Aquí puedes leer “El Estado del Bienestar. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?”

De momento, perdemos el Estado del Bienestar… ¿y luego?

A lo largo del S. XX se produjo una mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora europea, fundamentalmente debido a la presión ejercida por ésta hacia los poderosos. Claro que, por aquél entonces, la gran  mayoría de los países del planeta eran colonias suyas. Hoy, la situación ha cambiado. El grupo de países conocido como BRIC (Brasil, Rusia, India y China) exige cada vez una mayor representación en los organismos que rigen el mundo (ONU, FMI, G-20, G-7, OMC, etc.), es decir, más poder y más recursos; un mayor “pedazo de la tarta”.

China exige más poder en el FMI. http://www.elboletin.com/index.php?noticia=35316&name=Internacional

Potencias emergentes exigen voz en el Consejo de Seguridad de la ONU. http://elpais.com/diario/2011/04/15/internacional/1302818407_850215.html

Claro que, las élites económicas mundiales, que tradicionalmente han residido en Europa, EEUU y Japón, se niegan a reducir sus ingresos. Nadie quiere empeorar. Pero todos quieren mejorar. El caso es que no todos cabemos en el mundo, al ritmo de consumo de dichas élites. Por tanto, alguien tendrá que reducir su bienestar; las llamadas clases medias. Con diversas excusas –por ejemplo, la crisis- se procederá a recortar todos los logros sociales conquistados por el pueblo durante los últimos 200 años de industrialización.

Lo que perdemos. http://insurgenteseinsumisos.blogspot.com.es/2012/03/listado-definitivo_20.html

¿No reaccionará el pueblo ante la desaparición de un sector público que tanto esfuerzo costó levantar? Ya lo está haciendo. El movimiento del 15-M, o 15-O, Occupy Wall Street, Huelgas de maestros y profesionales de la salud… Todos los días vemos la reacción del pueblo que, lógicamente, se niega también a reducir su bienestar. Así es la lucha de clases hoy, en los llamados países desarrollados. No extrañaría ver un aumento en gasto de seguridad, antecediendo lo que está por venir (Esperanza Aguirre pide nueva policía autonómica, la Generalitat encarga camiones con bomba de agua, etc.), la tercermundización de Europa, el último bastión de bienestar mundial. Ya no existe, además, la Unión Soviética; se vuelve innecesario, por tanto, el colchón de clase media que se mantuvo artificialmente, aun a regañadientes por parte de los poderosos, para evitar la expansión del comunismo. La desigualdad aumentará, a niveles equivalentes a los del resto del mundo.

“Nuevas” armas para reprimir protestas ciudadanas, previsiblemente en aumento.

http://www.librered.net/?p=10475

Vuelve el camión lanza agua… y no son duchas gratis, o para refrescarnos en verano; es agua con carga eléctrica, química irritante, o pintura.

Pero esto sólo será algo temporal. De seguir la trayectoria actual, el choque entre potencias es inevitable, antes o después. También esto lo saben los poderosos, visto los esfuerzos constantes que se están llevando a cabo en garantizar la supremacía militar (escudo antimisiles, barcos y aviones invisibles al radar, misiles nucleares de cabezas múltiples…). Un panorama desolador, como el sentido común de los seres humanos no despierte y diga basta al comportamiento suicida de los poderosos, que puede terminar llevando a la especie humana a la extinción.

Pierre Nandinsky