Hoy retomamos uno de los tema más dificiles de abordar, y lo hacemos desde la reflexión y el respeto: La impuesta guerra de sexos. Para ponernos en situación recomendamos leer los anteriores artículos relacionados:

Informándonos a conciencia, observando la sociedad actual y analizando los medios de comunicación masivos vemos que en demasiadas ocasiones se ofrece una sucesión constante de imágenes y expresiones que alimentan el patrón deformado de las mujeres como seres débiles, desprotegidos y sufrientes, o bien como alimañas ambiciosas y desalmadas. Es particularmente alarmante el trato que algunos programas llamados del corazón han otorgado al problema real de la violencia de género, al tratarlo en cada caso aislado de modo trivial en función del sensacionalismo y del espectáculo. Quienes están a cargo de los diversos procesos de elaboración informativa deberían asumir una responsabilidad ética que les impida prestarse a la propagación de estereotipos inadecuados.


Desde hace ya unos años empieza a ser evidente que cada día aparecen en los medios más casos de violencia de género. Informar de su existencia, perseguirlo y condenarlo es evidentemente algo que se debe hacer, pero ¿de que modo?. Leemos en El Pais: “Las informaciones relacionadas con la violencia de género aparecen como primera o segunda noticia de portada, el doble de veces que el resto de informaciones”. El informe del Consejo Audiovisual de Andalucía subraya “el predominio de portavoces o representantes institucionales,  supusieron dos de cada tres tiempos de palabra” en las informaciones, mientras que las declaraciones de los expertos ocupan el séptimo lugar.

Del mismo modo podemos ver que se le da mucha cobertura a este tipo de sucesos y en cambio a otros igual de escalofriantes y más masivos no se les da nada de bombo. Sirvan los suicidios como ejemplo. Unas 4.500 personas se suicidan cada año en España y los psiquiatras avisan de un aumento de la sucidialidad crónica.
Desde Información por la Verdad nos preguntamos:
  • ¿Por qué se está generando una separación cada vez mayor entre hombre y mujer? ¿Existe una intencionada manipulación de los roles sexuales?
  • ¿Por qué se le da tanta cobertura mediática a la violencia de genero y a los accidentes de tráfico en comparación con otros sucesos igualmente importantes?
  • ¿Por que se tratan estas noticias como sucesos y no se ahonda en los medios en el origen o posible solución del problema?
  • ¿Por qué por un lado se promueve la igualdad entre sexos y a la vez se genera una tensión irreconciliable en los medios de comunicación?
Evidentemente rechazamos rotundamente la violencia de género, tan solo planteamos la reflexión acerca de la intención de este bombardeo mediático que con su gran influencia posiblemente
ha cambiado y esté cambiando la sociedad. No podemos estar de acuerdo con ningún tipo de discriminación hacia la mujer ni sexista en general, pero tampoco podemos estar de acuerdo con ninguna discriminación posítiva, como la que pretenden algunas facciones feministas radicales. ¿Es posible que nuestra potencial felicidad en la pareja e incluso nuestra tendencia sexual se ve tremendamente influenciada por esta demonización mediática de lo masculino? Os pasamos una recopilación de información al respecto con la única intención de promover la igualdad de derechos y oportunidades…
Los datos reales de la violencia de genero

Sigue leyendo