laproximaguerra.com | 29 Sept. 2013 | Rubén Lara

la-proxima-guerra-Wesley-Clark-iraq-libya-lebanon-syria-sudan-iranThe Associated Press revela que la reciente y contínua inestabilidad “al estilo de la primavera árabe” en la capital de Jartum en Sudán está liderada por la oposición de Sudán apoyada por Occidente, el Partido Nacional Umma, y las diversas ONGs de imitación y los medios de comunicación “independientes” creados por Occidente para apoyarles. Esto revela otro levantamiento diseñado por Occidente construído para el cambio de régimen en favor de un nuevo régimen cliente amigable con Occidente. El artículo de AP, “los manifestantes sudaneses exigen el derrocamiento del régimen”, primero declara:

Los activistas reconocen que no tienen un liderazgo unificado ni el apoyo de los partidos políticos, pero expresan la esperanza de que la naturaleza espontánea de la actual ronda de protestas signifique que están ganando impulso.

Sin embargo, AP luego admite:

Uno de los más prominentes líderes de la oposición de Sudán, Sadiq al-Mahdi, del Partido Nacional Umma, dijo a los fieles en una mezquita en el barrio de Omdurman que al-Bashir ha estado gastando el presupuesto del Estado en “la consolidación del poder” y no “para levantar la agonía de los hombros de los ciudadanos.” Después del sermón, los manifestantes marcharon por el distrito, un bastión de la oposición desde hace mucho tiempo, cantando “el pueblo quiere la caída del régimen”, el lema oído en los levantamientos de la Primavera Árabe que comenzaron a finales de 2010 y han dado lugar al derrocamiento de los líderes en Túnez, Egipto, Libia y Yemen.

Es evidente que los “activistas” de hecho tienen un líder – Sadiq al-Mahdi, del Partido Nacional Umma que estaba literalmente dirigiendo a los manifestantes a las calles. Y aunque las comparaciones con la “primavera árabe” evocan imágenes de las protestas pacíficas “pro-democracia”, AP admite que los manifestantes ya están recurriendo a la violencia:

Los manifestantes furiosos prendieron fuego a comisarías de policía y decenas de gasolineras y edificios gubernamentales, y los estudiantes marcharon cantando por la destitución de al-Bashir.

AP, tal vez con la esperanza de que los lectores no se molestarían en investigar el asunto, también cita a un “bloguero y periodista del Reem Shawka” para reforzar su narrativa. Shawka es columnista en la revista “500 Palabras” de Sudán. Mientras que “500 palabras” sostiene que se trata de “una revista online sudanesa independiente”, anuncia con orgullo en la columna derecha de su página web un próximo Instituto de Paz de EE.UU., un “Programa de Líderes Jóvenes del Sur de Sudán y Sudán.” Como la engañosa propaganda financiada por Estados Unidos en Tailandia, el frente Prachatai, “500 palabras” es mas probablemente financiad directamente por el gobierno de los EE.UU., y está sin duda en consonancia con la agenda y los puntos de vista del Departamento de Estado de EE.UU. sobre Sudán.

la-proxima-guerra-500words-sudan-financiada-por-eeuu

Imagen: “La revista online independiente” de Sudán “500 Palabras” anuncia con orgullo al Instituto de paz de EE.UU. en su sitio web (lado derecho), dejando al descubierto los vínculos predecibles entre el apoyo de la oposición respaldada por Occidente en el interior de Sudán y el Departamento de Estado de EE.UU. a través de la Fundación Nacional para la Democracia y otros, que muy probablemente provean de fondos al frente online de propaganda.

En efecto el editor jefe de “500 Palabras”, Moez Ali, tiene su propia página en “Open Democracy” -financiada por el Open Society Institue del criminal convicto George Soros, la Fundación Oak, el Sigrid Rausing Trust, TIDES y muchos otros. Cabe mencionar que el Instituto de Paz de EE.UU. – anunciado por “500 palabras” – ha jugado un papel instrumental en el oeste de la ingeniería “primavera árabe“, donde, literalmente, se preparan las constituciones y la estructura de los regímenes que Occidente planea crear una vez que esas naciones sean derrocadas.

¿Quién es líder de la oposición Sadiq al-Mahdi?

Sadiq al-Mahdi, líder del Partido Nacional Umma de Sudán, es miembro de la Fundación Arabe para la Democracia (puesta en marcha por UE-Estados Unidos-Arabia-Qatar) y el Club de Madrid, que cuenta con el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton como “miembro pleno”, entre muchos otros, y está respaldado por Wall Street y la miríada de “instituciones internacionales” y fundaciones como el Banco Mundial, el Fondo de los Hermanos Rockefeller, la Fundación Ford, Walmart, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Microsoft y muchos otros. Al-Mahdi mismo fue educado en Oxford, según su biografía oficial del Club de Madrid, que también declara:

Al-Mahdi fue elegido presidente del partido Umma en noviembre de 1964, y encabezó una campaña de promoción de la actividad política, desarrollo del Islam político, y reforma del partido para ampliar su base y promocionar comportamientos democráticos. A pesar de sus esfuerzos en pro de un gobierno democrático, hubo otro golpe de Estado en 1969 que condujo a una dictadura denominada el Régimen de mayo.

Pronto fue detenido por el gobierno militar, exiliado en Egipto, y detenido en las cárceles del Sudán en varias ocasiones hasta 1974. Más tarde ese año, él viajó al extranjero y visitó las capitales árabes y africanas donde pronunció una serie de conferencias. Durante su exilio, formó el Frente Democrático Nacional (NDF), compuesto por Umma, el Partido Unionista Democrático, y la Hermandad Musulmana. A través de sus esfuerzos, el NDF fue capaz de hacer un acuerdo de reconciliación nacional en 1977 con el Régimen de mayo que ordenó la reforma democrática.

Su asociación directa con la Hermandad Musulmana es importante, ya que es la organización que remontándonos a 2007, bajo el entonces presidente de EE.UU. George Bush, comenzó a recibir apoyo saudita-estadounidense-israelí para preparar el derrocamiento violento de varias naciones, incluyendo, en particular, Siria. El ganador del Premio Pulitzer, el periodista Seymour Hersh en su artículo 2007 en el New Yorker, “La Redirección: ¿Está la nueva política de la Administración beneficiando a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?” revelaría el apoyo saudita-estadounidense-israelí detrás de financiar y armar a los Hermanos Musulmanes en Siria:

“El gobierno de Arabia Saudita, con la aprobación de Washington, proporcionaría fondos y ayuda logística para debilitar al gobierno del presidente Bashar al-Assad, de Siria. Los israelíes creen que poner tanta presión sobre el gobierno de Assad hará que sea más conciliador y abierto a las negociaciones.”
Sigue leyendo