerzas de seguridad de Tel Aviv realizaron feroces arrestos. El jueves pasado, la cancillería palestina indicó que desde el 12 de junio pasado 640 palestinos fueron encarcelados, de los cuales once son diputados y 241 menores de edad. Por su parte, Hamás aseguró que el número de detenidos se eleva a ochocientos.

La difusión de los arrestos cometidos por las fuerzas israelíes se conoce al mismo tiempo que un informe efectuado por el Euro-Mid Observer for Human Rights, que reveló que desde 2010 Israel ha detenido a casi tres mil niños y niñas palestinas, entre los 12 y 15 años, que fueron sometidos a torturas físicas y un 25% de ellos juzgados en tribunales militares. De esta manera, Israel viola la Convención de los Derechos del Niño, ratificada por Tel Aviv en 1991.

EIBM o la excusa del imperialismo

La semana pasada, cuando el gobierno israelí ya había encontrado la excusa para arremeter contra la Franja de Gaza, las agencias de noticias internacionales informaron que un grupo denominado Seguidores del Estado Islámico en Bayt Al Maqdis (EIBM) asumió la autoría del hecho. Esta organización, de la que no se tienen antecedentes, se pronunció aliada del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), grupo terrorista que opera en suelo sirio e iraquí, y poco tiene que ver con las principales organizaciones políticas palestinas, Al Fatah y Hamás. Sobre estos dos grupos, el EIBM manifestó que son “organizaciones humilladas” que han “vendido la religión en beneficio de la política”. EL EIIL es responsable del asesinato se cientos de personas en Siria y profesan una rama del islam ortodoxo, además de ser apuntado como un grupo financiado por Estados Unidos, las monarquías del Golfo Pérsico y Turquía, con el objetivo de generar desestabilización y buscar una mayor injerencia de la Casa Blanca en la región.

La venganza

Luego del asesinato de los jóvenes judíos, Mohamed Abu Khdeir, palestino de 16 años, fue secuestrado, torturado, quemado vivo y asesinado la semana pasada. El diario israelí Haaretz señaló que seis personas fueron detenidas por el hecho, de los cuales tres confesaron estar implicados en el crimen. Todos los arrestados son extremistas judíos.

Aunque Netanyahu se comunicó con los familiares de la víctima y les expresó que “impacto” que le produjo el “crimen atroz”, es conocido que el Estado de Israel impulsa la anexión de tierras palestinas a través de colonos judíos, en su mayoría extremistas. Esta metodología, denunciada y rechazada en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), permite que los colonos ingresen en las casas de los pobladores palestinos y los expulsen con violencia. Pese a los pedidos de la ONU para que Israel detenga este mecanismo, Tel Aviv continúa impulsando la construcción de viviendas en tierras palestinas.

En declaraciones a la prensa, la madre de Mohamed Abu Khdeir fue contundente con sus palabras: “No tengo paz en mi corazón. Aunque han apresado a quienes dicen que han matado a mi hijo, sólo van a responder unas preguntas y luego los pondrán en libertad. ¿Para qué? Que los traten igual que nos tratan a nosotros. Que derriben sus hogares y los detengan igual que hacen con nuestros hijos”.

Fricción en Tel Aviv

Si bien Netanyahu ordenó los ataques contra Palestina, en el gobierno de Tel Aviv se observan diferencias que llevaron al actual canciller y miembro del partido Israel Beiteinu, Avigdor Lieberman, anunció que su organización ha roto la alianza con Likud, el partido gobernante. Igualmente, Lieberman seguirá en su puesto ministerial, aunque declaró a la agencia AFP que “no es ningún secreto que hay desacuerdos fundamentales que ya no permitan el trabajo conjunto. Nos separaremos y haremos una facción separada”.

Por supuesto, la diferencia entre ambas organizaciones no tiene que ver con la cacería desatada contra los palestinos, sino con la negativa de Netanyahu de efectuar una operación militar de gran escala contra la Franja de Gaza. Para Lieberman, se debería lanzar una incursión por tierra y aire, similar a la “Operación Escudo Defensivo” cuando en 2002 Israel atacó militarmente Cisjordania.

La misma historia

En 1974, el periodista Rodolfo Walsh escribió una serie de crónicas sobre Palestina, publicadas en el diario La Opinión. Luego de viajar a Líbano y a los territorios palestinos ocupados, Walsh remarcaba que Israel sostiene “un perpetuo estado de ‘represalia’” contra los palestinos y mantiene una “propaganda que empieza a volverse torpe describe cada acción de sus fuerzas como respuesta a un acto de terrorismo”. Y agregaba: “el palestino despojado de su patria se ha convertido en agresor, la víctima en verdugo”.

Esta situación relatada por Walsh no ha cambiado; todavía más, se ha profundizado e Israel siempre tiene una excusa bajo su manga para continuar con su permanente invasión en suelo palestino. Los hechos, irrefutablemente, lo demuestran.

Gaza. Por Eduardo Galeano

Magistral texto de Eduardo Galeano, publicado en noviembre de 2012, tristísimamente vigente.

 


Tomado de
Cubadebate

Fuente Contraidicaciones

Para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas. Todo indica que esta carnicería de Gaza, que según sus autores quiere acabar con los terroristas, logrará multiplicarlos.

Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamas ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen.

Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamas, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelí usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa.

Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Iraq para evitar que Iraq invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen. La devoración se justifica por los títulos de propiedad que la Biblia otorgó, por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió, y por el pánico que generan los palestinos al acecho.

Israel es el país que jamás cumple las recomendaciones ni las resoluciones de las Naciones Unidas, el que nunca acata las sentencias de los tribunales internacionales, el que se burla de las leyes internacionales, y es también el único país que ha legalizado la tortura de prisioneros. ¿Quién le regaló el derecho de negar todos los derechos? ¿De dónde viene la impunidad con que Israel está ejecutando la matanza de Gaza? El gobierno español no hubiera podido bombardear impunemente al País Vasco para acabar con ETA, ni el gobierno británico hubiera podido arrasar Irlanda para liquidar a IRA. ¿Acaso la tragedia del Holocausto implica una póliza de eterna impunidad? ¿O esa luz verde proviene de la potencia mandamás que tiene en Israel al más incondicional de sus vasallos?

El ejército israelí, el más moderno y sofisticado del mundo, sabe a quién mata. No mata por error. Mata por horror. Las víctimas civiles se llaman daños colaterales, según el diccionario de otras guerras imperiales. En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica.

Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí.

Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas. Y esos medios también nos invitan a creer que son humanitarias las doscientas bombas atómicas de Israel, y que una potencia nuclear llamada Irán fue la que aniquiló Hiroshima y Nagasaki.

La llamada comunidad internacional, ¿existe?

¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que los Estados Unidos se ponen cuando hacen teatro?
Ante la tragedia de Gaza, la hipocresía mundial se luce una vez más. Como siempre, la indiferencia, los discursos vacíos, las declaraciones huecas, las declamaciones altisonantes, las posturas ambiguas, rinden tributo a la sagrada impunidad

Ante la tragedia de Gaza, los países árabes se lavan las manos. Como siempre. Y como siempre, los países europeos se frotan las manos.

La vieja Europa, tan capaz de belleza y de perversidad, derrama alguna que otra lágrima mientras secretamente celebra esta jugada maestra. Porque la cacería de judíos fue siempre una costumbre europea, pero desde hace medio siglo esa deuda histórica está siendo cobrada a los palestinos, que también son semitas y que nunca fueron, ni son, antisemitas. Ellos están pagando, en sangre contante y sonante, una cuenta ajena.