La novela escrita en 1968 que predijo exactamente el mundo actual

 

20140502-233410.jpg

El libro contiene casi una veintena de predicciones increíblemente acertadas sobre el mundo actual, como la irrupción de China como primera potencia mundial, la unión de toda Europa bajo la bandera de la Comunidad Europea, las relaciones a través de la red y el uso de imágenes como avatares, los vehículos eléctricos, la bancarrota de Detroit, la TV por satélite y el pay-per-view, las campañas contra el tabaco y la legalización de la marihuana… Incluso la elección de un presidente llamado OBOMI.

 

Esta es realmente una extraña historia que comenzó en 1969, cuando un popular novelista de ciencia ficción, John Brunner , escribió uno de sus más famosos libros, llamado “Stand On Zanzibar”.

Lo que es interesante en esta vieja novela es que tiene muchos eventos muy similares, tanto político, como económico, personajes y avances tecnológicos, como los de hoy en día.

El mundo que describe Brunner sobre Zanzibar se sitúa en el año 2010, y esto nos permite hacer una comparación punto por punto y maravillarnos con la asombrosa habilidad novelistica de John Brunner para anticipar la forma del mundo por venir.De hecho, su visión del año 2010 hasta incluye un dirigente popular llamado Presidente OBOMI.

Aquí están algunas de sus más increíbles predicciones que aparecen en el libro:

(1) Actos aleatorios de violencia por parte de personas locas, a menudo tienen lugar en las escuelas, una plaga que azota la sociedad de Stand on Zanzibar.

(2) La otra fuente importante de inestabilidad y violencia viene de los terroristas, que ahora son una gran amenaza para los intereses estadounidenses, y llegan incluso a atacar edificios dentro de los Estados Unidos.

(3) Los precios se han multiplicado por seis entre 1960 y 2010 debido a la inflación. (El aumento real de precios en Estados Unidos durante ese período fue siete veces mayor, pero Brunner estuvo cerca.)

(4) El rival más poderoso de EE.UU. ya no es la Unión Soviética, pero sí China. Sin embargo, gran parte de la competencia entre los EE.UU. y Asia se juega en la economía, el comercio y la tecnología en lugar de la guerra abierta. Sigue leyendo