Que el Director de Discovery DSALUDJosé Antonio Campoy, lleva años sin cortarse un pelo a la hora de denunciar la actual corrupción del sistema sanitario es bien sabido por todos quienes le siguen -cerca de 100.000 personas cada mes sólo a través de la web www.dsalud.com (datos oficiales deUrchin Software Corporation)- En este blog podeis ver “El ‘virus del sida’ ¡NO EXISTE!” Discovery Salud y Alfredo Embid, nos lo explican. Pero ciertamente en el editorial de la revista correspondiente a Febrero que acaba de salir a la calle se ha superado. Así que dado su interés y con permiso de la empresa editora esta vez nos hacemos eco del mismo reproduciéndolo entero en la seguridad de que muchos internautas querrán difundirlo entre sus contactos. Este es el texto que transcribimos tal cual:

En el ámbito de la salud es igual quién gobierne en España: al frente del Ministerio de Sanidad siempre se designa a alguien que termina estando al servicio de los grupos de poder, muy especialmente el de las multinacionales farmacéuticas.
Así que la posibilidad de que la sociedad acceda algún día a médicos y servicios de salud realmente eficaces y curativos en lugar de paliativos y iatrogénicos es nula.

¿Que ello lleva a la desesperación a millones de personas, ignorantes de que se les está engañando? No importa.
¿Que ello lleva a la muerte sólo en nuestros hospitales públicos a más de 400.000 personas cada año mientras son  “tratadas” de esa manera (morbilidad hospitalaria española según el Instituto Nacional de Estadística)? No importa.
¿Que los médicos empiezan a ver desesperados cómo cada año la industria se inventa nuevas enfermedades para así poder vender fármacos “específicos” para ellas –una auténtica burla en realidad- y en estos momentos es ya tal la cantidad de patologías existentes –miles- que ni los propios galenos se saben sus nombres y los síntomas que se supone les caracteriza siendo por ello incapaces de identificarlas y, por tanto, de afrontar el problema de sus enfermos? No importa.
¿Que la industria ha decidido dada la imposibilidad de curar con sus fármacos una sola de sus inventadas enfermedades hacer negocio alegando que sí puede prevenirlas comercializando para ellas todo tipo de vacunas que dar a las personas sanas? No importa.
¿Que esas vacunas no previenen nada porque jamás una sola vacuna ha demostrado prevenir una sola enfermedad? No importa.

retamos públicamente a los colegios médicos, a los laboratorios y al Ministerio de Sanidad a que nos entreguen la documentación científica que prueba que al menos una sí lo logra. Que nos demuestren que hay una sola vacuna que previene alguna enfermedad. La que sea.
Es  más, les retamos a que nos demuestren que el VIH existe y es la causa del SIDA.
Y que los tratamientos oncológicos oficialmente aprobados y de obligado uso en los centros públicos previenen o curan el cáncer.
O que una sola de las drogas usadas por los psiquiatras previene o cura alguna de las inventadas enfermedades psiquiátricas.
O que conocen siquiera un solo fármaco que prevenga o cure alguna de las llamadas enfermedades crónicas y degenerativas; y nos da igual si es un fármaco para el parkinson, el alzheimer, la ataxia cerebelosa, la esclerosis múltiple, la fibromialgia, la fatiga crónica, la psoriasis, el lupus eritematoso, la sensibilidad química múltiple o cualquier otra de las miles de enfermedades hoy catalogadas.
Es más, que nos demuestren que hay un solo fármaco realmente eficaz que prevenga o cure cualquiera de las “enfermedades” más simples: el resfriado, la gripe común, el acné, una rinitis…  No podrán porque no existen tales fármacos. Nada de lo que hemos comentado pueden demostrarlo científicamente.
En cambio sí está científicamente constatada la enorme peligrosidad de casi todos ellos: incluidas las vacunas con las que irresponsablemente se inocula a los bebés y los niños.
Luego, ¿qué está pasando? ¿Cómo es posible que los médicos sigan haciendo el juego a la mafia que dirige un sistema sanitario tan podridocomo el implantado por quienes controlan el negocio mediante testaferros en la OMS, las agencias internacionales de presunto control de fármacos, los ministerios de Sanidad, los colegios médicos y las facultades de Medicina?
Y, sobre todo, ¿cómo es posible que se mienta una y otra vez públicamente sin que a nadie le pase nada? ¿Cómo es posible que se haga el juego a empresas que en las últimas décadas han sido llevadas a los tribunales en innumerables ocasiones por graves delitos con resultado de millones de víctimas -entre ellas decenas de miles de muertes- cuyos dirigentes no están en la cárcel porque el podrido sistema político-judicial occidental les permite comprar con dinero su impunidad?
Que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad diera a conocer el pasado mes de diciembre un informe diciendo por ejemplo que sólo “unas pocas” de las llamadas terapias naturales “han demostrado su eficacia en situaciones clínicas concretas mediante la aplicación de métodos científicos” es una burla.
Porque ni uno solo de los fármacos que el ministerio ha aprobado, ha demostrado científicamente prevenir o curar una sola patología.

Es más, ¿cómo permite el ministerio por ejemplo que haya médicos que digan que los productos homeopáticos no sirven para nada cuando tienen hoy la consideración de fármacos y su venta está restringida a las farmacias? Si no sirven para nada su venta es una estafa y debería procesarse de inmediato a quienes los fabrican, los comercializan y los distribuyen pero sobre todo a los médicos que los recetan, a los farmacéuticos que los venden y a los responsables sanitarios que los han aprobado. ¡Todos a los tribunales! Y si no procede… ¡que se lleve a los tribunales a quienes se burlan de ellos por intentar engañar gravemente a la población!
La verdad es que vivimos una situación esperpéntica. El Ministerio de Sanidad debería replantearse en serio la eficacia de los tratamientos y productos que financia el estado.
¡Ya está bien de despilfarrar miles de millones de euros en productos iatrogénicos que ni previenen ni curan nada! Es hora de que alguien ordene que se revise lo aprobado hasta hoy. Es indignante que se exija un comportamiento ético a todo el mundo… y se obvie a los agentes involucrados en el “negocio de la enfermedad”.

Hay que regenerar urgentemente el putrefacto sistema sanitario a nivel mundial pero para eso debemos empezar haciéndolo nosotros en nuestra propia casa. Es cada vez más urgente.

José Antonio Campoy

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1684

Entrevista con José Antonio Campoy

El paradigma médico actual se basa en la existencia de unas llamadas enfermedades que los médicos combaten con fármacos. Y se trata de una falacia. Ni existen las enfermedades ni hay un sólo fármaco que cure una sola enfermedad. Lo inconcebible es que los médicos lo saben y a pesar de ello no se rebelan contra el sistema. Los naturistas y los homeópatas, sin embargo, lo saben bien y por eso repiten una y otra vez a quienes quieren escuchar que“existen los enfermos, no las enfermedades”.  Muchos médicos alópatas o convencionales también lo admiten ya pero luego, al ver a sus pacientes, les catalogan como personas que sufren tal o cual enfermedad.  ¿Por qué? Porque para cada enfermedad hay un protocolo de actuación, es decir, un tratamiento que sólo tiene que seguirse. El profesional no necesita así tener que pensar por sí mismo. Deja que otros piensen por él.  Es más cómodo. Además, si no funciona siempre se puede escudar -y excusar- con que ha hecho “lo que el conocimiento médico actual postula como lo más adecuado”. Y se queda tan ancho. Aunque el paciente se le muera. “He hecho lo que debía”, dice. Y fíjese que dice “lo que debía“. Como si fuese obligatorio que los médicos sigan protocolos. No, los siguen porque la inmensa mayoría no sabría qué hacer sin ellos. Los médicos hoy no tratan enfermos, afrontan enfermedades. Con fármacos exclusivamente paliativos salvo en el caso de las infecciones; y le diré que incluso en esos casos habría que matizar mucho. Por eso el fracaso es tan gigantesco. Los médicos no saben curar nada. Ni un simple resfriado. Ni una gripe. Nada.

Para leer la entrevista completa realizada en 2009 pincha aquí.

About these ads