Un artículo de La Marea recoge la protesta de vecinos de Vallecas y La Ventilla en Madrid que denuncian que el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) vendió cerca de 3000 viviendas a Goldman Sachs, que gestionará a través de dos empresas, Azora y Encasa Cibeles.

En un anterior artículo, “De los desahucios en Madrid al entramado financiero de la élite global, realizamos una investigación de cómo vivienda pública del ayuntamiento de Madrid, a través del grupo Blackstone, muy vinculadas a Lehman Brothers – Kuhn, Loeb Inc., iba a manos de financieras en cuyas cúspides encontrábamos intereses directos de JP Morgan – Chase o la familia Rockefeller.

Nuevamente vemos como una entidad financiera vinculada a la red financiera global del Nuevo Orden Mundial, Goldman Sachs, que en su versión europea del “Inside Job” en la que  se encarga de quitar y poner gobernantes a su antojo y cuyos ejecutivos (o ex-ejecutivos) siempre han estado vinculados a instituciones claves en la creación y gestión de la crisis. Saca rédito con su negocio más lucrativo, el acaparamiento de bienes que en su día fueron públicos o sociales. Y claro está, restar soberanía estatal en favor de sus intereses globalistas.

Pg-12-eurozone-graphic[1]

Goldman Sachs acapara miles de viviendas de protección oficial a 67.000 euros

La Marea | 14 de diciembre de 2013 | Toni Martínez

Goldman Sachs acapara miles de viviendas de protección oficial a 67.000 euros
“Un fondo de inversión buitre no viene a hacer obra social, sino a ganar dinero y hacer negocio”. Así resume Mariano, la situación en la que se encuentra tras conocer el pasado mes de octubre que el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) había vendido su piso, donde estaba de alquiler, junto a otros 2.938 a Goldman Sachs, el fondo de inversión que gestionará estas viviendas a través de dos empresas, Azora y Encasa Cibeles.

Mariano es uno de los afectados, pero hay muchos más por barrios de Madrid como el de La Ventilla o Vallecas. Se trata de familias que vivían en pisos de protección oficial, muchos con derecho a compra y subvencionados, que ven cómo ahora el IVIMA deja en manos de un fondo de inversión.

Los afectados, además denuncian que Goldman Sachs ha hecho negocio con esta adquisición. “Compró, en una subasta, un lote de cerca de 3.000 viviendas por un valor de 201 millones de euros, cuando el precio de mercado era de más de 300 millones”, aseguran. La media de cada piso le salió a un precio cercano a los 67.000 euros y ahí está el negocio. Sigue leyendo