El guerrero pacifico de Dan Millman es  una gran película pero mucho mejor libro, os recomendamos que veáis esta película y por supuesto que leáis el libro, por que no os dejara indiferentes, o por lo menos así debería de ser.

Dan Millman es un ex atleta profesional, profesor universitario y autor bestselllers. Ha escrito ocho libros de entre los que destacan “El Camino de guerrero pacífico” , “La vida que han nacido para vivir” y “Las 12 puertas”. Su obra ha inspirado a millones de personas en más de veinte idiomas. Dan en sus libros nos ofrece pequeñas recetas muy aplicables al día a día y a la vida cotidiana. Había leído muchos libros de Oriente y de Occidente, de diferentes tradiciones espirituales y religiosas y siempre encontró la misma verdad reflejada en todos pero encubierta por trampas lingüísticas y culturales, hasta que se decidió por escribir eso mismo pero con un lenguaje accesible y actual.

Escribió sus libros con la intención de ayudar a cristianos o judíos o sufíes hindúes o budistas o estar mejor a cualquiera sea cual sea su forma de vida. Él nos habla de lo que hacemos independientemente de nuestras creencias o convicciones religiosas.

Trailer de la pelicula subtitulada en Español…



El guerrero pacífico es la adaptación cinematográfica del best seller de Dan Millman, “El camino del guerrero pacifico”, obra autobiográfica con más de un millón de ejemplares vendidos en Estados Unidos, traducida a 21 idiomas y avalada por autores de la talla de Sting, Eckhart Tolle o Deepak Chopra.

Dan Millman ganó el Campeonato Mundial de Trampolín en Londres cuando tenía dieciocho años, consiguiendo así formar parte del equipo olímpico estadounidense. Tras una inmejorable trayectoria, un accidente en moto fracturó los huesos de su pierna derecha en cuarenta partes, esfumándose así su sueño olímpico y su futuro como deportista de élite. El equipo médico le diagnosticó unas secuelas motrices de por vida y su entrenador asignó su puesto a otro deportista.

Dan Millman confió en sí mismo y realizó el milagro de recuperarse de tan severa lesión. Lo consiguió sólo… y en un año. Según relata, aquel accidente le hizo plantearse por completo el propósito de su vida, comprobando hasta qué punto había dado prioridad al espíritu competitivo, convirtiéndose a sí mismo en su juez más severo y tiránico. Tras la lesión, aprendió a aceptarse y a disfrutar de su persona en aspectos que nada tenían que ver con sus capacidades atléticas.

En ese milagro tuvo mucho que ver la presencia de Sócrates (interpretado por el maestro Nick Nolte), un anciano que sirve gasolina y que le enseña el valor de servir a los demás y la necesidad de vivir para ello anclado en el presente [Del famoso filósofo es la frase: “las verdaderas batallas se libran en el interior”.] Sócrates le enseña a saborear todos los aspectos de su vida por la vía de estar presente, comenzando por las pequeñas acciones cotidianas, como mientras se come, para poder apreciar el contraste de sabores y sensaciones en vez de limitarse a tragar compulsivamente comida, como suele hacerse. Así, con pequeños detalles aparentemente anodinos, la obra va dejando en su recorrido algunas frases dignas de ser destacadas y meditadas. Como éstas:

  1. Las personas  no son lo que piensan que son. Sólo creen serlo. Y eso es lo más triste.
  2. La felicidad es una cualidad evasiva. Si la buscas, no la encuentras.
  3. A quién cuesta más querer es a quién necesita más amor.
  4. Se te va la olla. ¿Lo sabias? ….-Llevo toda una vida practicando.
  5. Nunca serás mejor, de la misma manera que no serás peor que el resto.
  6. Solo tienes el presente.
  7. La muerte no es triste. Lo triste es que la gente no sepa vivir.

Pelicula completa en Español:

Entrevista  a Dan Millman sobre Crecimiento Espiritual :

Comentario de Dan: Lo que escribo es sólo cierto y útil hasta el punto que lo practico. Mis respuestas a estas preguntas puede que les den una perspectiva sobre mí mismo y mi vida.

¿Cómo pasaste de un atleta universitario a escribir libros de crecimiento personal?
Mi evolución de atleta a entrenador y autor/speaker no es realmente tan extraña. Cuando era un joven gimnasta, descubrí que no tan sólo amaba aprender cosas nuevas – descubrí que me encantaba enseñar estas nuevas cosas a los otros. La escritura y las charlas se convirtieron en una extensión natural a mis enseñanzas. Empecé a escribir artículos sobre la gimnasia. entonces, tal y como mis intereses se fueron expandiendo (más allá del campo de lo atlético en el reino del potencial humano), así ocurrió con mis escritos y charlas. Siempre he tenido un profesor en mi corazón — y eso nunca cambió. Mis escritos y charlas son formas de compartir lo que he aprendido con el resto del Mundo.

Me inspiré leyendo el Camino del Guerrer Pacífico y el Guerrero Pacifico — pero ¿cómo aplico estas lecciones a la vida cotidiana?
Escribí el Guerrero Pacífico y el Camino del Guerrero Pacífico para ofrecer recordatorios que inspirasen el sentido mayor de la vida, y su potencial superior. Pero no fue mi intención que sirvieran de guías prácticas para la vida (o sobre las dietas, la meditación o el ayuno).
Desde entonces he escrito una serie de libros, y cada uno de ellos aporta una pieza del puzzle dentro del crecimiento espiritual — otra faceta del camino del guerrero. Especialmente recomiendo Inteligencia Espiritual, la Inteligencia Espiritual del guerrero y Vivir con un Propósito como guías para vivir con sabiduría y bienestar.

¿Es Sócrates, el personaje que describes en el Camino del Guerrero Pacífico, real o ficticio?
El personaje de Sócrates está basado realmente en un hombre mayor que conocí en una antigua estación de servicio Texaco (en la esquina entre Oxford y Hearst) en Berkeley, California, sobre las 3 A.M. una noche con estrellas. Sócrates se convirtió en el medio de explicar lo que había aprendido de una serie de mentores distintos y experiencias de la vida, tanto externas como internas.

¿Son el Camino del Guerrero Pacífico y El Guerrero Pacífico historias verdaderas?
El Camino del Guerrero Pacífico es una novela que contiene elementos autobiográficos: fui a la Universidad U.C. Berkeley, gané el campeonato mundial de trampolín, conocí a un hombre que llamé Sócrates, me rompí la pierna, viajé por el mundo, me casé, tuve una hija, me divorcié; me casé con Joy (y llevamos juntos veintisiete años y tenemos a dos nietas.)
Experimenté una “muerte del ego”.
El Guerrero Pacífico – Los Años Perdidos, en contraste, es casi enteramente ficción. Mama Chia es un compuesto de muchas mujeres que he admirado. Escribí Los Años Perdidos para dar a conocer las lecciones de las tres partes del yo y de la torre de los siete pisos (chackras) — que son modelos elevados de nuestra evolución humana y espiritual que dan explicación a muchos de los fenómenos de curación, consciencia, nuestra psique, y nuestras vidas.

Tu trabajo esquiva complejos modelos a favor de un enfoque accesible y con los pies en el suelo. ¿Es posible que los sofisticados espirituales no se tomen tu trabajo en serio?
Una de las creencias más comunes acerca de la “vida espiritual”, es que ésta requiere arreglar el mundo interior de uno — sólo tener pensamientos positivos y buenos sentimientos. Por el contrario, mis libros se centran en el comportamiento — en las acciones de coraje y de amor. Si regresara del lejano Este, llevara un traje especial, y dejara crecer una barba blanca — o si hiciera un peregrinaje por el Oeste y regresara con un doctorado, me pusiera serio, mantuviera las distancias, mantuviera las cosas privadas y a solas, o reuniera una comunidad de seguidores, puede que reuniera una comunidad de buscadores que necesitan un padre. Pero creo que es mi humanidad simple que me ayuda a construir puentes. Estoy aquí para enseñar, para compartir, para recordar a las personas aquello que ya saben pero que puede que hallan olvidado — no para impresionar a los que se dejan impresionar. No es mi propósito convencer a los otros de mi forma de ver las cosas — sólo el expresarlas con claridad. Como antiguo atleta y entrenador, prefiero los resultados prácticos a la filosofía abstracta. Albert Einstein dijo, “Simplificad todo tanto como sea posible, pero no simplifiquéis más allá.” La simplicidad no es fácil; es todo un reto traer las abstracciones metafísicas y ponerlas a un nivel mundano. Aquellos que prefieran los modelos intelectuales los pueden buscar en otra parte.

Ya que cobras por tus seminarios y charlas, ¿se te ha criticado por el hecho de vender enseñanzas espirituales?
Hoy en día, mantengo a mi familia con los derechos de Autor y dando seminarios. Algunos lectores (especialmente los jóvenes o idealistas que aún no han experimentado las realidades del comercio, el mantener una familia y por el estilo) pueden sufrir un conflicto y una confusión sobre el dinero y la espiritualidad, como si fueran mutuamente exclusivos. El dinero no es ni mi Dios ni mi diablo, es sólo una parte natural de la vida — una forma de energía. Aquellos que viven sólos necesitan menos dinero; aquellos con familia necesitan más. El dinero es parte de la vida, del comercio, del flujo de la energía vital.

Soy un aspirante a escritor. ¿Contestas las cartas y las peticiones dirigidas hacia ti?
Estoy aquí para ayudar; al mismo tiempo, si respondo a todo, no me quedaría tiempo para escribir libros. Cada uno de nosotros está aquí para cumplir con nuestra misión personal. Cuando no estoy inmerso en proyectos literarios, hago de formador literario y ofrezco recordatorios sobre la escritura. Hago lo que puedo para responder a preguntas breves vía e-mail, dependiendo del volumen que recibo. La mejor forma de usarme como un recurso es a través de mis libros, cintas y seminarios.

¿Qué aspecto tiene tu vida cotidiana?
En un día típico, me levanto temprano, y hago una rutina de ejercicios durante cuatro minutos, que llamo Los Ejercicios del guerrero Pacífico, seguido de 20 a 30 minutos de ejercicio aeróbico – o suaves ejercicios de fuerza — una vuelta en bici, un paseo por las colinas, etc. Nada heroico, tan sólo regulares ejercicios físicos moderados. Entonces empiezo mi día laboral. Naturalmente, como en la vida de todos, aparecen distintas necesidades y tareas que varían esta rutina. Tengo tareas cotidianas similares a las de la mayoría — asuntos familiares, ayudar por la casa, dar la comida a las mascotas, sacar la basura.

¿Estás iluminado?
La vida consiste en una serie de momentos. Así que depende de en qué momento me tomes. A veces me comporto de una forma más iluminada; otras menos. De todos modos, lo que pueda decir sobre mí mismo me parece irrelevante. Pero cualquiera que observe mi vida de cada día probablemente encontraría cualidades que reflejan cierta madurez, disciplina, y equilibrio. No he dominado todo lo que enseño, aunque sinceramente lo practico y hago todo lo que puedo para enseñar a través de mi ejemplo. No puedo decir ni más, ni menos. Mi mujer o hijas no me ven como un profesor especial, sino como un marido y padre con sus cosas y defectos. Esto me parece una forma más realista de responder sobre si estoy o no “iluminado”. Finalmente, ten en cuenta que no podemos completamente catalogar el nivel de iluminación de los otros — tan sólo podemos observar como se comportan — cómo actúan.

¿Tienes una afiliación religiosa?
Mis abuelos eran todos judíos residentes en Rusia, pero no crecí en ninguna escuela o tradición religiosa. Tuve que encontrar mi propia conexión con el espíritu. Me siento cómodo, y respeto el corazón de cada una de las religiones. Recojo todas las enseñanzas trascendentes. La religión llama a nuestros mayores ideales y apunta a la Luz en el centro de la Creación.

¿Estás afiliado a la llamada “New Age”?
A veces los medios de comunicación se refieren a mí como un maestro del “New Age”. Nunca he tenido nada que ver con esta categoría genérica que parece incluir cualquier cosa que no sean las principales religiones establecidas, o psicología o filosofía. Así que mis libros se ponen en estanterías de pensamiento positivo, chamanismo, misticismo, métodos alternativos de curación, lo oculto, las sugestiones subliminales, las afirmaciones y las especulaciones extraterrestres. Cualquiera que esté familiarizado con mi trabajo se da cuenta que, por la mayoría, son cosas de sentido común, y cosas prácticas, a la vez que se transmiten mapas, perspectivas, y recordatorios sobre la unión entre lo convencional y lo trascendental — como tener los pies en el suelo y la cabeza entre las nubes. Mientras que los New Agers parecen enamorados de la luz, los guerreros se deben enfrentar a sus sombras; los New Agers creen en los ángeles; los guerreros luchan contra sus demonios; los New Agers parecen idealistas; los guerreros deben ser realistas. Carl Jung escribió que “la iluminación no consiste en ver formas luminosas y visiones, si no en hacer visible la obscuridad. Enfrentar nuestra sombra, de todos modos, es más difícil, así que es poco popular.” Esto explica el porqué no me identifico personalmente con el New Age, a pesar de que por algún extraño motivo, es donde la mayoría de las librerías colocan mis libros.
Pero ahora que ya soy abuelo, y no soy nuevo, espero que las librerías trasladen mis libros fuera de la sección de “New Age” y coloquen mis libros con los de la “Edad Media”.

¿Has leído alguna vez a Richard Bach o Carlos Castaneda o James Redfield? Las obras de estos y otros autores parecen expresar muchos de los modelos generales de ideales de crecimiento personal y de conciencia. ¿Qué opinas de sus obras?

He leído y disfrutado de los relatos de Richard Bach y los primeros libros de Carlos Castaneda. (De hecho, conocí y hablé brevemente con el Sr. Castaneda en 1972 y le encontré un hombre carismático.) Aunque el libro de James Redfield, La Novena Revelación no conectó conmigo, su libro alcanzó una audiencia enorme. Que halla una variedad de autores que expresan perspectivas distintas de la vida me parece algo positivo, ya que los lectores se encuentran a diferentes niveles de preparación y comprensión.

Aquellos que creen que todos estamos diciendo “esencialmente la misma cosa” deben de leer con más cuidado. Una motocicleta, una furgoneta, y un coche de carreras son vehículos de motor, aunque cada uno de ellos tiene un propósito distinto. Así ocurre con los profesores y sus enseñanzas. Somos como estaciones de radio, cada una de ella emitiendo en frecuencias distintas (y hay algunos que les gusta hacer zapping).
Se reduce a esto: Sólo hay una Luz, pero muchas lámparas. Cada escritor provee un único punto de vista. Hay lugar para todos.

Anuncios