Compartimos este interesantísimo artículo del blog Ataque al poder, que nos hace llegar una compañera.

Relacionado con nuestros últimos artículos en los que tratamos el expolio económico que supone para un país los paraísos fiscales, y conocer que el conglomerado de empresas con mayor liquidez y principal índice de referencia de la bolsa española, se encuentra en su mayoría domiciliada en paraísos fiscales. En el siguiente artículo se ahonda en cuatro firmas de ese gigante Ferrovial, Endesa, el Banco Popular y el Banco Santander Que a parte de lo ventajoso que se ha tornado para ellas el Impuesto sobre Sociedades y no tributar en nuestro país los debidos impuestos. Meten mano a las arcas públicas ya que la declaración les sale negativa.

Escrache a las empresas del IBEX-35 que dan esquinazo a Hacienda

– Ataque al Poder. 5 Mayo 2013 –

2123_declaracion-de-hacienda[1]En la situación en la que se encuentra el país, avocado al abismo, ya no vale la prudencia, las medias tintas o comentarios en genérico: “los ricos no pagan a Hacienda” que como cantinela se viene escuchando. Ahora, ha llegado el momento de llegar al fondo de la cuestión y demostrar que el escaqueo fiscal, de las grandes empresas y fortunas, existe y es estratosférico. Convendría llamar las cosas por su nombre y dejarnos de eufemismos inventados por los medios de comunicación que tildan de financiación ilegal de los partidos políticos cuando son sobornos de la altura de un campanario. Los partidos políticos que han ostentado poder han hecho de su capa un sayo y en lugar de buscar un equilibrio fiscal que sostenga el Estado se han dedicado a repartir prebendas a las grandes empresas hasta convertir el Impuesto de Sociedades en una ridiculez. No sólo se le ha dado pasaporte al impuesto que grava los beneficios de las empresas del IBEX-35 sino que se ha traspasado la línea roja que supone un paso más allá del absurdo: encima de no pagar se le mete mano a las arcas públicas, evidentemente, con la complicidad del que sale en pantalla de plasma y sus antecesores. Para empezar, como estaba previsto, entraremos en la cocina de cuatro gigantes que se marchan sin pagar su contribución fiscal, Ferrovial, Endesa, el Banco Popular y el Banco Santander. Anticipo que el rollo para salir bien parados se sustenta en su actividad internacional y se escudan en la doble imposición para manifestar que lo que tenían que pagar aquí ya lo han pagado allí y sin ninguna comprobación que lo acredite dan el asunto por zanjado. En las Memorias, donde están obligadas para informar a sus accionistas, ninguna de ellas expone un desglose de los tributos pagados por países en los que actúa por lo que, fácilmente, se deduce que no interesa que se sepa. No hay que darle más vueltas ya que se trata de una piratería a gran escala con el resultado, una por otra, que la recaudación debe de estar entre, escasamente en el 5% de sus beneficios, nada de nada, o el cobro descarado a las arcas públicas, podríamos decirlo de otra manera: que la declaración de renta les ha salido negativa y Hacienda les devuelve dinero.

images[1] (2)Teniendo en cuenta, que la información que aquí se expone sobre Ferrovial tiene el origen de manifestaciones de la propia empresa, extraídas de sus Memorias, no puede ponerse en duda que el pastel está cocinado en su propio horno. Veremos, que manifestando millonarios beneficios en lugar de pagar por el Impuesto de Sociedades resulta que cobra de nuestras escuálidas arcas públicas. No se trata de un caso único, conforme transitemos por otras cocinas veremos que la pastelería es variada.   

ferrovial2 001

Empecemos el fandango con Ferrovial y con un párrafo extraído de su Memoria para dejar constancia del desorden de todo el sistema fiscal: “el Impuesto sobre Sociedades registrado por Ferrovial en su cuenta de resultados representa un ingreso de 85 millones de euros, a pesar de haber generado un resultado antes de impuestos positivo de 1.730 millones de euros”. Esta claro, a pesar de tener beneficios que conlleva pagar impuestos estos truhanes cobran del erario público. En el Cuadro 1 se puede apreciar esta alquimia, dice que pierde en España y el Reino Unido y los beneficios en EEUU, Canadá, más el resto no equilibran las pérdidas y el resultado es que 85 millones de euros que se saquean de las arcas públicas y se los adjudica como ingreso propio. Con esta política fiscal el negocio ya no es la actividad que ejerza la sociedad mercantil, el negocio, y se repite año tras año, es ir chupando de la mamella de los fondos públicos. Este perverso mecanismo permite a Ferrovial la activación de créditos fiscales por importe de 1.091 millones, que correspon­den, según manifestación literal del interesado al “reconocimiento de créditos fiscales por la generación de bases imponibles negativas (…) por rein­versión y doble imposición por dividendos”. Mientras cotizan en Bolsa y reparten sucosos dividendos, sobre el papel y de cara a Hacienda se manifiesta que estos créditos fiscales corresponden a la actividad de Ferrovial en España, EEUU, Reino Unido, Irlanda, Portugal, Polonia y Chile, donde laempresa ha acumulado un total de resultado negativo de 4.408 millones, lo que representa un máximo de crédito fiscal acumulado de 1.386 millones.(Un crédito fiscal es deducible de los impuestos que genera la actividad) Todos estos millones se encadenan con los del próximo ejercicio y vuelta a chupar de la mamella a pesar que la vaca está anoréxica y el país tiene que soportar 6,2 millones de parados. Todavía queda otra cuestión más negra que el carbón: las subvenciones. Nos tendríamos que preguntar que demonios de subvenciones se deben de aplicar a una empresa de estas características, la única explicación se recoge del propio interesado “Durante el ejercicio 2010, Grupo Ferrovial ha recibido subvenciones por importe de 10 millones de euros, siendo el saldo final pendiente de aplicación a cierre de ejercicio de 164 millones de euros. Adicionalmente, el saldo de préstamos participativos concedidos por el Estado a 31 de diciembre de 2010 asciende a 92 millones de euros”. No obstante facilita información contradictoria en cuanto a subvenciones y otros ingresos a distribuir el saldo a 1 de enero de 2010 ascendía a 232 millones para situarse en 196 millones de euros a 31 de octubre de 2010. Ferrovial no realiza ninguna valoración sobre la recepción de estas subvenciones.

ferrovial1 001

Dime de que presumes y te diré de qué careces. Según estos truhanes (afirmación literal): “Ferrovial, consciente de la importancia de su aportación a la economía local, mantiene una política estricta en su contribución fiscal en los países en los que opera”.¿Cómo se atreven a decir esto? Es una burla, en especial en relación a la naturaleza de sus operaciones en paraísos fiscales. Una compañía puede operar internacionalmente pero no da lugar a que disponga de un carrusel de sociedades domiciliadas en los paraísos fiscales. El Cuadro 2 recoge estas sociedades donde se escaquea su contribución fiscal y los Impuestos, Subvenciones, y Créditos Fiscales se diluyen en el océano de la nada. A través de sus cuentas anuales se identifica que Ferrovial opera o tiene presencia en los siguientes países o territorios considerados paraísos fiscales: Andorra, Irlanda, Holanda, Puerto Rico, Suiza, Antillas Holandesas, Guernesey, Sudáfrica, Luxemburgo, Chipre y Singapur, si bien no se ha logrado identificar una actividad que pudiera estar relacionada con las actividades que realiza Ferrovial. Como ya ocurría en su Informe del ejercicio 2009 Ferrovial no aporta información detallada sobre las operaciones que realiza a través de tales empresas, ni si tiene alguna política sobre su presencia en paraísos fiscales. Todo hace pensar de que ésta presencia responde a una estrategia de elusión fiscal del grupo, probablemente no ile­gal, pero evidentemente socialmente irresponsable, no comprometida con el desarrollo de los países donde genera sus beneficios y éticamente reprochable. La responsabilidad recae en el Consejo de Administración cuando deja escrito: “aprobar la constitución y las operaciones de adquisición (u otras análogas) de partici­paciones en sociedades domiciliadas en paraísos fiscales, así como en entidades de propósito especial, estas últimas cuando por su naturaleza, objeto, tratamiento contable o financiero o cualquier otra circunstancia pudiera menoscabarse la transparencia del grupo”. Tanto es así, que la transparencia de la compañía es virtual ya que no facilita información al respecto de su actividad en estos países, tan solo de forma genérica en un mapa de distribución de actividades, ni tampoco de cuáles son los planes al respecto de la presencia de la compañía en estos países. A boca cerrada no entran moscas. Sigue leyendo