En “Lazos rosas, S.L.” se analiza cómo numerosas empresas son capaces de utilizar el lazo rosa en sus campañas de marketing para aumentar sus ventas, y descubrimos que la abultada cantidad de dinero que recaudan gracias a la campaña contra el cáncer no se destina en exclusividad a la causa. Es más, ¡estas empresas utilizan químicos cancerígenos en sus productos!

Recomendamos nuestro anterior artículo:

Cáncer, el negocio de los lazos rosas. Algunas terapias que no son rentables para las farmaceúticas.

La Noche Temática. “Qué esconde el cáncer de mama”

  • Los investigadores siguen sin desvelar las causas del cancer de mama
  • Solo entre un 20 y un 30% de ellos se dan en mujeres con factores de riesgo
  • ¿Qué papel juegan factores ambientales como la exposición al aluminio?
  • ¿Qué esconde la esponsorización de movimientos como el de los lazos rosas?

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, en La Noche Temáticanos aproximamos a la enfermedad a través de dos documentales: Lazos Rosas, S.L. y La edad del aluminio.

Cada uno de ellos aborda el cáncer de mama desde dos perspectivas diferentes: la de la influencia en su desarrollo de factores ambientales como la exposición al alumnio;  y la de la utilización del lazo rosa (símbolo de la lucha contra el cáncer de mama) como herramienta de márketing por parte de algunas empresas.

“Lazos Rosas, S.L.”

El documental analiza cómo algunas empresas utilizan el lazo rosa dentro de sus campañas de marketing con el objetivo de aumentar sus ventas, mientras que la aportación que realizan a la causa representa una pequeña fracción de lo que ingresan. Además, se dan casos de empresas que se asocian a una causa para mejorar su imagen pública utilizan agentes cancerígenos en la fabricación de sus productos.

En Lazos Rosas SL se sostiene que de todo el dinero que se recauda en las campañas para la investigación contra el cáncer de mama, no se destina el suficiente a la prevención o a la búsqueda de posibles factores medioambientales.

El documental , basado en el libro de Samantha King Lazos Rosas, S.L.: Cáncer de mama y la política de Filantropía, cuenta con la colaboración de la mujeres de la “Liga IV”, un grupo de apoyo a mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en Fase 4, que a través de sus testimonios muestran su rechazo al movimiento de los lazos rosas con el que se sienten incómodas, en lo que Samantha King ha llamado “la tiranía del buen humor”.

El primer lazo contra el cáncer de mama no era rosa, era de un color salmón, tirando a naranja, y lo hizo una mujer llamada Charlotte Haley. Había perdido a muchas mujeres de su familia por culpa del cáncer de mama. Fue ella quien comenzó hace más de 20 años una campaña para presionar y pedir, al Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, un aumento del presupuesto para la investigación en la prevención del cáncer, al que apenas se dedicaba un 5%.

Lazos Rosas, S.L. cuenta con entrevistas a los críticos de la campaña del lazo rosa, investigadores y pacientes de cáncer, así como a Nancy Brinker en representación de la fundación para recaudar fondos contra el cáncer de mama Susan G. Komen for the cure.

 “La edad del aluminio”

No hace ni un siglo el aluminio era un gran desconocido. Ahora está en casi todas partes: bebemos de latas de aluminio; nuestros coches lo llevan en las llantas de aleación; lo usamos para purificar el agua que bebemos; lo aplicamos en nuestros cuerpos cuando usamos cosméticos, desodorantes o cremas de sol. Incluso lo inyectamos a nuestros hijos cuando los vacunamos.

La industria del aluminio está en auge, pero es objeto de críticas debido a la contaminación y la gran cantidad de energía que necesita para su extracción. Los productos hechos con aluminio se han convertido en elementos habituales de nuestra vida cotidiana. Presente en los cosméticos, desodorantes, vacunas y medicamentos. Cada vez hay más evidencias que muestran que juega un papel muy importante en la génesis de enfermedades como, alergias alimenticias, el Alzheimer o el cáncer de mama y otras plagas de la civilización moderna. ¿Es capaz el aluminio de convertir una célula normal en una célula cancerosa?

La oncóloga Philippa Darbre realiza investigaciones sobre las causas del cáncer de pecho. Estudia las razones por las que muchos tumores aparecen curiosamente en la zona próxima a las axilas. Según Philippa Darbre, estudios realizados en las décadas de 1930 y 1940 muestran que el 30% de los cánceres de pecho se producía en esa zona. Y actualmente, en esa zona se produce casi el 60%. Así que algo está ocurriendo más allá de la explicación habitual de que es una zona donde hay más tejido. Y, por supuesto, otra explicación posible es que es la zona en la que se aplican productos químicos debajo del pecho.

Los productos hechos con aluminio se han convertido en elementos habituales de nuestra vida cotidiana. Se podría decir que estamos viviendo en la Edad del Aluminio.

FUENTE: http://www.rtve.es/television/20131015/noche-tematica-esconde-cancer-mama/765400.shtml