En boca de todos está el escándalo que ha salpicado al partido del gobierno del estado español. Un medio de comunicación, cuyo presidente es asidúo de bilderberg, ha sacado la contabilidad de las cuentas de su ex tesorero, donde se demuestra como se pagaban sobresueldos a dirigentes del partido, provenientes de grandes empresas, como Mercadona y grandes constructoras (FCC, OHL, Sacyr, etc). Incluso medios de propaganda neoliberal.

Las anotaciones van desde 1990, hasta 2008. Y lo cierto es que la mayoría de delitos han preescríto, todo lo anterior a 2007 se quedará sin castigo ni sanción en los tribunales. lo que nos lleva a preguntarnos. ¿Por qué ahora sale esto a la luz?

El escándalo estalla en uno de los momentos más delicados del gobierno y como vemos momento donde las consecuencias de los implicados pueden ser mínimas, nos recuerda al escándalo Berlusconi su repercusión en la política italiana, y la escasa repercusión para su mandatario.

Tanto en Italia como en Grecia, se justificaron y legitimaron por diferentes vías una cesión de gobierno hacia tecnócratas afines a organizaciones globalistas  con pretensiones de instaurar un Nuevo Orden Mundial. Como expusimos en su momento en el artículo:

Grecia e Italia. ¿Principio de un Nuevo Orden Europeo?

¿Se prepara en España un golpe de Estado tecnocrático?

[…]Como explica Joan Arnau en De Verdad Digital, cuando “dos altavoces como El Mundo o El País –portavoces autorizados de la oligarquía y el hegemonismo- difunden en primera página una noticia como esta, capaz de provocar un terremoto político, es porque alguien –y alguien importante- busca sacar rédito del escándalo”.

Para Arnau, el destape de las sobresueldos bien podría formar parte del ataque de los banqueros internacionales que “capitaneado por el FMI y Bruselas (es decir, por Washington y Berlín) busca no sólo saquear los salarios e ingresos del 90% de la población mediante todo tipo de recortes y ajustes, sino también asaltar y apoderarse de las principales fuentes de riqueza del país”.

Así “los escándalos que han envuelto a la casa real, con la deriva soberanista de Artur Mas (en Cataluña) y ahora con la salida a la luz pública de la corrupción en las más altas instancias del PP”, estarían todos orientados a desestabilizar al Estado español frente al poder de eurócratas y banqueros. Sigue leyendo