Una etnia relativamente primitiva del África occidental parece poseer dentro de su sabiduría tradicional conocimientos astronómicos muy precisos sobre el sistema estelar de Sirio, que solo son factibles de obtener utilizando refinados recursos tecnológicos. Nos referimos, por supuesto, a los Dogon.
Los mitos de este pueblo contendrían referencias claras a la invisible acompañante de Sirio, una enana blanca que fue predicha por la ciencia en 1844 y descubierta en 1862. Aun más, la describirían con detalles tan exactos como sorprendentes, considerándola como muy pequeña y formada por el metal mas pesado del mundo, y con un período orbital de 50 años, virtualmente idéntico al calculado por la astronomía occidental.
A primera vista, esto parece imposible. Un conocimiento de esa clase solo lo pueden haber recibido los Dogon de una civilización científicamente avanzada.
De Sirio se ha dicho muchas cosas. Ha sido siempre ese diamante cegador que atraía las miradas de los hombres de todos los tiempos, pero sólo ahora, hace unos pocos años, se ha sabido que entre las muchas razones por las que las más antiguas culturas levantaban la mirada a Sirio, estaba la más importante: De ese sistema, regido por la “hermana negra” de Sirio podrían haber llegado los dioses que trajeron el conocimiento a la humanidad terrestre.

Ellos fueron los “hijos de Dios”, de “Enoch”, los oannes anfibios que civilizaron Súmer, los que erigieron el imperio egipcio sobre dos de sus enviados: Isis y Osiris; ellos, quienes aleccionaron a toltecas y mayas…

¿Pero quién dice esto?

Simplemente una tribu primitiva: los dogon, ahora radicada (o mejor erradicada) en la más pobre de las zonas de Mali, en Africa. Y lo vienen diciendo desde hace milenios. Y también desde hace milenios hablan de esa “hermana negra” (por ser invisible) de Sirio, dando toda clase de detalles en torno a esa estrella que no se ve. Porque los dogon sabían hace ni se sabe cuántos años lo que ahora empieza a conocer nuestra supertecnificada ciencia.

Un sorprendente viaje a una de las civilizaciones más desconocidas y enigmáticas del mundo. En una recóndita región de Malí el pueblo Dogón subsiste ajeno al progreso y aferrado a una serie de costumbres que a día de hoy siguen sorprendiendo a todos los antropólogos e investigadores.

Su gran conocimiento de la astronomía ha dejado fascinados a todos los expertos, muchos piensan que alguna otra civilización les pudo enseñar. Misterios, enigmas y extraños rituales que comentarán el psiquiatra forense doctor José Miguel Gaona y el escritor Jesús Callejo.

Sigue leyendo