Hace algunas décadas las elites occidentales se comprometieron a unir a EE.UU. con Europa Occidental. ¿Lograron materializar su plan?

RT Actualidad | 26 oct 2013 | Salon / Matt Stoller
“De hecho, después de la Segunda Guerra Mundial las élites de EE.UU. y de Europa Occidental hicieron un gran esfuerzo por deshacerse totalmente de las naciones y combinar a todos los ‘pueblos amantes de la libertad’ en una gigantesca ‘Unión del Atlántico’, un estado federal construido sobre la base de la alianza militar de la OTAN“, explica en su artículo en el sitio Salon comentarista financiero Matt Stoller.

El marco institucional de un Gobierno mundial integrado por Europa Occidental y EE.UU. sigue siendo mucho más potente que lo que nos gusta imaginar, incluso más allá de los aparatos de seguridad revelados por los documentos de Snowden

El experto destaca que este proceso salta a la vista. “Este movimiento logró crear una ‘Unión Europea’, que procedía de la misma fuente ideológica que la ‘Unión del Atlántico’. Una vez que reconocemos que la Guerra Fría desembocó en la construcción de un poderoso régimen internacional que buscó deshacerse explícitamente de las naciones soberanas, las arquitecturas de seguridad generales reveladas por la situación en Siria y las revelaciones de espionaje de NSA tienen mucho más sentido”, explica en referencia al conflicto sirio y al espionaje masivo organizado por una serie las naciones.

Unión del Atlántico

El esfuerzo por unir a Europa y a EE.UU. comenzó en 1939 con la publicación de un libro del influyente periodista Clarence Streit ‘Unión Ahora’, en el que sostiene que la única manera de evitar el aislacionismo norteamericano y el fascismo europeo era la integración política y económica de los principales pueblos “amantes de la libertad”, como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, África del Sur y la mayor parte de Europa occidental.

Las élites globales avanzan, hacia una solución de un solo mundo

Streit explicaba que la unión de los países de Europa occidental y Estados Unidos “daría a su unión una baza lo suficientemente fuerte como para ganar la paz pacíficamente, algo que ninguna combinación de las dictaduras podría desafiar frente a los cuatro ases y el comodín”.

Matt Stoller especifica que se trata del as de espadas o poder productivo, el as de diamantes o el poder de materia prima, el as de basto, o el poder armado, el as de corazones o poder moral y el joker como su poder creciente.

Había dos argumentos básicos para la Unión del Atlántico. Los arquitectos de la OTAN y de la OCDE creían que una mayor interdependencia de las naciones en “el mundo libre” no soviético aislaría a la URSS. Este mismo grupo reconoció que el sistema de Bretton Woods, en el que EE.UU. tenía la mayor parte del oro del mundo y operó su moneda de reserva, se iba a pique, ya que las naciones de Europa Occidental reconstruyeron sus economías y los bancos de EE.UU. trataron de escapar a la regulación nacional enviando dólares en el extranjero en las economías prósperas.

¿Tuvo éxito el plan? Sigue leyendo