Las autoridades danesas han confirmado que el Hotel Marriott de Copenhague será la sede de la reunión del Club Bilderberg de 2014. Los manifestantes, se ubicarán en un gran parking frente al hotel
A pesar que existían dudas acerca de si este hotel de 5 estrellas, sería la sede de confabulación secreta de este año debido a su ubicación, dentro de la ciudad, y su cercanía a una carretera muy transitada, las autoridades han confirmado que el conciliábulo se reunirá allí desde el próximo 29 de mayo y hasta el día 1 de junio.

La policía, también ha dispuesto un gran aparcamiento, situado frente al hotel, para los manifestantes. Se ha informado, que la sede de la policía se encuentra ubicada muy cerca de este sitio, lo que le permitirá a las autoridades mantener una estrecha vigilancia sobre los manifestantes.

El área donde los manifestantes se congregarán no está a más de 20 metros del Hotel Marriott, lo que significa que manifestantes y medios de comunicación va a ser capaces de obtener mucha más información de los miembros del Club Bilderberg, en comparación con el año pasado, cuando fueron confinados en un área a casi un kilómetro de distancia del hotel Grove en Watford, Inglaterra.

Cientos de periodistas de medios de comunicación de todo el mundo, se posicionarán sobre el terreno, en Copenhague, para cubrir el evento con streaming de video en directo y actualizaciones permanentes de sus sitios webs.

La organización elitista, que se reúne una vez al año, ya sea en Europa, Estados Unidos o Canadá, está compuesta por algunos de los más poderosos pesos pesados de la industria, la banca, la política, la realeza, la educación y la tecnología. A la reunión del pasado año en Inglaterra, asistieron personalidades de la talla de Jeff Bezos, Timothy Geithner, Christine Lagarde y Henry Kissinger, además de la sempiterna Reina Beatriz, de los Países Bajos, y el primer ministro británico, David Cameron.

A pesar que los medios de comunicación habitualmente no le otorgan el Bilderberg la cobertura de prensa que este exige, ya que consideran al grupo como una mera “tertulia”, en los últimos años se han documentado innumerables ejemplos del impacto directo que la organización tiene sobre la política mundial, dando lugar a acusaciones de que el grupo es fundamentalmente antidemocrático por naturaleza. Sigue leyendo