El autor muestra  a un ritmo trepidante una breve y contundente lección sobre uno de los males de nuestro tiempo: la conversión de los alimentos en bienes especulativos.

La nueva burbuja económica ya está aquí. Participa, no te quedes atrás.

La bolsa o la vida, de Juan Carrascal-Ynigo

Finalista de la X Edición de Notodofilmfest. 3:30 min. Castellano con subtítulos en inglés.

El lucrativo “negocio” de la especulación en el mercado de los alimentos es tratado en el cortometraje de Juan Carrascal-Yñigo de una manera muy arriesgada, original e impactante. A medio camino entre la ficción y el documental, nos convierten en espectadores de un falso programa de televisión que se dedica a hablar de las “bondades” y “beneficios” que puede sacar cualquiera que se decida a invertir en el mercado de los alimentos.

El guión resalta por la cantidad de datos precisos que nos aporta el realizador sobre la historia reciente de esta nueva burbuja económica, cómo funciona, quiénes los responsables de la misma y, por supuesto, explicandonos quiénes son sus víctimas y las consecuencias que tiene sobre sus vidas el que se trate a la comida como un negocio.

Tantos datos no aburren o apabullan, pues su realizador ha tenido la habilidad de contárnoslo todo de una manera que su mensaje nos llega muy bien a todos los espectadores. Porque el hacer que la narradora del corto sea la presentadora de programa de “telebasura” y que todo esté envuelto por un cruel humor negro, potencia -y mucho- ese drama tan triste y real que nos quieren transmitir.

Aparte de en su conseguido guión, el peso del cortometraje recae principalmente en la actriz Eva Redondo, que se ocupa de dar vida a la presentadora del programa. Secundada por unos cuantos actores que hacen un trabajo muy eficaz, Eva Redondo nos demuestra -una vez más- que es una gran actriz capaz de adoptar cualquier tipo de registro. En este caso, el aire desquiciado que le imprime a su personaje, que roza la caricatura, le da -paradójicamente- una gran verosimilitud a lo que estamos viendo. Así, los espectadores sentirán que están viendo a alguien real, de carne y hueso, y no podrán evitar sentir antipatía ante todo lo que representa la presentadora de televisión que tan magistralmente interpreta Eva Redondo.

Muy bien realizado a nivel técnico, “La bolsa o la vida” es un corto imprescindible que todo el mundo debería ver para que comprendieramos qué está ocurriendo a nuestro alrededor. Fuente.