Todos conocemos la desgarradora tragedia acontecida el 22J en Oslo, la usualmente tranquila capital de Noruega, con el resultado de 76 muertos según las últimas cifrasen un atentado que ha reconocido realizar Anders Behring Breivik, un extraño personaje del que nos ha llegado bastante información. Nos queda claro que Behring es ultraderechista, que odia el marxismo y el Islam, que utilizó “balas prohibidas” y un sinfín de detalles más sobre el modus operandi y sus intenciones. Incluso nos ha llegado, el supuesto perfil de Facebook de Anders Behring, donde sorprendentemente aparece en una de sus fotos con el típico traje masón. ¿…?

Un evento escalofriante cuyo origen y desarrollo parece claro, hasta que nos llega la información de que 48 horas antes del atentado la policia noruega realizó pruebas con explosivos cerca del lugar del posterior atentado. De acuerdo con la versión traducida de un informe de Aftenposten “la policía antiterrorista usó cargas explosivas en un centro de formación en Oslo, a 200 metros de la Opera, pero se les olvidó notificarlo al público.

Observando los hechos con pensamiento crítico vemos similitudes con las pruebas militares realizadas justo antes de los atentados del 11s, 11M y 7J.

También también podemos leer en los medios de comunicación comunes que la actuación de la policía suscita serias dudas entre la población.


La actuación de la policía sigue suscitando serias dudas entre la población. Un portavoz policial reconoció que llegaron tarde a la isla de Utoya porque no disponían de un barco con la capacidad necesaria para transportar al personal y al equipo capaces de hacer frente al asesino. Tampoco disponían de helicópteros, según el jefe policial Sveinungn Sponheim, porque la base de los helicópteros se encuentra en el sur del país.

Debemos respondernos estas preguntas investigando en profundidad. No dudeis en comentarnos que pensáis sobre esto, todo tipo de opinión e información esclarecedora es bien recibida…

Anuncios