En la red se habla de múltiples especulaciones sobre la autoría de los recientes atentados en la Maratón de Boston. Muchas son las dudas que apuntan a los servicios de inteligencia u oficinas federales estadounidenses. Algo descabellado a los ojos del ciudadano de a pié, ya que, ¿Cómo podrían las instituciones instigar y crear terroristas? ¿Qué hay de misterioso tras los atentados de Boston si ya se conocen los autores y motivos del atentado?

¿Podría el FBI crear atentados?

En EE.UU. continúan las investigaciones sobre la existencia de vínculos de los autores del atentado de Boston con sectores radicales. Paralelamente muchos se preguntan cuál fue el rol del FBI, cuando oficialmente se sabe que uno de los sospechosos estuvo bajo el escrutinio de lesa agencia.

Las investigaciones indican que el FBI habría tenido conocimiento de las actividades de Tamerlan Tsarnaev, el mayor de los hermanos sospechosos del hecho.

Según el autor del libro: “La Fabrica del Terror” y columnista de “Mother Jones” el FBI habría decidido dejar de seguir a Tsarnaev y enfocarse en una operación encubierta sobre otro sospechoso con planes de estrellar un avión a control remoto contra el capitolio.

Rezwan Ferdaus recibió dinero del FBI para comprar un avión Sabre F-86 en miniatura, le entregaron 25 libras de explosivos C-4, tres granadas y seis rifles AK-47. El sospechoso fue arrestado y acusado de planear un acto terrorista. Este experto en inteligencia dice que estos hechos son comunes.

En otro caso ocurrido en Washington en febrero de 2012 el marroquí Amine el Khalafi fue arrestado en este estacionamiento, cuando iba a recibir armas y chaleco con explosivos de supuestos militantes de Al-Qaeda, quienes en realidad eran agentes encubiertos del FBI que durante más de un año habrían convencido a El Khalafi, para la misión de estallar el capitolio.

Durante los últimos veinte años fueron muchos los casos en los que el propio FBI ha reportado su participación en operaciones encubiertas. A esta altura, es lógico preguntarse: Por qué esta agencia del gobierno, estaría interesada en instigar y fabricar terroristas.

El liderazgo del comité de Seguridad Nacional del Senado está exigiendo una relación completa del FBI en los hechos de Boston.

FUENTE: http://tenacarlos.wordpress.com/2013/04/28/la-fabrica-del-terror-un-libro-que-plantea-una-duda-que-papel-juega-el-f-b-i-en-los-atentados-acaecidos-en-ee-uu/

«Ante nuestros ojos»

Los misterios del Maratón de Boston

por Thierry Meyssan

Dos semanas después de los atentados de Boston, las autoridades estadounidenses siguen destilando uno a uno los indicios que dicen haber ido encontrando. Todo gira alrededor del origen checheno de los «culpables» y de las conclusiones que habría que sacar de ese factor. Mientras tanto, los internautas y la prensa rusa han sacado a la luz una historia diferente, en la que el «culpable» principal es un agente de la CIA.

Red Voltaire | Damasco (Siria) | 28 de abril de 2013 JPEG - 34.6 KB

Dos semanas después del atentado de Boston, perpetrado el 15 de abril de 2013 a las 14 horas 49 minutos, las autoridades estadounidenses atribuyen la responsabilidad de ese hecho a los hermanos Tamerlán y Dzhokar Tsarnaev. Dicen haber matado a Tamerlán, el mayor de los dos, y haber arrestado a su hermano menor y cómplice. Este último, de sólo 19 años, está supuestamente hospitalizado y debido a sus heridas parece que sólo puede expresarse por movimientos de la cabeza. Así todo, se nos dice que ya reconoció los hechos que se le imputan a él y a su hermano mayor.

Nada se ha aclarado sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Tamerlán y, posteriormente, la captura de Dzhokhar. Parece que los hermanos se vieron afectados por el «síndrome de Oswald», que los llevó a destacarse de la muchedumbre anónima asesinando, sin razón ni testigos, a un policía de la universidad. Después se apoderaron de un Mercedes y retuvieron a su anónimo chófer, al que obligaron a retirar 800 dólares en un cajero automático. Y fue al parecer esa persona quien indicó a la policía que los dos hermanos habían dicho en su presencia que eran ellos los autores del doble atentado contra el Maratón de Boston.

Hasta este momento, la prensa no ha podido ver al sospechoso ni oír al testigo y no ha hecho más que repetir las declaraciones de los padres y de los amigos de los dos hermanos, todos tremendamente asombrados de verlos implicados en ese asunto.

De todas maneras, la jueza Marianne B. Bowler inculpó a Dzhokhar por «uso de armas de destrucción masiva», en este caso ollas de presión (también conocidas como ollas exprés) llenas de pólvora y clavos. Es la primera vez que se aplica la noción de «arma de destrucción masiva» a un artículo doméstico de uso corriente.

Por su parte, el líder demócrata de la Comisión de la Cámara de Representantes que se ocupa de los servicios de inteligencia, Dutch Ruppersberger, afirmó a la salida de una reunión a puertas cerradas con varios responsables de 3 de esas agencias que los hermanos Tsarnaev habían utilizado un control remoto de juguete para desencadenar las explosiones de sus dos bombas. El congresista ve en ese detalle la confirmación de que los sospechosos aprendieron a fabricar las bombas leyendo Inspire, la publicación electrónica firmada por «al-Qaeda en la península arábiga». Sin embargo, aunque el número 1 de esa publicación –fechado en el «verano de 2010»– explica detalladamente cómo hacer una bomba con una olla de presión, lo cierto es que no aparece allí absolutamente nada sobre la utilización de un control remoto de juguete para detonar un explosivo instalado dentro de una olla de presión cerrada.

Todo ese ruido mediático gira alrededor de una sola conclusión: los hermanos Tsarnaev eran chechenos, lo cual pone a Rusia en el centro del debate. El presidente Vladimir Putin evitó discretamente las preguntas sobre el tema, en el marco de una larga sesión de respuestas al pueblo en la que participó el pasado jueves. ¿Terroristas chechenos? También los hay en Siria, donde acaban de secuestrar a dos obispos ortodoxos. Y también puede haberlos en Sochi, cuando se celebren allí los próximos Juegos Olímpicos. Es interés de Rusia fortalecer la cooperación antiterrorista con Estados Unidos, sobre todo si tiene verdaderamente intenciones de desplegar tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) en Siria.

Mientras tanto, los internautas se dividen entre los que siguen la hipótesis del FBI y los que la cuestionan. Dos grandes objeciones circulan actualmente a través de Internet.

JPEG - 35.4 KB
¿«Jeff Bauman» es Nick Vogt?

La primera acusa a los servicios de seguridad de haber montado la puesta en escena de personajes cargados de historias y emociones. Imágenes extraídas de un video muestran a dos personas que parecen trabajar sobre el cuerpo de Jeff Bauman, un hombre que asistía al Maratón de Boston y que al parecer perdió las dos piernas en una de las explosiones. Se afirma que esta persona es en realidad el teniente del ejército estadounidense Nick Vogt, quien perdió las piernas en Kandahar en noviembre de 2011. Y resulta en realidad sorprendente observar que, en las fotos del 15 de abril, se ve a «Jeff Bauman» con la cabeza erguida todo el tiempo, que no se aprecian huellas de hemorragia a pesar de que lo transportan en una silla de ruedas y también que –como puede apreciarse en la foto– el torniquete que se ve en lo que queda de su pierna derecha no está fuertemente apretado. Estos detalles cobran aún más importancia cuando se sabe que el testimonio de «Jeff Bauman» permitió identificar a los sospechosos (conferencia de prensa del 18 de abril de 2013 a las 17 horas y 20 minutos).

JPEG - 20.5 KB
Mercenarios de Craft International en el lugar de la explosión.

La segunda objeción tiene que ver con la presencia en lugar de los hechos –antes y durante las explosiones– de un equipo de seguridad, probablemente del ejército privado Craft International, cuyos miembros parecen llevar mochilas similares a la que mostró el FBI afirmando que había contenido una de las ollas-bomba.

Pero no es eso lo más sorprendente. Ahora resulta que un ejercicio antibomba tuvo lugar en Boston, sólo 2 horas antes del drama y en el preciso lugar donde explotaron las verdaderas bombas. Sin embargo, cuando un periodista mencionó el hecho en la conferencia de prensa del FBI, el agente especial Richard Deslauriers se negó a responder y pidió que le preguntaran otra cosa.

JPEG - 33.5 KB
Izvestia: «Tamerlán Tsarnaev reclutado por una Fundación georgiana. Uno de los responsables del atentado terrorista de Boston estudió en un seminario organizado por los estadounidenses con los servicios especiales georgianos»

Para terminar, según la edición del 24 de abril del cotidiano ruso Izvestia, Tamerlán Tsarnaev participó –en la Georgia ex soviética– en un seminario del Fondo para el Cáucaso, asociación pantalla de la Jamestown Foundation, creada por la CIA. El joven checheno siguió allí un entrenamiento para «aumentar la inestabilidad en Rusia» [1]. En una nota de protesta, el Fondo del Cáucaso desmiente y afirma que se trata de otra organización identificada con el mismo nombre [2].

Es demasiado pronto aún para sacar conclusiones sobre lo que realmente sucedió en Boston. Pero ya hay algo seguro: la versión de la policía es falsa.

Fuente Al-Watan (Siria)

Anuncios