¿Qué lleva a una mujer a ingresar en conflictos armados por su libre y espontánea voluntad? ¿Qué desean con eso? ¿Y quiénes son esas mujeres?

Estas son sólo algunas de las preguntas que el documental ‘Rosas y Fusiles’ (Rosas y Fuzis en la traducción libre al portugués) busca responder. Son mujeres que buscaron ingresar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (Farc-EP).

A quien pensaba que sólo mujeres sin estudio o sin otra expectativa de vida, además de los conflictos armados, eran las que buscarían esa vida, el documental lo va a sorprender.

Ya desde el comienzo, vemos a varios tipos de mujeres con varias profesiones diferentes. Pintoras, políticas, escritoras, campesinas, intelectuales, pero, sobre todo, mujeres luchando por un sólo objetivo: justicia.

Como el mismo documental afirma, estar en la guerra no es dejar de lado la feminidad. En varios momentos, podemos ver a las guerrilleras usando maquillaje, aros, peinándose los cabellos, pero todas uniformadas.

Sin embargo, dejando de lado la belleza y la vanidad femeninas, ellas son decididas y, de lejos, podemos aprender que el prejuicio de que las mujeres son frágiles no existe. “Dicen que nosotras somos terroristas, pero ¿qué es el terrorismo? Terrorismo es matar el pueblo de hambre, es mantener al pueblo en la ignorancia, es terrorismo perseguir a las personas, terrorismo es hacernos pasar por terroristas cuando estamos sólo luchando por mejores condiciones de vida…”, afirma una de las mujeres entrevistadas, no identificada.

El documental muestra que aunque exista el deseo de combatir por la justicia, algunas personas, inclusive mujeres, son obligadas a entrar en la guerra, pues no existe otra alternativa para ellas: es el caso de las más pobres. “Ellos (los paramilitares) invaden nuestras tierras, nos masacran, nos degüellan, nos matan, ¿por qué? Porque no tenemos cómo defendernos, entonces luchamos con lo que tenemos para luchar y porque tenemos que luchar”, afirma otra entrevistada, que tampoco es identificada.

Una integrante de las Farc afirma en el documental que el gobierno paramilitar mata a los campesinos por el simple hecho de tener la sospecha de que apoyen a la guerrilla. “Son los falsos positivos, ellos afirman que los campesinos nos apoyan y, al día siguiente, varios de ellos aparecen muertos”, relata.

Lo que de hecho es posible ver en el documental, además de todas las dificultades por las cuales pasan las personas que están realmente luchando por sus derechos, por una vida mejor para sus familiares, es que la mujer es un punto fuerte en la guerra, como se dice en la película: “sin la presencia de la mujer en el proceso revolucionario, no hay revolución”.

Fuente: http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=79426

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, la guerrilla de más largo aliento en nuestro continente, siempre ha contado con la participacion de la mujer combatiente. ¿Quiénes son estas mujeres? ¿Por qué arriesgan sus vidas por los ideales del socialismo y la liberación nacional en un país bajo la bota de los Estados Unidos? ¿Cuál es su papel en el actual proceso de paz?

“Rosas y Fusiles”, grabado en La Habana con las mujeres de la Delegación de Paz de las FARC-EP, abre una ventana que muestra la vida de compromiso y lucha de las guerrilleras farianas: las razones que les llevaron a ingresar a la insurgencia bolivariana, su vida cotidiana en las montañas de Colombia y la visión de paz con justicia social que mueve su accionar político en el campo de batalla y en la mesa de diálogo. El documental es también una meditación sobre la condición de la mujer colombiana y su rol en la revolución social.

Ficha técnica

Dirección: Vilma Kahlo
Duración: 53 min.
Estreno: Enero 2013
Producción: Escuela de Cuadros
Fuentes archivísticas: La noche de los lápices, La Insurgencia del Siglo XXI, Iluminados por el fuego, y diversos materiales de teleSUR, Hispan TV y Dick Emanuelsson.